Si Marcelino Camacho no hubiese muerto, estos hijos de puta lo habrían matado

Sin movilización, resignación. Esa es la única clave que todo sindicalista debe comprender; y así nos estamos viendo, resignados. La contrarreforma de las pensiones pactada entre Gobierno y sindicatos debe hacer pensar a la izquierda alternativa y plural quienes son sus aliados y quienes sus enemigos. Nos hemos dejado entregar trayendolos incluso al evento politico-cultural más importante del país, la Fiesta del PCE, para que después nos paguen con esta moneda.

Es hora de salir a la calle a manifestarse contra esta reforma y señalar a las claras a sus culpables. Y tan culpables son los que proponen como los que firman sin presionar, sin movilizarse, sin luchar. Afortunadamente en este país existen sindicatos que aún no han olvidado para quien trabajan y a quien tienen que defender, como así se está demostrando en Galiza, Euskadi, Catalunya y Nafarroa.

CCOO y UGT nos acaban de dejar vendidos. Debemos respetar, como decía el camarada Cayo esta mañana, la democracia interna de los sindicatos, pero a la vez debemos empezar a llamar a las cosas por su nombre. CCOO y UGT se han convertido en centros de formación al servicio del Gobierno y no han sido capaces de liderar la lucha trabajadora en esta dura pelea contra los mercados. Es el momento de echarlos a un lado y trabajar por la clase trabajadora del lado de aquellos que aun guardan un poquito de dignidad.

El conflicto es simple, democracia o tiranía; movilización o resignación; socialismo o barbarie. En nuestra mano está volver a dejarnos engañar o luchar de una vez por todas por sacudir toda la podredumbre que existe en las cupulas sindicales y en sus radios de influencia y poder.

Menos mal que Marcelino murió, de no haber sido así, hoy habría muerto de pena.

Leer Más

Seguimos hablando de pensiones

Y yo, como mi última entrada se refería precisamente a ese hecho, pues les remito directamente a ella, aunque también les agradecería que le echen un ojo a las impresiones del resto de compañeros y camaradas que se han sumado a esta campaña.

Salud y que lo disfruten.

Leer Más

¿Qué reforma? El Sistema Público de pensiones y sus problemas

Mi amigo Jairo anda tocando un tema bastante peliagudo y de actualidad: las pensiones. En su reciente entrada en la que se hace eco de una campaña que debido a mi escasez de tiempo fue un copia y pega de la pagina web de Izquierda Unida. No fue una entrada meditada ni una reflexión muy seria, y lejos de entrar a valorar los argumentos de IU en referencia a este asunto prefiero, apoyándome en ellos, dar los mios y hacer la entrada que debí hacer como dios manda.

Y precisamente apoyándome en el texto de Jairo y de IU procedo con el análisis.

El hecho de que la edad real sea la más alta, como bien apunta Jairo, es debido a que la edad legal es ya de por sí alta. En ese caso entonces cabe plantearse, ¿si los españoles nos jubilamos más tarde que el resto de europeos, por qué debemos retrasar aún más nuestra edad de jubilación? ¿Para seguir siendo los que más tarde se jubilan? No existe necesidad de ninguna clase de retrasar la jubilación si la piedra de apoyo es que estamos ante un problema de edad respecto de la media europea. Es evidente que no.

Si la cuestión de retrasar la edad legal es por un problema demográfico, la cuestión es bien diferente. Yo coincido en este caso con el argumentario de Izquierda Unida en que no existe problema demográfico. Existe, en todo caso, evolución demográfica. Que sea un problema o no depende de la voluntad política y de cómo se encare el hecho. Es evidente, como bien indica Jairo, que de permanecer todas las variables iguales -el caeteris paribus que en las Ciencias Sociales se cumple en extrañísimas ocasiones- la pirámide de población indica que sería conveniente cambiar el sistema de asignación de pensiones. Bien, caeteris paribus estamos hablando de una tasa del 20% de paro, de un 60% de mileuristas (1) y de un crecimiento cercano al 0% en la economía. Ese es el caeteris paribus que aconseja un cambio de política en materia de pensiones. ¿Estamos dispuestos a aceptar ese hecho como general y continuado para la economía? Es decir, ¿el Gobierno piensa que esto no mejorará? y de ser así, ¿a qué esperan para decirlo a las claras? Evidentemente, esa no es la situación que se espera para dentro de 30 años ( ¡30 años! eso es una salvajada de predicciones en ciencias sociales, insisto); se espera un crecimiento medio del 2% (2) y ello equivale a más trabajo, es decir, más cotizaciones.

Pero ya que hablamos de cotizaciones, hay que tocar el tema de los salarios. Las cotizaciones a la Seguridad Social (que pagan las pensiones) se nutren, en su mayor parte, de un porcentaje sobre las rentas del trabajo. Si se suben los salarios, se incrementa el importe de las cotizaciones y, por tanto, hay más dinero para pensiones. Esta deducción tan simple parece resistirsele a los “expertos” del Ministerio de Trabajo. Es decir, que la cuestión de la precariedad y los bajos salarios en el mercado de trabajo son un problema mucho más serio para la sostenibilidad del sistema público de pensiones que la cuestión demográfica.

Por tanto me niego a que la solución para mantener las cosas como están sea el establecimiento de un impuesto. Repercutir en los ciudadanos legales un impuesto cuando uno de cada cuatro euros no pasa por controles -es decir, es dinero negro- es un robo, y de los grandes. Evidentemente Jairo hace una pregunta que dice, “¿a qué queremos renunciar?” Yo, por ejemplo, a la estafa fiscal.

Continúo más o menos con la linea del articulo de Jairo. El tema de la inflación hace que las pensiones reduzcan su cuantía cuanto mayor es el cómputo de años para su ajuste, pero no es un gran argumento ya que el Estado aplica coeficientes correctores muy similares a los de la evolución de la inflación; sin embargo se entiende que los últimos años de trabajo suelen ser más cuantiosos en materia de salarios (y, por ende, en futuras pensiones) debido a la aplicación de trienios, quinquenios y complementos varios que conforme se continúa trabajando se van adquiriendo. Por tanto, ampliar el computo equivale a la reducción de la pensión, pero por otros motivos no tan ligados a la evolución de la inflación. Dicho sea de paso, en España se usa el término para hacer el cómputo de la base cotizante de “los últimos X años trabajados”; en Francia, por ejemplo se usan “los mejores X años trabajados” en cuestión de salario.

De todas formas lo más jugoso del tema de las pensiones viene a continuación: el sistema privado de pensiones. Lejos de que sean rentables o no, creo que hay que centrar el problema en lo siguiente: son manifiestamente injustas.

En un sistema de capitalización (tanto contribuyes, tanto recibes) los ricos gozan de pensiones más opulentas y los pobres de menos (si es que han podido contribuir al plan privado porque el consumo -hipotecas, luz, agua, gas…- les permitía destinar algún importe a dicho plan). En un sistema de redistribución (el nuestro) se consigue paliar en cierta medida la desigualdad al establecer pensiones mínimas (384,50 euros) y máximas (2.466,20 euros) (3) (4). Es decir, que se logra, al menos, garantizar un mínimo de subsistencia independientemente de cuanto se contribuya y se garantiza una cierta equidad en el reparto; cuestión que, como indicaba, no ocurre en los sistemas de capitalización.

Al margen de esto, aun pareciéndome lo más importante, es cierto que el sistema de capitalización no es rentable para el ciudadano de a pie y que lo único que logra es inmovilizar un dinero -que como digo no es rentable- y dejarlo en manos de los mercados financieros, es decir, cajas, bancos y aseguradoras. Evidentemente, como indica Jairo, sólo las deducciones fiscales hacen atractivo el ahorro en planes privados. Es decir, sólo el hecho de que de nuestros impuestos le paguemos a aquellos cuya capacidad económica les permite desviar dinero a un plan privado de pensiones -a las claras, a los sectores más ricos o acomodados de la sociedad- hace que esos planes sean rentables. Abreviando, aquellos que proporcionalmente evaden más impuestos -tiran más del dinero negro- además reciben subvenciones del Estado para proteger su ahorro.

Por otro lado, y prácticamente cerrando ya el tema, Jairo habla de las motivaciones de un gobierno para tomar una medida tan impopular como esta. España (los españoles) tiene ahorrado en planes de pensiones en torno al 8% del PIB. Estados Unidos el 67,7% (5). La respuesta es bien simple, una vez hemos vivido un crash económico de la envergadura del problema de las sub-prime los bancos necesitan liquidez y los fondos de pensiones son un bocado muy apetitoso. Quien pueda negar que los poderes económicos y financieros no controlan a los gobiernos que lance la primera piedra, porque yo no lo haré. Da igual un socialista que un pepero, ambos tienen los huevos bien acariciados por un puñado de buitres y tiburones financieros, y lo demás es no querer ver la situación real de las cosas.

La exculpación de Zapatero y del PSOE radica en la siguiente cuestión: aparte de arrodillarse, ¿piensan hacer algo más?

Espero que des por contestada tu entrada y que haya arrojado un poco más de luz a tus dudas.

(1) http://www.elpais.com/articulo/economia/asalariados/espanoles/mileuristas/elpepueco/20071009elpepueco_8/Tes
(2) http://www.vnavarro.org/?p=5227
(3) http://www.seg-social.es/Internet_1/Trabajadores/PrestacionesPension10935/PensionesdelSeguroO10970/Vejez/index.htm#5137
(4) http://www.eleconomista.es/economia/noticias/1793870/12/09/El-Gobierno-fija-las-pensiones-minimas-para-2010-subiran-un-4-de-media.html
(5) OCDE. Estadística.

Leer Más

El Informe Económico. Parte II: La evolución económica reciente

Continuamos nuestra particular lectura del Informe Económico, esta vez en su capítulo I titulado “La Evolución Económica reciente”. De entre unas cuantas perlas he seleccionado las más destacables y las que, a mi juicio, expresan de una forma más decidida el marcado carácter derechista y neoliberal de Zapatero. Perlas como por ejemplo:

“La celeridad y contundencia de la respuesta conjunta a la crisis global por parte de los países del G-20 permitió estabilizar los mercados financieros en 2008 y amortiguar el fuerte deterioro de la actividad en 2009. Sin embargo tuvo como consecuencia un importante incremento de la deuda pública –de 20 puntos en la UE-27 y de hasta 31 puntos en el caso de Estados Unidos entre 2007 y 2010– y puso en cuestión, a nivel global, la capacidad de los Estados para devolver las cuentas públicas a una senda sostenible.”

Lo que nos quiere decir Zapatero con esto es en resumidas cuentas: Sí, les dimos dinero a los bancos, nos endeudamos y ahora hay que hacer una serie de ajustes -o reformas estructurales, que les llaman- que afectará principalmente a los asalariados y a los curritos de toda la vida, pero al fin y al cabo a alguien le tenía que tocar pagar este desaguisado ¿no?. Lo curioso de todo esto, es que Zapatero ya lo dijo hace unos meses:

“No es fácil, para un Gobierno, para cualquier Gobierno, dirigirse en estos términos a sus conciudadanos. (…) Son los mismos que nada han tenido que ver con el origen, el desarrollo y las fases de la crisis. Son, por el contrario, los que han sufrido sus consecuencias.Y son, ahora, los que mayoritariamente deben contribuir a los esfuerzos necesarios para corregir los efectos de la crisis “(1)

¿Y quienes son, le preguntamos a Zapatero, los que mayoritariamente deben contribuir a los esfuerzos? Él mismo contesta en su Informe:

“La mayor parte del empleo perdido se encuentra entre los asalariados menos cualificados (1,6 millones, un 82% del total), aquéllos que no han estudiado más allá de la educación obligatoria. Y, atendiendo al tipo de contrato, el colectivo más vulnerable ha sido el de los asalariados con contrato temporal (1,4
millones).”

Sin embargo la respuesta es errónea y, por supuesto, malintencionada. Se han perdido 1,6 millones de empleos poco cualificados, pero ello no quiere decir que los despedidos estén poco cualificados. De hecho un 44% de los universitarios realizan trabajos poco cualificados. Por tanto quizá el análisis más acertado sería el de decir que el sector productivo español requiere poca fuerza de trabajo altamente cualificada por lo que el despido afecta a trabajadores con bajos salarios -por su puesto de trabajo-, sin que en ello el nivel de cualificación influya de una forma determinante.

Y precisamente en esta oda a los postulados neoliberales, Zapatero parece jactarse de usar politicas keynesianas de cuando en cuando, de hecho no tiembla al afirmar que:

“Esta posición fiscal (de escaso endeudamiento de las Administraciones Públicas) les ha permitido, en 2008 y 2009, adoptar una agresiva política contra-cíclica y amortiguar el impacto primero de la crisis financiera y posteriormente sus efectos en la actividad y el empleo.”

La agresiva politica contra-ciclica ha consistido en inyectar dinero a los bancos y hacer el paripé del Plan E. Es cierto que Keynes dijo que había que gastar dinero en abrir zanjas para luego cerrarlas, pero obviamente era una metáfora; lástima que uno de los requisitos para ser Presidente del Gobierno no sea comprender las metáforas. Quizá si lo fuese el Plan E hubiese sido mucho más útil y efectivo, especialmente si estuviese acompañado de la creación de una banca pública que canalizase la financiación suministrada por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Precisamente sobre ese punto, el de la creación de una banca pública, debemos detener nuestra mirada al observar cómo -dice el informe-:

“Desde el estallido de la crisis financiera, ante la interrupción de los sistemas tradicionales de financiación del sector privado, el Gobierno ha tenido que realizar un esfuerzo adicional para cubrir las necesidades de financiación de la economía.”

Se reconoce en el Informe la necesidad de que el Estado intervenga en la economía a través del aporte de financiación, sin embargo ¿por qué no se creó una banca pública que colmase esas necesidades de financiación? La respuesta es muy sencilla: la biblia neoliberal no lo permite. El Estado sólo intervendrá para salvarle el culo a los grandes capitales o, en todo caso, para que estos grandes capitales se lucren gracias al altruismo estatal. Los créditos ICO existen, ¿por qué las empresas dicen que no llegan? Simplemente, porque su tramitación la lleva una entidad privada que estrangula la obtención de esos créditos. Por ello echamos de menos, una vez reconocida la necesidad de financiación de las empresas y particulares, la creación de un servicio público que satisfaga dicha necesidad. La Banca Pública es, a todas luces, necesaria.

Y por último me gustaría compartir con ustedes una frase que refleja fielmente la travesía neoliberal de las políticas de Zapatero:

“Estas reformas se añaden a un conjunto de actuaciones que también incidirán en la mejora de la competitividad como la transposición de la Directiva de Servicios, ó la liberalización de sectores tan relevantes como el energético o los servicios profesionales.”

Sectores tan relevantes como el enérgetico, del cual depende la actividad de la práctica totalidad de los españoles, debe estar en manos -según parece aceptar Zapatero- de particulares con intereses basados no en la mejora de las condiciones de los consumidores, sino que las pautas a seguir son las de rentabilidad y beneficio. El control democrático de los sectores estratégicos asegura colocar los intereses del conjunto del pais por encima de los vaivenes de un grupúsculo de aves rapaces y tiburones voraces; exigir eso, controlar democráticamente un bien fundamental, es, sin duda, algo que todos los ciudadanos de forma consciente debemos empezar a hacer. Porque a nosotros, a diferencia de a Aznar o Felipe González (quizá Zapatero espera lo mismo) no nos beneficia en nada la liberalización de un sector como el energético. (3)

Mañana, si nada lo impide, le echaremos un ojo al siguiente capitulo de las inenarrables historias y peripecias de la economía española según Zapatero.

(1) http://imagenes.publico.es/resources/archivos/2010/5/12/1273655964889discursozp.pdf
(2) http://www.economist.com/node/16994549?story_id=16994549
(3) http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=609464

Leer Más

El Informe Económico. Parte I: El prólogo

Me he propuesto un objetivo: analizar, aunque sea de forma superficial y somera, el Informe Económico confeccionado por el equipo de J.L. Rodríguez Zapatero (1). El Informe abarca más de cien folios divididos en 4 capítulos más un prólogo. Y precisamente el objetivo es analizar capítulo por capítulo el Informe. Y como no hay mejor manera de comenzar que, precisamente, por el principio, iniciamos nuestro particular análisis del prólogo. Que ustedes lo disfruten.

Nada más comenzar observamos cómo el Informe carece de utilidad por estar escrito desde el “deber ser” más que desde el “ser”. Me explico: a la hora de analizar los hechos, ZP prefiere contar lo que le gustaría que fuese la realidad, en lugar de exponer cómo es realmente la realidad. Para muestra un extracto del Informe:

“Posiblemente, lo más relevante, a modo de balance, de lo acontecido en la economía mundial en estos últimos doce meses es que ésta haya sido capaz de recuperar los niveles de actividad previos a la crisis, a la mayor crisis económica global conocida en 8 décadas.”

Una recuperación que no existe aún y que acto seguido se apresura a corregir

“aunque se trata de una recuperación lenta y desigual, en especial en la zona euro, donde no se alcanzarán los niveles de actividad previos a la crisis hasta 2012, y los niveles de empleo aún podrían demorarse más, de acuerdo con las previsiones del FMI.”

Otra de las ensoñaciones de Zapatero, y toda una declaración de intenciones -neoliberales, of course- es el siguiente párrafo que auna lo mejor de este gobierno del PSOE, falacias y sarna neoliberal -que pica, pero al parecer les da un gustirrinín…-:

“La crisis ha comportado un desafío de gran magnitud para los actores y los mecanismos de la gobernanza transnacional [...] es indiscutible que se ha avanzado en esa gobernanza y que, sin ella, las consecuencias de la recesión habrían sido mucho peores, tal vez incontrolables.”

No consigo comprender en qué sentido se ha avanzado en esa gobernanza y de qué forma es posible que la recesión fuese peor si el establishment hubiese metido aún más sus zarpas para “resolver” esta recesión cuyas consecuencias, gracias a la (no) intervención de la UE, son bien conocidas: destrucción de empleo, ajuste presupuestario, encarecimiento de precios y servicios públicos y ese largo etcétera que podría comenzar por el cercenamiento de las conquistas sociales historicas como las pensiones, por ejemplo.
Esa es la gobernanza transnacional que alaba Zapatero, la gobernanza de Davos, del G-20 y de los treinta empresarios en Moncloa. Esa es su gobernanza salvadora.

Apenas echandole un ojo al documento podemos comprobar cómo las famosas “dos tardes” de J. Sevilla fueron “dos tardes” con M. Friedman o Van Rompuy o D. Barroso o la mismísima M. Thatcher; sólo así, comprendiendo el nivel neoliberal del discurso de Zapatero podemos comprender la siguiente aseveración:

“[...] la evolución de la crisis no ha hecho sino poner de manifiesto, con toda evidencia, las consecuencias de las debilidades estructurales de nuestra economía, aquejada de un déficit de productividad ligado a la falta de formación, a la rigidez del marco de relaciones laborales y a la insuficiente incorporación de la innovación a nuestros procesos productivos [...]“

¿Falta de formación cuando el paro de la generación mejor formada -los jóvenes- es del 40%? ¿Rigideces en el marco de las relaciones laborales cuando el empresario dispone de despidos subvencionados y las ETTs pueden colocar gente en la práctica totalidad de sectores? La insuficiente innovación no debe ser un problema cuando se ha recortado la inversión en ella en 2010 y 2011 (2).

En esa misma linea, la que espero encontrarme a lo largo de todo el Informe -la neoliberal-, es el comentario sobre la reconversión de Cajas de Ahorros en Bancos, dice el presidente:

“El objetivo es que las entidades, las Cajas en particular, sean viables, gestionadas con criterios profesionales, con capacidad de obtener regularmente financiación, y de contribuir, en definitiva, a la capitalización del tejido productivo.”

Aquí hay que comentar, al menos, tres cuestiones: ¿Qué son criterios profesionales (no políticos), los de las inversiones de B. Madoff o los de G. Soros? Por otro lado, la capacidad de “obtener financiación” (¿Acaso han existido durante décadas sin financiación?) a costa de perder la función social de las cajas no puede ser, ni mucho menos, un criterio para que un socialista apruebe una ley así; aunque nada sorprende si entendemos que “contribuir a la capitalización del tejido productivo” es la única función de las Cajas de Ahorros. Siendo así ¿quien quiere Bancos?

También avisa Zapatero que

“al inicio de 2011 el Gobierno va a reformar las políticas activas de empleo con el fin de mejorar especialmente la empleabilidad de los trabajadores que han perdido su empleo.”

No he podido contener la risa cuando me planteaba el cómo contarles a mis allegados en paro que la formula de ZP para recuperar el empleo es precariedad y ceder protagonismo a las ETTs. Sinceramente, reía, pero por no llorar. Y como digo, avisa, cosa que muchos socialistas quizá le habrían agradecido (y España entera) unos años antes si nos llega a contar que todo lo que está destrozando es para tener contentos a los mercados. Pero es que esas cosas es mejor mantenerlas en silencio.

Pero no nos extraña, Zapatero nos tiene acostumbrados a esas idas y venidas, a esos giros inesperados -ironía, desde luego- que le dan más emoción a la política. Tanto es así que este país que poblamos, que años antes estaba “en la Champions League” necesita

“[...]este conjunto de medidas, iniciativas y reformas que estamos poniendo en marcha, no sólo queremos asegurar la superación de la crisis sino introducir todos los cambios necesarios para posicionarnos bien como país en este mundo mucho más exigente y competitivo en el que vivimos.”

¿Pero no estábamos mejor posicionados que los demás? (3)

Mañana espero poder ofrecerles más.

(1) http://imagenes.publico-estaticos.es/resources/archivos/2011/1/11/1294751777638Informe_Eco_Pre.pdf

(2) http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Gobierno/planea/recorte/ciencia/2011/elpepisoc/20100912elpepisoc_3/Tes

(3) http://www.elpais.com/articulo/economia/Zapatero/dice/Espana/mejor/preparada/afrontar/turbulencias/elpepueco/20080122elpepueco_6/Tes

Leer Más