Economia de la Empresa III – Los objetivos empresariales

Con esta tercera entrega me doy por satisfecho y pongo fin a la tirada de “Economía de la Empresa”. No es que ya me haya aburrido de estudiar, es que la parte teorica sobre la empresa como entidad -es decir, no como su organización o su dirección- toca fin en mis estudios. Al turrón!

Según el ingenuo del escritor del manual que estamos diseccionando, existen cuatro objetivos. Tras haberlo leído unas cuatro veces llego a la siguiente conclusión: solo existe un objetivo, el que siempre existió, el que es motor de la economía capitalista: el robo, el beneficio.

Los objetivos, según el manual, son los siguientes:
-Objetivo de eficiencia: alcanzar el máximo beneficio a través de la productividad, economicidad y rentabilidad.
-Objetivo de crecimiento; es decir, crecimiento económico para ser mas competitivo.
-Objetivo de control: regulación de la actividad económica a través de la empresa para una mayor estabilidad empresarial.
-Objetivo de supervivencia: eliminar a los adversarios y ser el mas fuerte de los mercados.

Los objetivos del manual se reducen, en síntesis a uno solo: obtención del máximo beneficio. El primero es el evidente. El de crecimiento solo busca el crecimiento para asegurar -conexionando con el cuarto objetivo (de supervivencia)- el beneficio. El Objetivo de control no es mas que la seguridad de la continuación del beneficio, que nada enturbie nuestro negocio (¿para qué? ¡para obtener el máximo beneficio claro!). Por lo que queda claro que el objetivo de las empresas es ese. No se hagan pajas mentales. BENEFICIO, BENEFICIO, BENEFICIO. Ni crecimiento de la sociedad ni hostias santas. BENEFICIO.

Quien crea que Florentino Perez es feliz haciendo carreteras esta equivocado. Quien opine que Botín quiere guardar nuestro dinero por amor al hombre y por nuestra seguridad esta en el error mas absoluto.

Sin embargo nuestros académicos siguen empecinados en darle un halo de humanidad a esta barbarie llamada capitalismo. El bien común no se logra a través del capitalismo ni de las empresas de mercado. El bien común tiene un nombre: comunismo; y este solo se alcanza a través del socialismo.

Metanse esto en la cabeza: no hay nada de noble en el capitalismo. No crean que las empresas hacen algo bueno por ustedes, odienlas, aborrezcanlas. No se descuiden, a cada paso que dan les están robando. Y desde las Universidades se nos incita a ello. No crean en nosotros, busquen su propia solución. Busquen el Socialismo.

Leer Más

Economía de la Empresa II – Los tamaños de las empresas

Seguimos hoy con la lección. Esta vez toca hablar sobre el tamaño de las empresas (aunque no exclusivamente de ello). También hablaremos de la función del Estado en la economía.

Empezando por el principio, me ha llamado poderosamente la atención como todo en esta vida es una empresa. Una reunión de amigotes puede ser una empresa (bueno, una microempresa mas bien) siempre que sean menos de 10 personas y su volumen de negocio no supere los 2 millones de euros. Dicho así, tomar cañas en el bar de la esquina, es una microempresa. Lo mas destacado de esto es que, tras una larga lista de impedimentos económico-técnico a los que tiene que hacer frente las PYMEs, resulta que crean en mi ciudad, Granada, ¡el 98,9% del empleo! Son las que crean verdadera riqueza mientras que las grandes empresas se dedican a asfixiarlas con economías de escala, mayor capacidad de planta y tecnológica… y lo Estados mientras tanto miran para otro lado en el mejor de los casos, o simplemente se subordinan a estas grandes empresas. Las grandes empresas son dueñas y señoras del mundo. Y así se dice en mi manual al indicar que:
“Existen determinadas actividades, fundamentalmente agrícolas, en que la producción se realiza en pequeñas unidades, mientras que la comercialización y distribución de los productos exige la constitución de grandes empresas que no serian rentables en tareas de producción” es decir, que el agricultor siembra a X precio; y la distribuidora vende a 300X precio. Parece que ya el precio no es tan espontáneo como ayer sugería este mismo manual, ¿no?

Ahora, entrando de lleno en “El Papel del Estado en la Economía” se nos dice que su objetivo fundamental es doble (hemos desechado la teoría liberal por considerarla en si misma una teoría desechable), por un lado velar por el cumplimiento del óptimo paretiano -es decir, que si alguien sale beneficiado nadie salga perjudicado (¿magia? no, óptimo paretiano)- y que actúe donde el sector privado no quiera actuar. Es decir, que por un lado se le pide lo imposible -hasta un niño (Pareto no, pero un niño si) sabe que si alguien sale beneficiado es porque otro alguien es perjudicado- y por otro se le pide subordinación a los poderes privados. ¡Lo publico por debajo de lo privado! ¡Eso se nos enseña en las facultades! Somos hijos del capitalismo, y se nos enseña a no ser hijos rebeldes, ni siquiera con inquietudes. Se nos obliga subliminalmente a obedecer y a partir de premisas ya formuladas; se nos enseña una realidad estática predeterminada. Lo mejor de todo, es que esa realidad es la que ellos quieren que sea, es decir, la que ellos predeterminan que debería ser. Es insultante.

Prometo seguir indignándome en mis estudios. Mañana (o esta tarde) más.

Leer Más

Economia de la Empresa I – Las Teorias de la Empresa

Empiezo hoy la primera “lección” de mi querido manual de apoyo que la Universidad de Granada edita bajo el nombre de “Economía de la Empresa I”. Fijense cómo es descrita la empresa neoclasica por la UGR.

Es la unidad de producción elemental, maximizadora del beneficio, que ejerce de demandante de factores productivos y, a su vez, de oferente de bienes y servicios.

Eso es la empresa. Es esa maquina totalizadora que maximiza el beneficio y ofrece bienes y servicios. Es esa perfección que nos garantiza nuestra subsistencia. Es algo así como el maná divino al que debemos adorar, porque sin la empresa, no somos nadie. ¿quién nos dara entonces bienes y servicios?

Lo más interesante de la lección de hoy es un cuadro comparativo de la empresa neoclasica con la empresa actual.

Para los editores de mi manual las empresas actuales son multiproductoras, a menudo multinacionales (bye, bye, Fruterias Pepe; no existes – los licenciados en Administración y Dirección de empresas no están hechos para pequeñas empresas; no nos interesa eso).
“Tienen multiplicidad de objetivos -a diferencia de la neoclasica, cuyo único objetivo era el beneficio-”. Esto merece algo más de tiempo. ¿Cuáles son esa multiplicidad de objetivos? ¿Sembrar hambre como las empresas distribuidoras de grano? ¿Sembrar destrucción como las empresas armamentísticas? ¿Sembrar muerte como las empresas farmaceúticas?. Sus objetivos son sin duda multiples, pues sus acciones se comparten entre diferentes empresas y sectores. Sus objetivos son dar vida al capital y dar muerte a la humanidad. Multiplicidad de objetivos en definitiva.
En fin, sigamos. Segun mi manual existe “Ignorancia parcial y capacidad limitada para considerar las alternativas en las empresas actuales”. ¿El ignorante que escribió este libro sabe algo de Davos? ¿Sabe que cada vez más los grandes capitales se acumulan en menos manos facilitando asi la planificación de la economía de forma tiránica y despótica? Si lo sabe no es un ignorante, es un mentiroso. Es cómplice de asesinatos presentes y futuros.
Además apunta a que “las modernas empresas actuan en un entorno complejo y cambiante”. ¿Se referirá acaso a las guerras que ellos mismos provocan para obtener recursos o reonstruir ciudades o generar pobreza nacional a la que endeudar o… en fin, para someter a los pueblos a la voluntad del Imperio? Parece que, si están subordinadas, mucho entorno cambiante no habrá.

Otra de las cosas que llaman la atención es que, dando los tipos de empresas, en ningun momento se habla del modelo de empresa estatalizada, cooperativizada o, en definitiva, socializada; tan solo de empresas neoclasicas, de la teoria de los costes de transaccion y de la teoria de la Agencia. Al parecer para la Universidad de Granada no debe existir para sus alumnos más empresas que las empresas capitalistas. No piensen como cambiar el mundo, simplemente actuen con él y pongan buena cara. Eso nos inculcan y cada día lo veo más claro.

Una frase que me parece digna de recuerdo es la siguiente: “el mercado consigue la coordinación a través de la espontaneidad y autonomía de los agentes económicos, que se manifiestan en un parametro: el precio”. El precio, esa deidad espontánea que surge sin imposiciones, nos coordina. Agentes económicos somos tú y yo; y el precio nos coordina. De forma espontánea. Un buen día un tomate se levanta en su mata y dice: Hoy valgo 0,3 céntimos de euro. Poco tiempo después, en la vitrina de una gran superficie mercantil, ese mismo tomate, espontáneamente, se levanta y dice: Ahora valgo 50 céntimos de euro. Es una maravilla la magia del mercado; el precio espontáneo. El precio, elemento del control capitalista, resulta ser anarquista. ¡Qué de cosas se aprenden en las facultades de economía!

Finalizando esta disertación sobre la lección de hoy, terminaremos con la Teoria de la Agencia y en la Teoria de los Costes de Transacción, en la que se nos dice que “se propone el estudio de los mecanismos de acción colectiva que promueven la solución de conflictos entre individuos que compiten en un mundo de recursos escasos”.
Ahora resulta que vivimos en un mundo con recursos escasos -¡qué suerte vivir en el hemisferio donde los recursos no son escasos, eh! ¡ufff menos mal que aquí podemos tirar la comida!-. Si tuviesemos recursos escasos, tirar la comida seria penado con la cárcel. Asi se las gastan en las Universidades hoy día; nos incitan a competir en un mundo donde, en realidad, no es necesaria ningún tipo de competición.

Prometo continuar con estas entradas porque la verdad, este manual no tiene precio.

Salud!

Leer Más

Economia de la Empresa (Intro)

Soy un pésimo estudiante. Bueno quizá no tan malo. Pero la realidad es que para septiembre me ha quedado una asignatura. Economía de la Empresa. Es una asignatura irreal, y os enseñaré por qué en los venideros días.

De mi cabeza parte la idea de que, ya que tengo que estudiar para septiembre sobre esta asignatura, de paso la voy comentando por aquí y así me ayuda al repaso y a la motivación de estudiar, y como el que no quiere la cosa, además, me ayuda para darle un poco de caña al mágico mundo de la Economía de Mercado Capitalista y a su propaganda educativa.

La próxima entrada que realice tratará sobre las maravillas ideológicas y teóricas que en mi libro de texto figuran; y como, desde una perspectiva, no ya marxista, sino critica, serán analizadas las diferentes cuestiones que vaya reestudiando.

Intentare no aburriros, sentaos y disfrutad que en breve esto comienza!

Leer Más

Carta a la Ministra de la Guerra Carmen Chacon

Hoy me he levantado sin ganas de escribir, lo reconozco. Pero cuando me iba a poner a ello, visitando nuestra blogosfera ILOVEIU he leído una espectacular carta del compañero Kabila a la ministra Carmen Chacón. Y la carta no puede estar más de actualidad debido a las elecciones “democráticas” que se van a celebrar en Afganistan.

No les molesto más; paso a exponer su carta que yo firmaría sin ningún tipo de dudas (extraida de aquí).

Estimada ministra:

Le escribo desde Kabila, porque soy uno de los que creíamos que algo iba a cambiar con usted como ministra. Esa sensibilidad que a veces predica y que dicen sus allegados que tiene, pensamos de forma precipitada, que la iba a aplicar en su Ministerio.

Mire, cuando la vi aparecer, nada más ser nombrada, lo primero que hizo usted es lanzar un “viva al rey” que no se lo saltaba un gitano. Un acto evitable y en ningún caso obligatorio. Empezamos mal, me dije, pero admití que para usted podía ser una cuestión “protocolaria”.

Pero vayamos al meollo de la cuestión. El motivo de esta misiva es hablar de dos asuntos importantes, sobre los que me parece que debería reflexionar.

El primero es cuestionar que nuestras tropas estén en Afganistán. Cada día más, se sabe que están en una guerra, aunque usted no lo admita y hable de misión de paz. Otro acto innecesario que se podría haber evitado, son muchos los países que no han mandado tropas, y no pasa nada, ya sé que las tropas estaban ya allí cuando usted llegó, aunque siempre podría haberlas retirado. Carme Chacón

Partamos de la base de que usted cree en ello, de que de verdad piensa que están allí para defender los derechos humanos y la libertad, como dice constantemente. Y, entonces, ¿por qué permiten que se apruebe una ley en la que la mitad de la población, las mujeres, están sometidas hasta el esclavismo, por la otra mitad? Mire usted, las cosas claras, deberían haberle dicho a ese individuo que es su aliado, el tal Kazai, que la entrada en vigor de esa ley, significaría la retirada de las tropas, porque señora mía, no se puede estar llenándose la boca diciendo que defiende la igualdad en España, como usted hace siempre que puede, y, a la vez, ser cómplice complaciente de una tropelía como la que esa ley consolida. Y usted tan campante y mirando a Molina.

Por otra parte, Dª Carmen, leo con sorpresa que a una respuesta del diputado Llamazares, contestan ustedes que las armas vendidas a Israel no se han empleado en la guerra de enero. O sea que las ametralladoras, pistolas, fusiles, silenciadores, cargadores, municiones, productos químicos como sulfuros y cianuros son de pega o que sólo se emplean en “misiones de paz”.

Mire señora, no nos tome usted el pelo, sean valientes, que eso es lo que les falta, valentía, también en las declaraciones. Si ustedes han jugado a la guerra, y a favor de uno de los contendientes, díganlo pero no crean que somos imbéciles, otra cosa es que a veces lo parezcamos.

Señora, digan ustedes la verdad, han apostado por los más fuertes, por Israel. Y no vengan con pamplinas, que a las pruebas me remito. Otros países lo reconocen, pero ustedes no, claro es la famosa equidistancia, el sí pero, el querer quedar bien con todo el mundo.

¿Cómo se puede decir que las armas enviadas a Israel no han matado palestinos? ¿Han hecho ustedes la autopsia de los mil cuatrocientos víctimas palestinas asesinados y han comprobado que no han sido usadas armas españolas? Basta ya de mentiras.

Les guste o no, ustedes han apostado por la guerra y sobre todo por la mercantilización de la vergüenza, porque eso es lo que ha pasado. Mientras ustedes exportaban armas a Israel, también exportaban a Palestina pero otros productos, sobre todo aceites, mantecas y margarinas, ¿será para facilitarles aquello de El último tango?

Señora mía, diga usted lo que diga, desde su ministerio se está apoyando a gobiernos genocidas y a gobiernos que se saltan los más elementales derechos humanos. Y usted lo sabe. En vez de intentar vendernos la moto, lo más coherente es que ustedes forzaran a esa marioneta yanqui llamada Karzai a que derogase esa ley medieval contra las mujeres, y dejasen de exportar armas a Israel, estado genocida y colonialista de primera magnitud.

Todo lo demás, Sra. Chacón, es marear la perdiz, lanzar falsas proclamas y justificar lo injustificable. O sea que si de verdad, tiene dignidad, actúe y luche por la paz. Hoy por hoy, su continuismo no denota sino insensibilidad y un laisser-faire que asusta. Y es que en vez de haber avanzado en lo que se podría llamar la nueva misión de los ejércitos –las llamadas misiones de paz–, ha consolidado su posición bélica y ha permitido que se sigan conculcando, sin decir ni pío, los derechos humanos, en contra de las mujeres y de un pueblo vilipendiado como el palestino.

Por ello, ya sé que sería inútil pedir su dimisión, pues me temo que su forma de hacer política no es una cuestión personal sino de partido; lo que si voy a hacer, es, con o sin su permiso, un acto simbólico, cambiar el nombre de su ministerio. Desde ahora lo llamaré Ministerio de la Guerra.

Y nada más, hágame saber si toma las medidas pertinentes, si es capaz de hacer cambiar su política entreguista. Yo estaré contento y la aplaudiré. Mientras tanto permítame que le haga ver la indignidad con la que ustedes se están comportando.

Atentamente,

No me den las gracias a mi por hacerme eco y désenlas directamente a Kabila.

Salud!

Leer Más