¿Por qué los países del Sur deben salir del Euro? (O por qué la izquierda idealista está dando palos de ciego)

El año pasado me lo tiré en buena parte buscando argumentos que justificasen esa afirmación. Por qué debería España salir del Euro. En mi defensa del trabajo de fin de máster señalé que había elegido el tema por varios motivos, entre ellos, porque me afectaba directamente en tanto que andaluz de clase trabajadora y porque era una decisión fundamental de política económica para la que la izquierda carece de argumentos o al menos están tapados por una halo de proeuropeísmo humanista carente de toda lógica material.

Saco a colación el tema, una vez más, porque ahora que en Grecia se empieza a vislumbrar el primer cambio medianamente serio en la esfera política es importante sacar a relucir una visión más estructural de qué es la Unión Europea y por qué permanecer en la Unión es un lujo que los países del Sur no se pueden permitir. Es decir, por qué los comunistas griegos del KKE tienen razón y los proeuropeos idealistas de Syriza no*.

A pesar de que el pie me lo da Grecia, el trabajo de fin de máster iba enfocado a la economía española y lo que voy a hacer aquí es un pequeño resumen, por lo que hablaremos de España y de Europa (de la Unión). Sobra decir que en el trabajo final, las argumentaciones que aquí se sueltan están apoyadas en datos y referencias varias. (más…)

Leer Más

El modelo de trabajo-ocio desde una perspectiva marxista

En esta entrada se pretende señalar la falacia escondida tras el análisis neoclásico de elección libre entre trabajo y ocio en una economía dentro del mundo del trabajo. Para ello se hace una comparación entre el modo de producción capitalista y el feudal, aplicándole la crítica marxista.

 
De acuerdo con Naredo, en su libro La economía en evolución, los incrementos de productividad en otras épocas distintas a la capitalista tendían a aumentar los tiempos de ocio de los trabajadores. Esto se debe, a nuestro juicio, a la previsión en el reparto que existía y a las lógicas internas de los diferentes modos de producción. Es decir, durante el modo de producción feudal, el siervo sabía que un 10% de la producción (el diezmo) sería entregado al señor feudal y que el resto (el 90% de su producción) iría directamente a su consumo.

(más…)

Leer Más

Como dijo Lenin

Si miras quien se beneficia entonces… Esa es la traducción aproximada de la conversación que El Nota y Walter tienen en la bolera sobre quién ha montado el lío en el que está metido El Nota sin comérselo ni bebérselo. Vladimir Ilich Ulianov. Un tipejo interesante, cuanto menos.

Lenin fue el ruso con perilla que contribuyó a la organización de los comunistas rusos, les llevó a las armas, derrocaron al Zar, fusilaron a su familia, ganaron una Guerra Civil y pusieron los cimientos para el proyecto socialista de mayor recorrido histórico en el mundo moderno. Todo eso lo hizo, entre otros, un hombre feo y con alopecia.

Quien pretenda en los estertores del sistema bipartidista dejarse perilla, aprender ruso, afearse y sufrir de alopecia forzosa (en clara contraposición con el amado enemigo) para guiar al pueblo hacia el proyecto socialista de mayor recorrido histórico en el mundo moderno es que tiene un fuerte problema mental.

Cojan los análisis concretos de Marx para el Manchester de finales del siglo XIX, añadan las tácticas y actuaciones literales de Lenin para el San Petesburgo de 1905 en adelante, hagan un fino ovillo con todo eso y métanselo en el culo. ¡Está todo mal! El título es abyecto. (más…)

Leer Más

Que aplauda el Che girando las manos en el aire

La mayoría de la gente utiliza sus blogs para decir chorradas que sólo le preocupan a ellos mismos, cuyo impacto social es por tanto limitado pero que tiene un efecto balsámico sobre sí mismo realmente potente. Los blogs son sin duda psicólogos baratos de 24 horas. Siempre están dispuestos a ayudarte y soportan prácticamente cualquier tipo de sandez. Además, cuando uno termina, se siente reconfortado. Siendo así, procedo a comenzar mi terapia.

Me he cansado del buenrollismo. Nunca fue mi punto fuerte, la verdad. Pero comienzo a estar realmente harto. La multiculturalidad, el respeto a la diferencia, la tolerancia… Verdades liberales del siglo XXI. Y como todo lo liberal, me repugna. No digo que no haya más cultura que la europea-anglosajona y que haya que exterminar a las otras, no digo que no haya gente que no piense diferente y que haya que eliminar a los que piensan diferente. Ni me atrevo siquiera a decir que la intolerancia sea un patrón de convivencia bueno. En todo eso debe haber un “sí, pero”.

Sí a la multiculturalidad, pero no a aceptar conductas culturales salvajes, como la ablación. Que sean otros los que adopten a un caníbal, no yo. Sí a la diferencia, pero que ésta nunca se mueva en el ámbito del poder. Y no a la tolerancia gratuita. Al enemigo, ni agua. Y si pide, polvorones. (más…)

Leer Más

A ti que hablas andaluz

Por suerte he podido viajar bastante a lo largo de mi breve vida. E incluso he podido fijar mi residencia en tres ciudades diferentes de la geografía española. Y ello me ha llevado a valorar y a cuestionarme ciertos aspectos de mi naturaleza como andaluz. Considero que mi tierra es aquella que piso y que mi patria la componen los que, como diría el Che, tiemblan de indignación por cada injusticia; pero ello no debe oscurecer el hecho de que cada pedacito de tierra tiene unas formas más o menos concretas de cultura que empapa a quien la habita. En mi caso, como granadino, he aprendido a valorar ese tipo de aportaciones mientras me mantenía alejado de Granada.

En concreto, me centraré en la cuestión del habla andaluz. Y de cómo un andaluz automáticamente intenta disimular su acento cuando pisa la meseta.

Con mis compañeras de piso tuve una estimulante a la par que irritante discusión acerca de lo bien o mal que hablamos los andaluces. Ellas son norteñas, cántabra y riojana. La tesis principal defendida es que los andaluces hablamos mal. Lo cual ni es preciso, porque formas andaluzas de hablar hay muchas, ni es correcto. Y no es correcto porque para hablar mal en primer lugar hay que tener un sistema de referencia fonética rígido, que el castellano no lo posee, por lo tanto es imposible hablar mal lo que no existe. Además, como decía, el andaluz como conjunto de lenguas, difiere mucho de una región a otra por lo que englobar a todos los andaluces en el mismo ámbito demuestra poco rigor en el análisis. (más…)

Leer Más

FEDEA, la Economics y la incapacidad del economista para hacer recetas políticas

¿Se han pasado alguna vez por el blog “Nada es Gratis”? Es un blog colaborativo formado por miembros de FEDEA que, para quien no los conozca, son un grupo muy majete de economistas que se dedica, entre otras cosas, a hacer el ridículo de forma sistemática. En concreto pertenecen a la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA).

Hacen el ridículo principalmente por un motivo clave: son economistas de pura cepa. De los de la Economics.

Verán, hace unos cuantos años -ya debe ir para más de 100 incluso-, un ilustre señor, Alfred Marshall escribió un libro titulado Principles of Economics. En ese libro Marshall distinguió perfectamente la labor del estudioso de la Political Economy y del estudioso de la Economics. Este último se centra en la forma en la que se produce, se consume y, tangencialmente, se distribuye. Aquel, el estudioso de la Political Economy, debía tener en cuenta las instituciones, la ley, la historia… era, para que nos entendamos, una ciencia social.

No obstante, desde principio de siglo, la corriente mayoritaria ha venido empujando a través de la Economics. Por eso, hablar hoy de un economista de pura cepa, deviene inmediatamente a hablar de un estudiante de Economics, es decir, de un ser que rechaza o desconoce por entero, historia, instituciones, sociedad y ley. Sólo existen hombres y mujeres puramente racionales, ahistóricos, dispersos por el mundo con una serie de preferencias determinadas y, además, libres. Esos son nuestros amigos de FEDEA. Que, por cierto, tienen un gusto por el sentido común de lo más particular. (más…)

Leer Más