Calamita: qué calamidad!

Ese impresentable que aprobó unas oposiciones a judicatura sin saberse correctamente las leyes (así lo demuestran sus interpretaciones de las mismas) y los derechos fundamentales del ser humano (así lo demuestran sus actuaciones) esta, desgraciadamente, bien respaldado por un colectivo de peso de nuestra querida España, esta España mía, esta España nuestra. Hablamos como no, del señor Fernando Ferrín Calamita y de sus hooligans católicos, ultracatólicos y fascistas varios que pueblan nuestros pueblos y caminos.

Lo que nos llama la atención de este caso es que un juez, subordinado al poder constitucional y legal que marca el Estado, es capaz de saltarse a la torera cuantas cosas se disponga desde la Carta Magna y sus leyes complementarias, y hacer, en consecuencia, lo que le place. Al caso que me remito es el que le niega el derecho de adopción a una mujer por el hecho de ser lesbiana.

Después de este atropello y salvajada, por el que el Consejo del Poder Judicial lo condena a inhabilitación y, a la par, es condenado a pagar las costas del juicio y a indemnizar con 6000 euros a la madre adoptiva. No importa, ni un puto duro saldrá de su bolsillo. Una plataforma formada por ¡JUECES! y por otros colectivos ha recaudado dinero de sobra para pagar las costas del juicio y la indemnización. Y con la calderilla sobrante se van a pegar una cena a todo tren en un hotel madrileño el próximo día 13 (mañana mismo). Vergonzoso.

Yo mientras, desde mi trinchera digital, me limito a exponer lo que yo considero una deshonra a nuestro sistema democrático, del que nunca pensé que se hubiese ganado ese adjetivo – y eso queda demostrado en mis anteriores entradas -. Seguid viviendo en paz queridos lectores, la democracia os protegerá. Pero hasta entonces, aprended a usar un fusil, que algún día -quiera Marx mas tarde que temprano- os hará bien.
Desde Siberia con honor.

Leer Más

La democracia terrorista

Que no nos tomen el pelo. Ya esta bien de estupideces. Si todavía creen que estamos viviendo en una democracia les doy una breve reflexión.

La primera y mas fundamental, lo de Askatasuna. Ningún indicio de delito mas allá de una “semejanza” en los estatutos de Euskal Herritarrok (antigua Herri Batasuna) y Askatasuna. Es decir, no hay delito mas allá de ser una fuerza de izquierda independentista vasca. Que yo apoye o deje de apoyar las acciones de EH,HB o Askatasuna es algo que dista mucho de si el procedimiento por el cual se excluye a Askatasuna de concurrir a unas elecciones sea valido o invalido. A todas luces es invalido. Porque una democracia, según viene en los libros de Ética y de Educación para la Ciudadanía, es aquel sistema en el que todos tienen voto y el poder es del pueblo. Sin embargo aquí parece que un pueblo se ha encargado de que otro pueblo, el vasco en este caso, no tenga ese poder que le es legitimo. Lo que les pasa a estos demócratas de pacotilla es que les estén dando donde mas les duele, es decir, en la democracia. El sistema democrático permite que todos estemos representados por una ideología, y, sin embargo, los jueces – los que tienen que velar por que se cumpla la democracia – prohiben la representación de una ideología que va en contra de su ideología. Es decir, que la democracia vale para unas cosas y para otras no tanto.

Pero siguiendo con lo que es democrático y lo que no lo es. La LOREG (Ley Orgánica de Régimen Electoral General) o lo que es lo mismo, la ley electoral, es antidemocrática en su mas pura esencia pues un voto vale mas según donde se vote y según a quien se vote. Un ejemplo sencillo viene demostrado aquí. Este sistema, que puede ser reformado y democratizado, como la Universidad de Granada ha demostrado, y que sin embargo, los demócratas (ese 51% que puede arrasar al otro 49%) no intentan aplicar. Robar votos, no es democrático, y ya llevamos dos ejemplos de robo de votos (a IU, UPyD; y a Askatasuna por otro lado).

Pero es que aun mas terrorismo democrático se puede hallar en el derecho, y especialmente en el derecho, a priori, mas democrático. El derecho constitucional. Digo a priori porque si se conoce, uno se da cuenta que de democrático tiene poco o nada. Por ejemplo, los poderes capacitados para declarar algo inconstitucional ( o, mejor dicho, plantear al Tribunal su inconstitucionalidad) son, el Presidente del Gobierno (PSOE), 50 senadores o 50 diputados (Solo PSOE y PP tienen ese poder -entre otras cosas por la ley electoral-), los parlamentos autonómicos en su totalidad (es decir, que todos los diputados de todos los partidos se pongan de acuerdo), los consejos autonómicos a través de su presidente (es decir, PSOE, PP y PNV -al que por cierto le roban apoyos con la ilegalización de Askatasuna-). Esos son los poderes políticos capacitados para interponer un recurso de inconstitucionalidad y, teniendo en cuenta que la mayoría de las leyes son o bien del PSOE o bien del PP, se da la paradoja de que en democracia y en un Estado constitucional hay mas de cien leyes que van en contra de la constitución. Y como ultimo dato a lo del constitucional, si una ley no ha sido declarada inconstitucional en el plazo de tres meses tras su promulgación, esa ley ya nunca podrá ser declarada inconstitucional. Maravillas, obras y milagros del Estado Constitucional y de derecho. Pantomimas, en definitiva.

Así que, antes de calificar a España como país democrático (o practicamente a cualquier otro pais), piensenlo dos veces y recuerden, el que hace la ley hace la trampa.

Desde Siberia con honor.

Leer Más

Yo me cago en el dialogo social

Invito a todos los que lean esto a presentar sus posaderas sobre el dialogo social y defecar en él, con gusto, gracia y de forma distendida. Nuestro amado -por patronal y sindicatos- dialogo social, esta costando parados día a día, y la repercusión familiar que esto tiene (gran articulo de Oscar). El dialogo social no es mas que el soplapollismo hecho institución. Un puñado de mequetrefes (que dicen ser representantes del trabajador) se reunen, les piden por favor a la patronal que, “por favor, no roben tanto y que, si lo hacen, no sea de forma tan descarada vaya a ser que el currela -el verdadero iluso y perdedor del asunto- se revolucione” o algo por el estilo. Estos son nuestros representantes y defensores de nuestros derechos laborales.

Esta panda de impresentables y vendidos son aquellos que con Felipe González tragaron lo intragable y que ahora piden un esfuerzo colectivo para salir del paso. No, miren, el esfuerzo -por parte del trabajador- ya se ha hecho durante mas de cinco mil años. Es hora de que el esfuerzo venga del otro lado y, además, exigirlo con el puño en alto y la voz bien fuerte. Somos más y mejores.

Su estrategia, la sindical, dista mucho de ser una estrategia de clase. Es una estrategia parasitaria, aguantar como se pueda, porque aquí hay dialogo social.

Los camaradas franceses salen a la calle por un mísero -en España, al menos, es un mísero- 7% de paro, nosotros vamos ya a por el 14% a marchas forzadas. Sin embargo nuestra respuesta, la de nuestros sindicatos y la del señor Alonso -portavoz del PSOE-, es extinguir toda posibilidad de huelga. La huelga lógicamente seria perjudicial para el PSOE y para los capitalistas pero, ilógicamente, los que se oponen son los sindicatos de trabajadores. Algo malo pasa. Y ese cáncer -esa maldad- se llama dialogo social. Nunca el capitalismo a dado nada al trabajador, ¿que nos hace pensar que en algún momento eso pueda cambiar? Debemos enseñar los dientes. Hay actualmente 3.327.801 trabajadores que nada tienen, ¿que pueden perder? Nada tenemos, nada perderemos. La calle debe ser del trabajador, la calle debe ser comunista.

No nos confundamos, nada bueno podemos esperar de los demócratas burgueses, ni de ellos, ni de su burocracia, ni de su sistema económico. No hay tiempo para mas dilaciones, debemos actuar ya. Hay que dar un golpe de timón y plantear nuestros credenciales. La fuerza del trabajo es nuestra y sin nosotros no son nadie.

Si nuestros sindicatos nos venden y nos apagan, desconfiemos de ellos. Debemos depositar nuestra confianza en la única fuerza política que se ha movilizado y se movilizara por el trabajador, el Partido Comunista e Izquierda Unida. El sindicalismo -o al menos esta burda farsa sindical- debe ser depurada por los propios trabajadores y por el Partido que los defiende. No hay otra salida a la crisis que la salida marxista. Si queréis podéis seguir poniendo parches, pero la estructura caerá. Si alguna vez decidís levantar un nuevo edificio diferente a este tan podrido, contad conmigo.

Ya os he lanzado mi invitación, no os apretéis el cinturón, ya lo hemos hecho durante largo tiempo. Es hora de soltárselo y cagar con gusto.

Desde Siberia con honor.

Leer Más