El marxismo del mercado neoliberal

Es curioso como, sin darnos cuenta, tenemos la vida, de pronto, resuelta. Y en eso estan ahora los culpables de este Kit-kat (la crisis), los grandes capitalistas y entendidos de la economia neoliberal. En su reunion en las fabulosas montañas de Davos (Suiza) se estan proponiendo, como ya lo intentasen hacer – con nulo exito, por cierto – los jefes de estado en su reunion del G-20+1+1, el resurgimiento de este asesino y amado sistema nuestro, el capitalista.

Me resulta chocante enganchar dos terminos tan contradictorios como marxismo y neoliberal, pero parece ser que a los reunidos en Davos no les resulta tan dificil unir esos terminos, a priori, tan opuestos. La planificacion economica, aporte de la economia marxista, y la intervencion estatal son unos de los temas que, a mi juicio, caben reseñar de esa millonaria reunion. Y digo planificacion economica porque a nadie se le escapa pensar , y al que se le escape es muy inocente, que cuando los grandes capitales estrategicos del mundo se juntan para charlar sobre economia, no estan mas que planificando la economia. Repartiendose cuotas de mercado, fijando precios, lineas de actuacion, anticipando sucesos y, logicamente, cargandose el mundo. El libre mercado solo existe en las pequeñas y medianas empresas, para las grandes corporaciones el qué, cómo, cuánto y para quién producir no es mas que puro acuerdo y planificacion previa.

Esos señores que se encienden los puros con billetes de quinientos no sólo han y estan forjando las armas que han de darle la muerte, sino que, además, ponen en pie a los hombres llamados a manejarlas: estos hombres son los obreros, los proletarios.

El libre mercado no es mas que una pantomima tras la que se esconden los que manejan el cotarro. Organismos supranacionales sometidos al poder del dinero que parten y reparten el mundo a voluntad atendiendo exclusivamente a un solo criterio, el que les dicta el capital. Es hora de movilizarse y de organizar, como hacen ellos, el mundo. Pero un mundo que no este sujeto a la voluntad del capital sino a la vountad de la humanidad en su conjunto. Esa es nuestra obligacion historica y actual.

Desde Siberia con honor.

Leer Más

La Teoria del Parche

Con este nombre tan rimbombante llamo yo a lo que siempre se me pasa por la cabeza al leer un titular de prensa, de radio o de los informativos. La Teoría del Parche. Es una cosa seguramente ya muy desarrollada por muchos teóricos, o quizá no. Para ilustrarles un poco sobre la profundidad de la Teoría del Parche hay que situarse primero en la analogía pertinente, en el caso de esta teoría, en un edificio. Nuestro amado edificio es, por ejemplo, la falta de liquidez en el sistema financiero. También podría ser, hablando de un tema anteriormente tratado por mi en este blog, el problema de la crisis alimentaria. Bien, una vez tenemos la base podemos comenzar a desarrollar la teoría.

Viene a decir esta teoría que, a la larga, siempre es mejor una mudanza que un apaño. Es decir, podemos inyectar liquidez al sistema y fundirnos unos 50000 millones de euros (en pesetas el numero asusta), o simplemente sustituir el sistema financiero por otro que no provoque contradicciones. El problema es el coste de esto. Siguiendo con la analogía, reparar unas humedades en casa puede provocar que el fontanero nos fastidie aproximadamente una semana, sin embargo, si decidiésemos comprarnos otra casa tendríamos que invertir meses en buscar una casa que cumpla todos los requisitos que deseamos (lógicamente, superiores a nuestra actual vivienda), empaquetar las cosas, buscar un comprador para nuestra actual vivienda, la mudanza y la consiguiente adaptación al nuevo entorno. Eso es, a todas luces, mucho mas costoso que un poco de cemento y regular la llave del agua.

El problema surge, y de ahí la preferencia en el largo plazo a una mudanza (a un cambio de sistema) en que las chapuzas, generalmente, tienden a agravarse con el paso del tiempo, y lo que era una humedad a acabado por comerse las tuberías y hace que chisporroteen los cables de la luz provocando cierta inseguridad a los habitantes de nuestro edificio. Nos encontramos, entonces, con un problema aun mas grave que implica que la demora de la reparación sea mayor. Porque ya no solo se nos ha jodido lo que un fontanero podía arreglar en una semana, sino que, además, es necesaria ahora la colaboración de un electricista (que podría, perfectamente, ser el problema del paro, e incluso del medioambiente si se sigue produciendo de esta forma tan salvaje). Lógicamente, una vez subsanado el problema, nos damos cuenta que las humedades han afectado al edificio, a sus cimientos, y que o bien echamos la casa abajo y empezamos de nuevo o bien nos tendremos que mudar.

Eso sucede, y así nos lo demuestra la historia, con este sistema capitalista. Donde se incentiva la competitividad entre iguales y lleva a consecuencias ciertamente desastrosas si no se las analiza y corrige de una forma eficaz. El problema de la mala educación, por ejemplo, no es mas que una ampliación sociológica del capitalismo (una rotura mas de nuestro edificio que hay que reparar). Es decir, la falta de atención paterna por las necesidades que impone el capital (pagar una hipoteca, una vivienda, la mantención de esta…). Estas cosas que antes eran mas o menos llevables por unos cuantos, quizá el 60 o 65 por ciento de la población, se ha hecho extensiva y exigible a toda la sociedad. Aquel que no puede estrenar coche cada cinco años tiende a perder una autoestima que el sistema le ha hecho creer que en algún momento podría tener. Todos queremos una casa mejor, un coche mejor y una televisión mejor, pero esta trampa del sistema hace que nos olvidemos de la contrapartida, descuidado paternofilial, colaboración indirecta en el aumento constante de producción inútil que infla los precios provocando el sobreendeudamiento familiar (eso en el primer mundo, si miramos hacia abajo mejor ni hablar de las consecuencias que el consumo agresivo de los privilegiados provoca en el tercer mundo)… Todo ello son ramas de las trampas del sistema. El sobreconsumo lleva, irremediablemente, a una crisis como la que tenemos. Volviendo a nuestro edificio, si sobrecargamos las tomas de luz muy probablemente la casa salte por los aires.

Es fundamental plantearse, y desde aquí invito a todo aquel que lea esto a que se lo plantee, si realmente nuestra pretensión debe ser la de vivir con la certeza de que nuestra casa caerá e ir prolongando su muerte con estúpidas y costosas reformas, o nuestro animo debe ser el de buscar una casa donde todos poder vivir sin la preocupación de que el edificio se vaya a derrumbar. Yo lo tengo claro, nada tengo y nada perderé huyendo de este podrido edificio.

Desde Siberia con honor.

Leer Más

La crisis: un Kit-Kat

Recuerdo haber visto en televisión, hace ya algún tiempo, un anuncio que decía algo así como “tomate un respiro, toma Kit-Kat”. Y entonces algo mágico pasaba, se hacia un paréntesis en la vida de dos tíos que movían un vagoneta y eran felices después de ese paréntesis. Eso es lo que Zapatero dijo ayer en su intervención (el calificativo -torpe, valiente, audaz, arrogante, estúpida…- pónganselo ustedes). La crisis es eso, un paréntesis, y no se porque pero me recordó al anuncio.
Esquematizándolo (y en analogía con el anuncio) vendría a suponer que Zapatero nos plantea lo siguiente: Trabajad como cabrones (crisis -unos cuantos se lucran, otros tantos van a la puta calle, perdemos derechos laborales y sociales…-) seguid trabajando como cabrones. Bonito panorama.

Pero bueno, no seré yo el que les descubra la visión que el PSOE tiene para los trabajadores y para afrontar la crisis y el nuevo sistema que se avecina ante el colapso del que actualmente tenemos. Felipe González ya jodió al trabajador y ahora, pues a rematar la faena que dejo por acabar PPMari Aznar.

Otra situación que me gustaría destacar de la intervención (ojala vengan muchas mas, y mucho mas plurales) de nuestro amado presidente, fue la del muchacho de Granada en referencia a la exportación de armamento (industria en la que somos toda una potencia) a países como Israel. Ahí no se anduvo con rodeos el presi ni tampoco Lorenzo Milá. El uno respondió con evasivas claras (de ahí que no se andará con rodeos, tenia claro que no iba a contestar en condiciones) y el otro no permitió la replica del granadino que, lógicamente, se fue de allí como entró, con la certeza de la ambigüedad sociata. Venden las armas pero condenan su uso, pura coherencia política.

Hubo muchas mas cosas destacables, pero no es mi intención ocupar la lectura de ustedes al cien por cien. Lo mio es mas bien la síntesis. Es decir que, resumiendo, Zapatero se lleno de buenas palabras y buenas intenciones que no concuerdan con sus haceres políticos y con las siglas a las que representa, pero eso es algo que ya nos tiene acostumbrados. Si los trabajadores están esperando que la ayuda (el golpe definitivo a este sistema y nueva instauración de uno mejor) venga de manos de un sociata, que siga esperando, porque esos no nos ayudaran a cambiar sino, en el mejor de los casos, a seguir como estamos.

Terminare citando unas palabras que espero poder escuchar de boca de muchos compañeros a lo largo de esta, según parece, extensa crisis. La emancipación de la clase obrera debe ser obra de la propia clase obrera.

Desde Siberia con honor.

Leer Más

¿Cómo frenar la crisis alimentaria?

Esa pregunta es la que me ha hecho escupir esta mañana, al leer el titular, toda la leche que quedaba en mi boca. Porque como comprenderán, la pregunta tiene huevos, y no precisamente de gallina.

Casi una sexta parte de la población, en números podríamos estar hablando de unos mil millones de personas (con ojos y boca), pasa hambruna. En el siglo XXI, tras nuestra amada revolución industrial, que tantos avances a dado y tanta tecnología a puesto de nuestro lado, para hacer que el cultivo de tomate crezca tan exponencialmente (junto con su precio) como decrece su sabor, nos llega esta noticia de tan mal gusto.

La solución por parte de los organismos “competentes” no se hace esperar. Si no hay dinero, demos dinero a los bancos; si no hay alimentos, demos dinero para que hagan mas alimentos. Esas soluciones, a priori tan lógicas, tienen su punto flaco en la propia enunciación del problema. Y esa errónea enunciación reside en que sí que hay alimentos suficientes. El problema es, como siempre, de reparto.

Mientras que yo me he permitido el lujo esta mañana de escupir mi vaso de leche matutino, un gran tanto por ciento de la población se hubiese conformado con simplemente beber lo que aun quedaba en mi vaso. Quizá eso no tendría por qué ser así si nunca hubiésemos invadido sus países, si no les hubiesemos dado armas para que se invadiesen y se oprimiesen los unos a los otros, o si no hubiésemos explotado sus valiosos y ricos recursos naturales a un precio prácticamente insignificante. Pero eso ya no tiene marcha atrás y, en lugar de trabajar en reparar los daños estructurales y destinar el dinero a ello, nos contentamos con rellenar una casilla del IRPF confiando en que las ONGs no nos estafen y así poder dormir tranquilos cada noche porque y hemos cumplido con nuestra misión.

Los peces gordos de este planeta tienen tantos intereses en África, Asia y América que, les aseguro, se la sopla si se mueren o no de hambre. Solo les empezara a importar si, además de morirse de hambre exigen derechos y comienzan a tomar conciencia. Por ejemplo, para no irnos siempre a los queridos Nike y Adidas, el grupo PRISA y todos sus acólitos industriales (como Repsol) tienen ingentes intereses en América Latina, unos intereses que confrontan con los intereses del pueblo latinoamericano. Siempre lo han tenido fácil, unos pocos millones por aquí, una buena campaña de marketing, corrupción política asegurada y a explotar los recursos de los países y de sus ciudadanos sin que ello revierta en la misma cuantía para unos y otros. Sin embargo ahora nos encontramos con que hay ciertos políticos que no se dejan sobornar y que no están dispuestos a que sus ciudadanos y sus países sean explotados por extranjeros, y al grito de “patria o muerte” expulsan a todo aquel aprovechado que intente meter la mano donde no debe. Nos encontramos entonces ante un boicot como el que sufre, por ejemplo, Hugo Chávez en la prensa española e internacional.

Esta parrafada, que poco tiene que ver a simple vista con la “crisis alimentaria” viene a decir que no hay crisis de alimentos, sino de reparto. Y que si la crisis esta provocada por alguien no es mas que por los intereses de un puñado de capitalistas sin escrúpulos que se lavan la cara asistiendo a conferencias sobre desnutrición y donando un 0,03% de los beneficios de su megapoderosa empresa que saca un 97% de sus beneficios de ese país al cual después revierte un 0,03%. Y lo mejor de todo es que debemos darle las gracias.

Son asesinos y de la peor calaña. Si algún día tienen la mala suerte de convertirse en uno de ellos sepan que siempre los odiare.

Desde Siberia con honor

Leer Más

Sin noticias de Dios

Así parece estar Rouco Varela en estos días de tan mal tiempo (aunque ya amaine el temporal). Nuestro querido pater Rouco ha hecho un comentario digno de ser inmortalizado en este mi pequeño espacio bitacórico. En estos términos se refería el amable curete: utilizar espacios públicos “para hablar mal de los creyentes es un abuso que condiciona injustamente el ejercicio de la libertad religiosa”. Bonitas palabras son, sin duda, las de condiciona injustamente el ejercicio de la libertad religiosa, y mas bonitas son aun si provienen de una institución que saca bajo palio a dictadores y apoya el uso único y obligatorio de la religión en los ámbitos de lo público y lo privado. Eso si que es condicionar injustamente el ejercicio de la libertad religiosa, y no pagar unos cuantos euros para que un inofensivo anuncio aparezca en un autobús. Precioso el doble rasero de la moralidad católica.

Sin duda lo mejor para hacer que tus creencias sean respetadas es ponerse a despotricar contra las otras creencias o pensamientos. En estos términos se refirió al ateísmo y a su campaña pro-atea (que no anti-católica), indicando que dichas acciones son blasfemas -insulto que por cierto a mi, como ateo, me la trae al fresco- lesivas para la libertad religiosa. Aunque la verdad me asaltan dudas sobre esto último, lo lesivo para la libertad religiosa. A mi entender es bastante mas lesivo para la libertad religiosa, por ejemplo, el apoyar que la religión católica tenga preeminencia sobre las demás y sea enseñada en los centros públicos de enseñanza. También es, a mi entender, mucho mas lesiva, no ya para la libertad religiosa sino también para la libertad en sí misma, esa imposición velada sobre la correcta moral y única – la suya, por supuesto- en los ámbitos de lo sexual y lo afectivo, en los derechos y libertades.

Otro comentario al que no me gustaría dejar escapar sin sacarle un poco de punta antes es este ingenioso gracejo que soltó el amable anciano: “La fe no es fuente de preocupación insana, sino de consuelo y de libertad”. Novedad novedosa: la fe es libertad. Sin duda alguna una fe propia lo es, pero la fe que defiende este señor carece en todos sus sentidos de libertad. Algunos ejemplos, Las míticas Tablas de la Ley, los desastres en Sodoma y Gomorra… Eso es libertad, o haces lo que yo digo o al infierno (que por cierto, según nos cuentan, no tiene muy buena pinta). La religión -la fe en este caso- no es mas que un consuelo estúpido y sin fundamento para aquellos que tienen preocupaciones insanas como cuestionarse, por ejemplo, que el planeta Tierra no sea el centro del universo.

Pero al fin y al cabo no seré yo el que les descubra lo innecesarias que son ahora en nuestro tiempo las religiones y lo estúpido que resulta escuchar a un monaguillo con canas sobre la publicidad que llevan los autobuses o que dejan de llevar en lugar de, por ejemplo, empezar no solo a predicar la palabra de Cristo en pura teoría sino aplicándose en su vida y en la de los demás algo mas de practica de esas enseñanzas del hijo “rojo” de Dios.

Desde Siberia con honor.

Leer Más

La TIA madrileña

No, no se confundan. La TIA no es Esperanza Aguirre -aunque ya le gustaría-, sino que me refiero en este caso a esa organización presuntamente orquestada por el señor Granados que se encarga, como si de un cómic se tratase, de hacer seguimientos y espionaje político a miembros, incluso, de su propio partido. El chiste, lógicamente, no queda ahí. Digamos mas bien que se refiere todo esto a la lucha, reconocida de forma mas o menos directa, entre los dos gallos del mismo corral: Nuestra Esperancita del Alma y el yerno perfecto que todo sociata nacionalista querria tener, Alberto Ruiz-Gallardón.

Todo esto surgió al hilo de una denuncia mas o menos velada del periódico El Pais. A partir de ahí se han ido sucediendo numerosas declaraciones, tanto de un lado como del otro, negando el caso e iniciando procesos judiciales con el objeto de esclarecer y, a la par, con el objeto de culpar.

Que se inicien o no estos procesos y que lleguen a termino es, sin duda, positivo. Pero el hecho de que sea necesario abir un proceso judicial y diligencias investigadoras para observar la existencia o no de un cuerpo parapolicial y espía, financiado con dinero publico y que responde a intereses personales y privados que, además, son peces gordos de la política madrileña y nacional, deja muy mucho que desear de esta pseudodemocracia que tan orgullosos nos hace estar y de la cual presumimos ante países como Venezuela a los que les negamos la condición de demócrata -y la verdad es que no se muy bien por qué-.

Resumiendo, la democracia de cómic -véase, España-, tiene policías de comic, listas negras de cómic, espías de cómic y problemas de cómic. Si tanto tiempo tienen los políticos para leer cómics, es que algo no se esta haciendo bien.

Mientras tanto, sigan leyendo cómic: esa realidad es mejor que la nuestra.

Desde Siberia con honor.

Leer Más