Cuando rendirse no es una opción

Veréis, sabéis bien, como yo sé, que somos de los buenos. Quizá hubo un momento en que, como dijo Loquillo, fuimos los mejores. Pero no cabe duda que, en el transcurrir de los días y los actos, hemos sido de los buenos y, sin duda, mejores.

Hemos defendido, como los mejores, la legalidad, la transparencia y la democracia. Hemos batallado hasta decir basta y, sin embargo no es aún el momento de decir basta. He visto a pequeñas personitas convertirse en dictadoras profundamente democráticas, he visto a corderos atacar con la furia de los leones heridos pero lo más importante: he visto compañeros y compañeras.

He visto también importantes decepciones. Decepciones muy hondas que nunca pensé que se producirían. Junto a ellas, tímidos rayos de esperanza en la voz y oscuros manotazos de resignación y condescendencia. He visto, cual Juan en Patmos, un conjunto de inquietantes metáforas que se me han revelado en el peor de los momentos; en el momento en el que la integridad debió ser la seña de aquellos que incorporaron a sus cuñados o aquellos que incorporaron a sus hijos.

Sin embargo nada de eso sucedió. ¿Y, ante esto, ahora qué? ¿Qué hacer? Que diría Lenin. ¿Nada? Rendirse sin más, avocar al precipicio de la indignidad al único proyecto político capaz de plantear una alternativa al modelo neoliberal actual, no es una opción. No puede ser nunca una opción permitir la victoria de los más indignos.

La opción es otra. La única opción de dictadores y corderos es seguir en la brecha. En su brecha de lucha. Desde el frente que se prefiera, de la forma en la que se prefiera y con las armas que se prefieran. Pero luchar.

Decía un ilustre -uno de los más ilustres- que la única lucha que se pierde es la que se abandona. Yo no pienso abandonar y no pienso, por tanto, perder. Después de pensarlo profundamente, he decidido que me mantendré en la misma trinchera y, tirando de otro ilustre, mantendré apretados los dientes y decidida la barba. Mi invitación, mi llamado, es un canto de resistencia. De no abandonar la trinchera pues hacemos falta. Os pido continuar la lucha juntos, porque la batalla no ha hecho sino empezar.

La invitación queda hecha. Seguid a mi lado, ni delante ni detrás, porque tenemos que seguir.

No pasarán.

 

Leer Más

Algunas aportaciones a un pacto de gobierno. El caso de Armilla

Como muchos de vosotros y vosotras sabéis, Izquierda Unida de Armilla aprobó el pasado día 15 de Noviembre unirse al PSOE de Armilla en un pacto de cogobierno. Esta decisión fue aprobada por sólo un 53% de los afiliados con derecho a voto (es decir, se excluyen del cómputo los 4 afiliados que fueron dados de alta sólo dos días antes de la votación; las reflexiones acerca de lo democrático del proceso lo dejamos para otro post).

 

Durante dicha reunión se presentó un pacto de gobierno (que pueden descargar desde aquí) que coincidía -textualmente- en un 68,75% con las propuestas repartidas casa por casa por el PSOE tan sólo 8 horas después de la aprobación del pacto de cogobierno (también se puede descargar aquí). Durante esa reunión, insisto, se presentaron por parte de algunos militantes un documento alternativo para enriquecer ese futurible pacto. Ni que decir tiene que dichas medidas, mucho más transformadoras y que atacan los pilares de nuestra democracia, fueron rechazadas por “concretas”. ¡Ésa fue la excusa! ¡Un acuerdo de gobierno se mueve en líneas generales y no en cosas concretas! ¿Imaginan comprar una casa sin el plano, sin saber la distribución del espacio o la ubicación del inmueble sino sólo con una descripción somera de la misma? Pues algo así fue lo que se vino a decir, para dar carpetazo a esas propuestas presentadas.

 

Porque me siento identificado con ellas, creo que no es justo que se mantengan ocultas en un cajón. Por eso, procedo aquí a exponer el documento alternativo que se presentó y que fue radicalmente rechazado. Juzguen ustedes mismos si el pacto definitivo de gobierno de Izquierda Unida y PSOE de Armilla no es el peor de los pactos podidos conseguir por una fuerza transformadora y con poder suficiente para exigir cambios profundos, dejándo de lado el aspecto de que para pactar con el PSOE de Armilla qué menos que un pacto exigente, pero en fin, baratos nos vendemos a nuestros amiguitos de calle Libertad. En un partido serio, ya habría alguien de arriba exigiendo responsabilidades.

 

PROPUESTA DE LISTA DE EXIGENCIAS

  1. Transparencia

    DEL PLENO:

    Convocatoria de los plenos municipales, con toda la información disponible que entra en pleno, el mismo día de la convocatoria. Esta convocatoria se debe hacer como mínimo con 5 días naturales de antelación a la celebración del pleno. Los plenos ordinarios se convocarán con el horario seguido en la legislatura 2007-2011.

    Modificación de las siguientes competencias (Acta de 24 de Junio de 2011):

    GESTION ECONOMICO-FINANCIERA

    1.2. Operaciones de Tesorería cuando el importe acumulado de las operaciones vivas en cada momento supere el 15 por 100 de los ingresos corrientes liquidados en el ejercicio anterior, de conformidad con lo dispuesto en el Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, y siempre que su importe no supere el 5 por 100 de los recursos ordinarios del Presupuesto. (Antes era del 10%)

    CONTRATACION

    2.1. Las competencias como órgano de contratación respecto de los contratos de obras, de suministro, de servicios, de gestión de servicios públicos, los contratos administrativos especiales, y los contratos privados que de conformidad con la Disposición Adicional Segunda de la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector Públicos Municipal que sean competencia del Pleno Municipal, excepto los contratos de gestión de servicios públicos que excedan de un año (antes era de 5 años), siempre que su cuantía exceda del 20 por 100 de los recursos ordinarios del Presupuesto, ya que de conformidad con el art. 47.2.j) de la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local, la adopción del correspondiente Acuerdo exige un quórum especial.

    DEVOLUCIÓN A PLENO 2.2. Aprobación de Proyectos de Obras y Servicios cuando el Pleno sea el órgano de contratación o concesión y la competencia corresponda por delegación a la Junta de Gobierno Local, y cuando aún no estén previstos en el Presupuesto.

    PATRIMONIO

    DEVOLUCIÓN A PLENO 3.1. Todas las competencias en materia de adquisición de bienes inmuebles y derechos sujetos a la legislación patrimonial que corresponden al Pleno del Ayuntamiento, de conformidad con la Disposición Adicional Segunda de la Ley 30/2007, de 30 de octubre,

    DEVOLUCIÓN A PLENO 3.2. Todas las competencias en materia de enajenación del patrimonio que corresponden al Pleno del Ayuntamiento, de conformidad con la Disposición Adicional Segunda de la Ley 30/2007, de 30 de Octubre, de Contratos del Sector Público; con la salvedad de la enajenación de los bienes declarados de valor histórico o artístico, así como de los bienes tanto muebles como inmuebles cuya cuantía exceda del 20 por ciento de los recursos ordinarios del Presupuesto, al exigir la adopción del correspondiente Acuerdo quórum especial, de conformidad con lo establecido en el art. 47.2.m) de la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local.

    3.3. Todas las competencias en materia de concesiones sobre los bienes municipales que corresponden al Pleno del Ayuntamiento, de conformidad con la Disposición Adicional Segunda de la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector Público; excepto las concesiones por más de 6 meses, en cualquier caso. (Antes era por 5 años)

    DE LA DEDICACIÓN EXCLUSIVA DE LOS CONCEJALES:

    El número de concejales con dedicación exclusiva será de, como máximo, 6 (los mismos liberados que ahora).

    No habrá concejales con dedicación exclusiva sin atribuciones de gobierno.

    El monto total de salarios a distribuir entre los concejales con dedicación exclusiva, incluida la alcaldía, será de, como máximo 165.000 euros al año. (Reducción del 25% del monto total de gastos en salarios de concejales). [Una distribución podría ser: Alcalde 2.500; 2 tenientes de alcalde con 2.000 cada uno y tres concejales con 1.750 cada uno].

    Los concejales con dedicación exclusiva no cobrarán por la asistencia a pleno ni a comisiones ni por ningún otro concepto en el ejercicio de sus funciones, salvo dietas y transporte.

    DE LAS RETRIBUCIONES MENSUALES DE LOS GRUPOS MUNICIPALES:

    La dotación será de 300 euros por grupo municipal y 50 euros por concejal. (Se cambia la fórmula de 300 euros por concejal. (Reducción de 6.300 a 2.850 euros).

    CON ESTAS REDUCCIONES, TANTO DEL MONTO TOTAL DE SALARIOS COMO DE LO QUE SE COBRA POR GRUPO MUNICIPAL SE PODRÍA CONTRATAR A 6 PERSONAS CON UN SALARIO DE 1,229 EUROS BRUTOS EN 14 PAGAS.

    DEL PERIÓDICO MUNICIPAL

    Puesta en marcha del Consejo Local de Información en los términos de la moción impulsada por IULV-CA en la legislatura 2007-2011

    DE LAS ACTAS

    Las actas de Pleno, Comisiones informativas y demás órganos de gobierno, incluídas las empresas públicas, deberán ser dadas a conocer (publicar en web) con, como máximo, un mes de retraso sobre su redacción, incluso cuando estas estén pendientes de ratificación (caso de actas provisionales).

    DEL EMPLEO

    Bolsas de trabajo:

    En las bolsas de trabajo se primará el reparto del empleo (menos trabajo para trabajar todos).

    Los criterios de requisitos y puntuaciones de las bolsas de empleo deberán ser fijadas por una comisión compuesta por un miembro de cada partido con representación en el Pleno más otro miembro por el grupo municipal que ostente la alcaldía y los sindicatos (los sindicatos tendrán un miembro por sindicato con representación entre los trabajadores del Ayuntamiento más un miembro adicional atribuido al sindicato mayoritario). Las decisiones adoptadas deberán ser tomadas por consenso o, como mínimo, con el apoyo del 75% de los miembros. No se cobrará retribución alguna por la pertenencia a dicha comisión.

 

 

Leer Más

Lucha de clases en sentido de Pareto

Vilfredo Pareto fue muchas cosas en su vida. Italiano, economista, fascista y sociólogo. Probablemente fue otras muchas cosas más en su vida, pero las que más interesan aquí son las tres últimas: su faceta como economista, fascista y sociólogo.

Para comprender un poco por qué interesan esos aspectos de su vida conviene describir, de una forma del todo inexacta pero pedagógica los conceptos de lucha de clases y la eficiencia en sentido de Pareto. Finalmente tocaremos el tema del fascismo, subyacente en la visión de Pareto.

La lucha de clases se podría definir como la expresión de las contradicciones internas de un determinado modo de producción. La lucha de clases es la batalla que mantienen -unas veces de forma más evidente y otras menos- los oprimidos con los opresores por el cambio del statu quo. Así, los movimientos de liberación de tierras en la Edad Media era una expresión de la lucha de clases entre siervos y señores feudales; o las negociaciones salariales en la empresa moderna entre patronal y sindicatos. El objetivo de esta lucha de clases es desplazar el poder de unos en favor del de otros a causa del movimiento de estos otros. Por tanto, también es lucha de clases el forzar a un gobierno a destinar dinero a cubrir las deudas del capital financiero en lugar de destinarlo a las capas populares en forma de educación o sanidad.

Por otro lado nos topamos con el simpático término económico-social acuñado por Vilfredo Pareto: El de la eficiencia en sentido de Pareto. Este concepto nos dice que una situación será óptima (o eficiente en sentido de Pareto) si los demás no pueden mejorar si no es a costa de unos. Ejemplificando esto un poco: supongamos que existen tres individuos y cuatro plátanos. El plátano es un bien deseado por todos los individuos pero en el reparto de los plátanos el individuo A tiene tres plátanos, el B uno y el C ninguno. Esta situación sería pareto-eficiente (u óptima en el sentido de Pareto) dado que para que C tenga un plátano es necesario que A lo pierda. Del mismo modo ocurrirá para B y para A, que estos no podrán mejorar (tener más plátanos) sin que pierda otro. Eso es, en esencia, una situación pareto-eficiente.

¿Quien puede negar que el concepto de pareto-eficiencia no es el mejor de los conceptos económicos jamás inventados para la clase dominante? ¿Quién puede negar que A, beneficiado en el reparto inicial con más plátanos que el resto, estará muy conforme en que el mundo se organice en base a este concepto? Buena cuenta de ello se dieron los economistas del régimen para hacer de la eficiencia en sentido de Pareto la guía que debe regir el reparto de asignaciones. La justicia, la colmación de las necesidades, etc. no tienen sentido dentro del mundo económico neoclásico -dominante en nuestras escuelas y facultades-. El objetivo es alcanzar la eficiencia en el sentido de Pareto a través de intercambios simples, carentes de toda carga ideológica -y por ello, a la vez, repletos de ella-.

Y, como decíamos más arriba, sólo a un fascista se le pudo ocurrir tal estupidez. El mantenimiento del statu quo sólo puede ser promovido y defendido por un fascista. Y el concepto de pareto-eficiencia es el máximo exponente de una defensa institucionalizada del statu quo. ¿Cómo pueden las masas reclamar el poder si el poder ya está repartido y es un bien deseado por todos? ¿Cómo pueden los y las trabajadores y trabajadoras luchar por un mañana socialista a costa de desposeer a los capitalistas de su ganancia, si esta ya venía dada? No tiene sentido hablar de lucha de clases si el filtro que usamos es la eficiencia en sentido de Pareto y por eso fue rápidamente tomado por el establishment para sí este concepto. Por eso el fascismo se muestra en Pareto en su forma más descarnada, la de ser el peón del capitalismo. Ser, mientras este permanece en la sombra, su paladín más fiel. Su Paco el Bajo, para el señorito Iván de la obra de Delibes. Ese fascismo que dice “quietos, mirad para otro lado”. Tácticas qeu bien son usadas ahora también por el nacionalismo burgués catalán.

Por tanto conviene al joven estudiante de economía conocer, identificar y denunciar el verdadero sentido de la “eficiencia en sentido de Pareto” e incluso me atrevería a señalar a una amplia gama de profesores que ni siquiera se pararon a cuestionarse de qué iba realmente eso de la eficiencia paretiana.

 

Leer Más

Míster Armilla y Miss Armilla, solución estúpida

Un año más, el segundo tras un tiempo de vacío, Armilla “celebrará” su certamen para elegir a la Reina de las Fiestas con el “honroso título” de Miss Armilla. Esta tradición ha sido reinstaurada, cómo no, por el PP, su socio de gobierno IDEA, y el bochornoso apoyo de UPyD.

Ante la celebración de tan polémico evento surgen, como no podía ser de otro modo, los apoyos y las críticas. En los apoyos, por lo simple de su argumentación (es una cosa bonita, a las niñas les hace ilusión, siempre las ha habido, etc…), no me detendré porque caen por sí solos. El problema surge en las críticas.

En Armilla hemos tenido de todo, desde un sí crítico de la Asociación de Mujeres el Pilar (mayoritaria) cuya presidenta participó como miembro del jurado el año pasado -sí, no es una gran errata, la presidenta de una asociación de mujeres puntuó a las aspirantes a modelo de pueblo-; hasta el no de quienes lo consideran un acto machista y otra amplia variedad de críticas.

Surgen por tanto varias diferencias respecto al qué hacer. Regalar libros (como hizo la citada presidenta de El Pilar), no celebrar el evento o celebrar también un evento de hombres, Místers. En la parte del sí crítico (los libritos) no encuentro por dónde cogerlo, porque a mi forma de ver, ni sí crítico ni historias. O es sí o es no. Regalar un libro no deslegitima ni critica la organización del acto, por lo que incluiremos a ese sí crítico dentro del apartado “apoyos”.

Luego nos queda el de celebrar también concurso de Místers y el de no celebrar evento alguno, ni de Místers ni de Misses. Mi postura es que no se deben celebrar este tipo de actos y la razón es simple: pertenece, el acto, a un agregado más de ese conjunto ideológico que es el capitalismo. El acto de Místers y Misses es, en esencia, una expresión más de la reproducción de la dominación ideológica del capitalismo, de su hegemonía cultural en términos gramscianos.

En síntesis, un acto de este tipo lleva a reducir a hombres y mujeres -indistintamente- en mercancías, a ser capaces de ser medibles en base a criterios puramente estéticos y a generar en torno a eso todo un mercado y un modelo de vida cuyas bases son endebles y socialmente indeseables, simplemente basadas en la apariencia y despreciando totalmente las capacidades sociales del individuo. Ahí, precisamente reside su poder en términos de ideología: es el individuo (la Miss o el Míster) el que es aupado individualmente por “méritos” que sólo le son útiles a él. Es una elevación del individualismo que el sistema capitalista proclama. Carecen de sentido en este tipo de eventos los valores como la solidaridad, la capacidad de trabajo o la reflexión crítica, valores eminentemente sociales. Sólo, como conviene al capitalismo, tiene sentido el “yo”.

La celebración de eventos para Misses y también para Místers simplemente nos lleva a que el papel del individuo en la sociedad es sólo uno. Que ya no es necesario que sea sólo la mujer ama de casa y si acaso también una cara bonita, pues el hombre ya bien puede dedicarse a servir como cara bonita alejados, ambos, de los problemas que son generados por sus condiciones materiales de existencia (la vivienda, el trabajo, la vida social, etc.). El concurso de Misses y Místers es, en esencia, el aborregamiento social declarado.

Por tanto, sólo cabe la rebelión y el boicot contra un evento de tan marcado carácter de clase -de clase dominante, por supuesto-. Conviene salir pertrechados de las razones que más arriba exponía para animar al boicot contra este acto y para evitar que las futuras salidas que pudiesen plantearse sólo agravasen aún más el problema. Y esto es un toque de atención a los y las que tildan el acto de machista: una solución que iguale a hombres y mujeres de forma digna sólo puede ser a través del fin de dichos eventos y no un parche como la celebración de dos concursos que, en todo caso, igualaría -relativamente- a hombres y mujeres pero no como seres humanos sino como simples mercancías reproduciendo una vez más un individualismo atroz.

La única salida: el boicot.

 

Leer Más

Otra política económica de la recaudación. El Impuesto sobre el Consumo.

No estamos dispuestos aquí a contar el por qué de la subida del IVA. De hecho, la caverna mediática y otros sectores afines al socialismo tipo Almunia ya lo han hecho por nosotros. Que si España tiene uno de los tipos más bajos de Europa, que si el tipo reducido es un caso casi único en la UE, etc. Esos argumentos, que son rigurosamente ciertos, se pueden combinar con el de que el IVA es un impuesto con el que se recauda mucho. Ni un ápice de falsedad. Por tanto si el Estado necesita dinero -y no entraremos aquí en por qué necesita dinero, pues esto ya ha sido tratado aquí- ¿por qué no aceptar la subida del IVA? . A eso es a lo que voy a dedicar mis esfuerzos en esta entrada: a argumentar por qué recaudar más es posible sin tocar el IVA, o al menos tocando ciertas partes de el tributo. NOTA: ya indicamos someramente en otro post que desde el punto de vista macroeconómico era totalmente ineficiente subir el IVA.

En definitiva la intención del artículo es presentar una medida de política recaudatoria diferente, de corte postkeynesiana, sobre el consumo. A lo largo de este breve articulo tomaremos el papel del político que fija un objetivo, y del economista, que pone los medios para llegar a ese objetivo.*

En primer lugar justificar el por qué no se debe, bajo nuestro punto de vista, tocar el IVA. El argumento central es simple: el pago del IVA no le supone al rico en proporción el mismo esfuerzo que al pobre. Estamos ante un impuesto terriblemente regresivo. Si la crisis que no provocó la mayoría social va a tener que ser pagada por todos, qué menos que todos contribuyamos, al menos, con el mismo esfuerzo. Esta podría ser una razón de carácter político. La voluntad de nuestro político es distribuir la carga de la recaudación de una forma más progresiva.

Así pues, esta orden es llevada a los técnicos: un impuesto sobre el consumo que tienda a la progresividad, ya que el impuesto al consumo es de alta recaudación.

El problema, podemos intuir, es aséptico: hay que sacar dinero. El cómo es lo que define al político (y al economista).

Nuestra hipótesis de partida es simple: que quien más tenga, más contribuya (especialmente cuando el desmesurado poder de esos “que más tienen” ha sido el culpable de esta crisis). El problema entonces es identificar a quienes más tienen. Y no es una cuestión baladí. Desafortunadamente el poder económico ya nos es medible por la renta vía IRPF debido a la elusión fiscal y ni tampoco lo es el patrimonio pues este puede ser fruto de situaciones individuales pasadas mejores a la actuales, o puede ser enmascarado a través de sociedades u otros artificios legales. Lo que nos indica cuando una persona es rica o pobre realmente no es por tanto su renta o su patrimonio sino su gasto (y su ahorro, aunque no va a ser esa la cuestión en la que nos centremos en este caso).

De acuerdo con los postulados postkeynesianos el consumo es un campo finito. Es decir, existe un límite para todo el mundo. Nadie por tener más dinero compra más pan que otro, ni nadie por tener más dinero compra muchas más camisetas que otros. Supongamos que David, un hombre pobre compra 4 camisetas al año y Juan, un hombre diez veces más rico, 25 o 30, aun aceptando un disparatado número de compras, estas no van en proporción directa a su riqueza porque las necesidades sesacian. Es por esta razón que un impuesto sobre el IVA perjudica notablemente a las clases populares.

Pero es más, de acuerdo con la teoría postkeynesiana, los consumidores comen pan y no diamantes. Esto puede parecer una perogrullada pero tiene su importancia. Se establece así una división y jerarquización de las necesidades. El individuo medio se comprará un Ferrari, bienes de estatus, sí y solo sí, sus necesidades básicas están cubiertas.

Por tanto, uniendo ambos preceptos teóricos parece claro que el rico y el pobre no sólo no comprarán la misma cantidad de bienes -supuesto que comparte el IVA y que sirve de legitimante falso para decir que se contribuye indirectamente de forma proporcional- sino que tampoco comprarán el mismo tipo de bienes. Esto es rechazado por la ortodoxia neoclásica. O más que rechazado es no tenido en cuenta. Bajo el análisis neoclásico, un consumidor tiene un conjunto de preferencias no predeterminadas por las necesidades y, además, quiere cuanto más mejor -no saciabilidad de las preferencias-. Por tanto, según el análisis neoclásico, un rico puede estar obsesionado con el pan y comprar millones de barras si eso le hace feliz, igual que un pobre puede comprarse un Ferrari y no comer nada en años. Esta será la coartada que los economistas convencionales usarán para escabullirse entre sus insensateces teóricas.

Así pues, si aceptamos el supuesto postkeynesiano es posible identificar a aquellos que tienen más capacidad económica actual. Por tanto, una vez identificados es posible aplicar impuestos que graven actividades propias de aquellos individuos con mayor capacidad económica. Por ejemplo, gravando con un impuesto sobre el 100% la adquisición de vehículos de lujo, como Ferrari. Generalmente, aquellos que compran un vehiculo Ferrari tienen capacidad para comprar dos, por lo que el impuesto apenas perturbaría la compra-venta de vehículos de lujo. La misma actuación podría hacerse sobre la adquisición de yates o joyas de un determinado quilataje.

Estas medidas de política económica son simples de regular y efectivas en su recaudación. Sin embargo adolecen de dos graves problemas: requieren de un político que quiera distribuir progresivamente (que no de forma justa) la carga de la crisis y de un economista que haya estudiado algo más que teoría neoclásica. Desafortunadamente, la historia reciente parece habernos demostrado que ninguno de los dos partidos de gobierno en España, PP y PSOE -o equivalentes europeos- tienen entre sus filas a dicho político, como tampoco existe en la generalidad de los programas académicos de economía nociones básicas sobre teorías diferentes a la neoclásica.

La cuestión de la recaudación vía consumo, como hemos intentado explicar brevemente, no es por tanto única (no es imperativo subir el IVA, como asegura el establishment). Depende, siempre y en todo caso, de qué intereses sociales caminan tras las decisiones de política económica.

 

 

*Esta separación es ficticia, pues generalmente son los técnicos lo que le dicen al político qué hacer, siendo la ideología de los técnicos determinante, casi más que la del político; por esa razón rechazamos completamente el término tecnócrata como aquel que hace las cosas “bien” sin sesgo ideológico. El tecnócrata, como individuo, tiene una ideología que incide en su forma de actuar.

 

También publicado en Economía Crítica y Crítica de la Economía

Leer Más