La lucha contra el “Tijeretazo” va sobre ruedas

Granada se puso en marcha, aunque con la prohibición de la Subdelegación del Gobierno, para protestar contra el Tijeretazo de Zapatero. Cerca de un centenar de coches de IU y del PCE (y honrosamente un servidor, de la UJCE) tomaron la ciudad de Granada portando banderolas y carteles con propuestas alternativas a este recorte del gasto social que el gobierno del PSOE ha realizado.

Aunque se inició con algunos titubeos y con la atenta mirada de la Policía Local tomando matriculas a todo coche con carteles (con una semejanza enorme a la boda de la hija en El Padrino), la marcha dió comienzo a eso de las 11.20 de la mañana desde el Palacio de Congresos de Granada. Recorrió Fontiveros, Acera del Darro, Reyes Católicos (con nuestra querida sede de Falange allí, contemplando impotente como la izquierda, muy a su pesar sigue viva -¡y con carnet de conducir!-), Gran Vía de Colón, Beiro y llegada en la Carretera de Jaén, junto al ferial.

En el recorrido hubo de todo. Gente gritándonos “vendidos” y “ahora protestáis, cuando os tocan a vosotros” (que no sabía yo que nosotros fuésemos pensionistas -como el hombre que gritaba- dependientes o funcionarios, pero en fin); Gente que acercaba sus coches para pedir banderas y ponerse en cola junto con nosotros y gente que, simplemente aplaudía y sacaba el puño en alto por la ventana. La gente, al parecer, sigue viva.

Yo personalmente saco una conclusión de todo esto. Nunca en mi vida he gastado mejor unos cuantos litros de gasolina. ¡Pueblos de Europa, conducid!

Leer Más

Increible: alumnos quieren un nuevo instituto

Así es, en Albolote los alumnos están ya hartos de tener que “okupar” la casa de la juventud para dar clase por falta de espacios en su instituto. Es algo, sin duda alguna, denigrante. Por eso mismo, el proximo 22 de Mayo (este mismo sabado, vaya) alas 12 de la mañana se concentraran alumnos y miembros de la UJCE, entre otros colectivos, frente al Ayuntamiento para exigir una respuesta rapida y contundente a estas exigencias tan logicas como ampliar el centro de estudios de los niños y jóvenes de Albolote. “¿Es que ya nadie piensa en los niños?”

Leer Más

¿Existe una única salida para la reducción del déficit?

Ahora, como ya dije en el post anterior, analizaremos diferentes alternativas posibles para acometer el reajuste de déficit sin que sean las clases bajas las que paguen el grueso de las medidas. Para empezar deberíamos recordar que no fue la clase trabajadora la que, con su trabajo, provocó esta crisis, sino el sector corporativo y bancario los que, con su especulación y mala gestión, la provocaron.

Una vez hechas las matizaciones y la justificación objetiva de por qué no debe ser la clase trabajadora la que pague la crisis, vamos con el “¿Qué hacer? Si de verdad eres socialista”.
Primero propondré medidas de ahorro (reducción de gasto) y después propondré medidas de aumento de ingresos. Desde aquí intentare demostrar cómo se puede ser rojo y, a la vez, cumplir con las restricciones impuestas por los neoliberales como el FMI o el Consejo Europeo.

La reducción de gasto público puede tener dos puntos de vista diferentes. De un lado el gasto publico sirve para asegurar la calidad de vida y el bienestar básico de los ciudadanos, y de otro el gasto público tiene la función del mantenimiento de “las constantes vitales” del aparato. Lógicamente, parece claro que el recorte se debió hacer sobre este segundo elemento y no sobre el aseguramiento de la calidad de vida. Sin embargo, eso es algo que digamos… “choca” con los dictámenes del establishment neoliberal.

¿Cómo reducir gasto público? Principalmente reduciendo donde no haga falta. No necesitamos un destacamento militar en Afganistán. No es nuestra guerra, no la provocamos y no debemos colaborar en que Estados Unidos “limpie” su nombre a costa de la intervención de un selecto elenco de países. Es decir, recortes en Defensa (y no en Fomento). Las carreteras son más necesarias, para el crecimiento económico (que creo que es el objetivo), que las invasiones extranjeras. También podemos recortar gasto público en dádivas y jolgorios “oficiales”. Reducir dietas y gastos de transporte y demás es algo que debería estar en la hoja de ruta de cualquier gobierno con una mínima perspectiva social para la salida de la crisis. Y, por supuesto, no seguir derrochando tan generosamente dinero al sector financiero si no es a través de una banca pública.

Estas medidas son más bien secundarias. Bajo mi punto de vista el objetivo no debería ser tanto reducir como incrementar. Si se necesitan más fondos la economía española puede darlos, simplemente hay que saber dónde buscar.

Es necesario un impuesto sobre el patrimonio; una mayor progresividad y presión del IRPF;, aumentar el sueldo y la plantilla de inspectores de hacienda (justo lo contrario que se propone el gobierno), para así pode controlar el fraude que ronda el 25% del PIB –la cifra, por cierto, da vértigo si se traduce a pesetas o euros –; aumentar la presión fiscal sobre las SICAVs; e instaurar impuestos sobre el ahorro acumulado elevado para invitar a este ahorro a que se traduzca en inversión productiva y así matamos dos pájaros de un tiro: o bien el capital de los ricachos produce, o bien tributa.

No he hecho los cálculos, pero a ojo de buen cubero estimo que este plan (el pack completo de reformas rojeriles) es mucho más efectivo que el de ZP, mucho más social y mucho menos conflictivo. Sin embargo… ¿Quién espera a día de hoy que ZP haga algo rojeril?

Leer Más

El zapatero que quería ser costurero

Ayer nos sorprendió (JA!) el gobierno liderado por Zapatero con un recorte en el gasto público. Y qué recorte. La situación económica es tan mala que el gobierno no ha tenido más opción que meterle mano al gasto público y a la capacidad adquisitiva. No ha tenido más opción… ¿o si?

Si analizamos un poco por encima lo que se ha “tocado” nos encontramos con que se congelan pensiones -congelar las no contributivas o las mínimas era algo demasiado fuerte, incluso para él-, se reduce el salario de los funcionarios al 5%, se suprime el cheque-bebe, Fomento asume el 40% del recorte total (6.045 millones de los 15.000), se penaliza la Ley de Dependencia con la supresión de la retroactividad de las ayudas, se aprieta (aún más) el cinturón a los Ayuntamientos y se deja de lado el objetivo del 0,7% del PIB en ayuda al desarrollo.

Así, a grosso modo, podemos ver como las medidas serán soportadas, en su mayor parte, por los sectores más desfavorecidos. El gasto que los Ayuntamientos reducirán será muy probablemente el no comprometido, es decir, ayudas asistenciales. Unas ayudas a las que se acoge la clase baja y media*. La reducción de la ley de dependencia, en relación con el asunto anterior, también perjudicará a los más necesitados. Las pensiones, lógicamente, se traducirán en una merma de la calidad de vida de los ancianos que tendrán también dificultades para acogerse a ayudas asistenciales ya que, como se dice anteriormente, estas caerán.

Por otro lado el recorte de Fomento solo significa una cosa: no se incrementará el empleo público. Y visto que las empresas privadas no son capaces de dar empleo, que el Estado se auto-inmole es algo preocupante.

En definitiva, ZP se ha cepillado un programa que ni él mismo se creía. Ni el PSOE iba a proteger a los más desfavorecidos, ni iba a lograr el objetivo del 0,7% ni iba a darnos mayor calidad de vida. Lo único que ha hecho es reducir gasto para poder seguir inyectando millones a la banca y a las grandes corporaciones (bien directamente o bien vía Grecia).

Pero como decía el “ha hecho lo que ha podido” (argumento que escucharemos de boca de todo sociata del montón) no es cierto, y no se ajusta para nada a la realidad. Por eso, en el próximo post, analizaremos qué podíamos haber hecho (antes y ahora) para solventar este problema de endeudamiento excesivo. Guardad las tijeras, que aunque no podáis creerlo, aún hay sitios donde recortar… y ya sabemos que el corte de ZP tiende a irse hacia la derecha…

*dije clase media para que cualquier lector cuyo ego esté muy subido y se considere clase media con una hipoteca de 40 años, un sueldo mileurista, y una beca-hipoteca, pudiera sentirse identificado con los que pagarán la crisis.

Leer Más

¿Y si Grecia fuese Zimbabue?

En los últimos días cualquier persona que haya abierto un periódico, visto un telediario, o se haya montado en un taxi con la radio puesta habrá escuchado una sentencia más o menos tal que así “El FMI y el Eurogrupo salvan a Grecia”. La noticia no la voy a relatar, porque más o menos cualquiera sabe de lo que va el asunto. Lo que si voy a hacer, si me lo permiten, es darle una pequeña vuelta de tuerca a ese titular tan “objetivo”.

El plan de ayuda del FMI y el Eurogrupo consta de unos 110.000 millones de euros (no lo digo en pesetas porque marea). Este dinero está destinado a cubrir los agujeros que, de forma intencionada, se hicieron en la contabilidad nacional del país heleno. Este dinero, del que prácticamente participamos todos, será devuelto por Grecia poco a poco.

¿Cómo devolverá Grecia este dinero? A costa de las clases trabajadoras. Subiendo el IVA y congelando pensiones y gasto público. Es decir, serán los sectores mas débiles los que, como siempre, paguen los platos rotos de la camarilla de Atenas que falseó las cuentas griegas para atraer inversores que especularan. En otras palabras, un albañil griego pagará algo que, según mi punto de vista, no tiene ni puta idea de lo que es. Y el mundo tan tranquilo.

Pero lo mejor de todo no es el agujero de Grecia o el cómo se va a pagar los prestamos que ahora reciban, no. Lo más grave, a mi forma de verlo, es que si la crisis griega no supusiese un peligro de inestabilidad real del euro (y, por tanto, de la economía mundial) aquí no hubiese pasado nada. Ni el FMI ni la UE hubiese salido al rescate de nadie, y ni mucho menos hubiesen dado las “facilidades” de pago que le han dado a Grecia (aunque eso de facilidades es un decir, para ser más cercanos a la realidad diremos que sus dificultades de pago son menores). Es decir, que lejos de parecer esto una cuestión política, democrática y solidaria; es una cuestión empresarial y netamente capitalista. Si la inversión privada no estuviese comprometida (es decir, si simplemente fuese un país como Zimbabue donde lo realmente importante no es ayudarle al desarrollo sino hundirlo en la ruina para expoliarlo) nunca se habría movido un solo dedo y los griegos tendrian una mano delante y otra detrás.

Y el asunto no es baladí. La inversión francesa en Grecia era muy alta (tan alta que Alemania -sus empresarios, me refiero- se frotaban las manos viendo el hostiazo que se pegarían los franceses), y ello al final provocó que las ayudas saliesen finalmente hacia Grecia. ¿Seguimos creyendo en la democracia, o hacemos como los Estados Unidos y simplemente nos resignamos gritando “God Bless USDollar”?

Leer Más