Archivo

Archivos de marzo, 2012

Un nuevo tiempo político

Lunes, 26 de marzo de 2012

Esas han sido las palabras de Valderas tras el impresionante ascenso de IU y la dependencia que tanto PP como PSOE tienen ahora de esta organización. Sin embargo en esta entrada no procederé a hablar de los resultados electorales de Andalucía, Asturias o Granada, sino de Armilla. Lo que se pretende es poner de relieve algunas cuestiones que me parece importante analizar ante los resultados de IU en Armilla -presentes, pasados y futuros-.

IU en Armilla ha crecido. Un 31% para ser exactos. Aproximadamente la mitad que el crecimiento generalizado de IU en Andalucía. Esto puede ser debido a dos causas: una, que se partiese de un punto alto y crecer sea difícil; dos, que el crecimiento haya sido limitado sin más. La situación de partida de IU en Armilla era muy similar a la de Andalucía en su conjunto, por lo que deberemos adoptar la tesis del crecimiento limitado -siempre en términos relativos, crecer un 31% no es limitado en ningún caso-.

Sin embargo debo volver por mis fueros a la hora de hacer el análisis: IU tiene espacio por la izquierda y por la derecha. IU tiene margen más que suficiente para, en las municipales o donde se quiera, ser la tercera fuerza política en Armilla. Los votantes a la izquierda de IU -o alrededores políticos claros (EQUO y PACMA)- son unos 200 votos más. Y por la derecha, votantes del PSOE que “han visto la luz”, la proporción rondaría los mismos términos. Es decir un total de unos 400 votos más. Nos estaríamos situando en los 1100 votos que, francamente y sin oportunidad de gobernar y hacer cosas, son -a mi juicio- el techo electoral de IU en Armilla.

Pero evidentemente esos votantes no van a elegir a Izquierda Unida porque sí. Será una tarea del Consejo Político el decidir qué rumbo debe tomar IU y cual es el camino más idóneo para alcanzar ese techo. No corresponde aquí mostrar mi posicionamiento particular. Quienes me conocen lo saben, y también saben -o deberían saber- que mis planteamientos sobre qué hacer se discuten primero en los órganos de mi partido y luego ya veremos.

Lo que está claro es que se abre un nuevo tiempo político donde las ambigüedades no tienen cabida y donde explicar cada actuación debe convertirse en una prioridad de cara al electorado si es que IU, en algún momento, se plantea ser una fuerza política de calado en Armilla.

Armilla, Política , ,

Copago, ¿y eso por qué? II- Lo que hay detrás

Jueves, 22 de marzo de 2012

Después de contraargumentar el otro día las principales justificaciones economicistas sobre la “necesidad” del copago, quedé en deuda de explicar ahora el por qué es malo en sí el copago y qué ha hecho que en los últimos tiempos se venga poniendo de moda esta necesidad “imperiosa” de establecer el copago. Copago que, por cierto, en adelante será tratado como repago -pues en los impuestos ya va el pago por el uso de la sanidad-. Para el argumentario contra el repago aconsejo que se visite la web de Ángels donde se hace eco de un texto de Benach, Muntaner y Tarafa.

Argumentario contra el repago:

En primer lugar hablaremos de los aspectos directos de equidad. El asunto es simple: ante un repago hay siempre usuarios más afectados y menos afectados. Al ser una tasa fija sobre la utilización, la capacidad adquisitiva no tiene reflejo en el repago. Es decir: una renta baja paga igual que una alta, lo cual es, a todas luces, injusto pues la capacidad de acceso a la sanidad es proporcionalmente más cara para una renta baja que para una alta. Por tanto esto actúa de forma discrecional sobre quienes más suelen utilizar los servicios sanitarios, los ancianos y ancianas de rentas bajas. La medida es, por tanto, regresiva. Además, se institucionaliza el impuesto a la enfermedad, convirtiendo al enfermo en una especie de proscrito que “abusa” del derecho a sanarse.

Por otro lado también tiene mucha importancia, dejando al margen los aspecto éticos y de justicia social, el impacto que tiene sobre la demanda. El efecto psicológico del repago es brutal. Si se grava, aunque sea mínimamente, la atención sanitaria, se dejarán de lado las visitas rituales y de primera atención; fomentándose la automedicación y permitiendo un agravamiento de las enfermedades debido a que no se atajaron cuando eran incipientes. Esto es simple de demostrar: las visitas rutinarias al dentista son muy reducidas en proporción a las visitas rutinarias al ginecólogo o al urólogo. Ambas son necesarias, pero unas son “pagadas” y las otras no. Acudir al dentista cuando se tiene una muela picada que duele puede ser un problema; acudir al ginecólogo cuando te sangra la vagina puede ser, en determinados casos, algo de difícil solución. Es decir, con el repago se traslada el coste de una visita rutinaria a una intervención de mayor calado y, por tanto de coste. Como vemos, el efecto perverso que introduce el repago desde el punto de vista del gasto es también importante.

Además, deja en manos del paciente la decisión sobre si su enfermedad es lo suficientemente importante como para ir al médico o no. Esto supone trasladar, de facto, el sentido y la importancia del médico de familia.

Pero como los análisis y argumentos contra el repago están mucho mejor descritos en el texto que se propone de Ángels, procedo a continuación a tratar, con la sanidad como testigo, el proceso de descomposición provocado del Estado del Bienestar.

La tasa de ganancia (esto es, la proporción entre beneficios e inversión) dirige el mundo. Su caída provoca crisis y en ella surgen los intentos de su recomposición. Con el desmantelamiento del Estado del Bienestar no estamos sino ante un intento de recomponer el crecimiento de la tasa de ganancia. El método es sencillo.

Si cae la tasa de ganancia (que es una fracción) la forma de hacer que aumente es disminuir la inversión o aumentar los beneficios -no beneficios individuales, sino tomados desde un punto de vista colectivo o sectorial-. El método para aumentar beneficios es simple, bien se aumenta la tasa de explotación (se reducen costes laborales) o bien se desarrollan nuevos mercados. El colonialismo y el imperialismo son ejemplos clásicos de desarrollo de nuevos mercados que permitan tirar hacia arriba de la tasa de ganancia. La segunda guerra mundial, por ejemplo, fue otro nuevo mercado.

El capital, en condiciones normales no es creativo. Si la tasa de ganancia crece no hay porque complicarse la vida, que siga el juego. Sin embargo si la tasa de ganancia cae, entonces se encienden las alertas y se empiezan a buscar nuevas formas de obtención de beneficios. El colonialismo, el imperialismo, la segunda guerra mundial o el desarrollo de las hipotecas subprime no son más que ejemplos de cómo el capital busca nuevas formas de aumentar su rentabilidad.

Si han seguido con un mínimo de atención la parrafada anterior comprenderán a dónde voy. El Estado es un gigante que gasta en torno al 45% del PIB en los países del centro (los “desarrollados”). Y, eso, es un bocado muy apetitoso. No estamos ante una racionalización del gasto irracional. No estamos ante el ajuste real de las necesidades del ser humano. Estamos ante una acción natural del capitalismo. Esto del repago es capitalismo. No sólo niños muriéndose en África en guerras de coltán, no sólo fabricas manchesterianas del S.XIX donde se explotaba a hombres, mujeres y niños. El repago es otro recurso más del capitalismo. Un capitalismo que, por su propia dinámica es voraz y no entiende de barcos. Y como se deriva de lo que decía más arriba, la reforma laboral (aumento de la tasa de explotación, reducción de los costes laborales) es, de nuevo, una muestra más del funcionamiento simple del capitalismo.

Por eso no hay argumentario válido a favor del repago. Los intelectuales orgánicos del capitalismo sufren intentando “justificar” la necesidad del repago. Y sufren por una sencilla razón: porque cuando la verdad es tan evidente, intentar engañar se hace muy duro. Es el capitalismo, idiotas.

Economía, Política , , , , ,

Copago, ¿y eso por qué? I – Desmontando mitos

Martes, 20 de marzo de 2012

Verán, citando a Ramón de Campoamor, en este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira. Por eso generalmente cuando escucho aseveraciones con marcado carácter político acostumbro a desconfiar y pararme a pensar: ¿de qué color es el cristal con el que se mira al decir eso?

Recientemente he escuchado repetidamente, con ciertas modificaciones poco significativas, un par de declaraciones muy solemnes. El estado del bienestar es insostenible tal y como lo conocemos. El copago es necesario para asegurar el futuro de la sanidad. Y es curioso, porque automáticamente al decir eso la idea que se nos viene (o se me viene) a la cabeza es que el estado del bienestar debe retroceder. A poca gente, al oir esa premisa, se le ocurre pensar que es insostenible porque no sólo no es suficiente sino que, necesariamente, tendrá que ampliarse aún más o será insostenible el descontento popular. No.

La cuestión recae, tirando de otra grande de las letras como Campoamor, Karina, parafraseando a Manrique, en cómo cualquier tiempo pasado nos parece mejor. A eso nos han acostumbrado. Y otra cosa no, pero el hombre, de costumbres sabe vivir. Por eso sabe que reforma laboral implica pérdida de derechos, ajuste significa apretar aún más las tuercas y reforma del Estado del Bienestar significa descomponerlo. La historia permite observar cómo así ha sido, y cómo difícilmente se puede pensar en lo contrario. Por tanto, que en el imaginario colectivo ande la sombra de la destrucción más que la del reforzamiento del Estado del Bienestar es comprensible.

Lo malo de todo esto, de las reformas y de toda esta historia que nos cuentan y nos aplican, es su justificación implícita. Y digo implícita porque aún no he escuchado una argumentación consistente que valide el por qué de tales reformas. Sí que hay panfleto, e incluso falsos tecnicismos que no dicen nada; ah, y mucho criterio de autoridad. Pero poco más. Nadie ha sido capaz aún de justificar la necesidad del copago y su idoneidad. Y dudo mucho que nadie sea capaz de ello. Porque, simplemente, no hay justificación idónea. Sin embargo sí que hay justificaciones políticamente incorrectas, pero esa, como comprenderán, permanece oculta por su propia naturaleza.

Pero ya que estamos metidos en este lío, expongamos brevemente la inconsistencia de los argumentos visibles a favor de la disolución del Estado del Bienestar. Pediría de antemano perdón si abuso del economicismo, pero precisamente es el economicismo el que nos ha metido en estos debates por lo que, para contraargumentar, probablemente sea necesario tirar de cierto economicismo.

1º El uso de los servicios sanitarios es abusivo. Por tanto, se contiene la demanda a través de un impuesto que dificulte el acceso a la sanidad. No hay aseveración más falaz. ¿Es abusivo en base a qué? ¿Hay muchos enfermos? ¿Hay mucha gente que sin estar enferma va al médico? ¿Hay mucha gente que se pone a modo de cordón policial en las puertas de los centros de salud impidiendo el acceso? Analicemos eso críticamente.

Si hay muchos enfermos (es decir, mucha demanda “real”) la solución pasa por cualquier cosa menos por restringir la demanda. Si hay muchos enfermos lo lógico no es decir “pues que no haya tantos y, si los hay, que no vayan al médico”. Eso es esperable de cualquier dictadorzuelo chalado pero de un gobierno parlamentario… cuesta pensar que se deje llevar por esos cantos de sirena. Descartado ese asunto por su propia inconsistencia lógica, al siguiente.

Hay mucha gente que sin estar enferma va al médico y encarece enormemente el sistema sanitario. Se sobreentiende que si esa es la justificación, eso debe ser un hecho reciente (antes hablar de copago en España -recuerden a Hillary Clinton alabando el sistema sanitario español- era, como poco, de ciencia ficción). Sin embargo los datos no dicen que se saturan las consultas por gente que finge enfermedades, sino muy al contrario, se saturan por gente que realmente está enferma. Sólo así se comprende que, según los datos del ministerio, el gasto farmacéutico en España -público y privado- haya tenido un crecimiento muy superior al crecimiento de la población ajustado. Es decir, que hay más enfermos proporcionalmente (o más gasto en farmacia) con el paso del tiempo entre 2004-2009. De hecho, mientras que la población creció un 8,2% en ese período, el gasto farmacéutico medio ajustado creció un 19% aproximadamente. Ante esto, aún, quedan dos visiones: o que los enfermos estén enfermos de verdad o que los médicos receten sin ton ni son. Y, como comprenderán, ninguna de las dos alternativas son ajustables a través de la introducción del copago sino más bien a través de la educación sanitaria de unos y de otros.

2º El gasto sanitario es desproporcionado. Si alguien se atreve a decir que el gasto sanitario es altísimo y que hay que compensarlo con un impuesto, por muy injusto e ineficaz que sea, debería hacerse mirar los datos de gasto público frente al privado en sanidad y cómo desde 1983 comienza a caer progresivamente el gasto público desde el 85% hasta el 73% actual. Es decir, que el peso relativo del Estado en el gasto en sanidad está siendo menor año a año. Y si lo miramos desde la única vertiente del Estado, el gasto público en sanidad es del 6,1% del PIB. Apenas tres décimas por encima de lo que gasta la media de la OCDE y bastante por debajo de lo que gasta Bélgica, Canadá, Francia o Alemania, por lo que es muy difícil hablar de “sobredimensionamiento”.

Por tanto queda desmontado el pobre argumentario a favor del copago y mañana (o en los próximos días) entraremos a ver qué hay detrás del copago y cuales son los principales argumentos en contra (más allá de los contraargumentos hacia sus defensores).

 

 

 

 

Economía, Política , ,

UPyD Armilla o la esquizofrenia hecha política

Miércoles, 14 de marzo de 2012

Normalmente no me gusta que me tomen el pelo -y a mi anterior entrada me remito-. Ni tampoco me gusta que le tomen el pelo a los demás. Y lo de UPyD de Armilla ha venido siendo una tomadura de pelo durante mucho tiempo pero desde hace unos días esa tomadura de pelo ha rayado lo inaceptable. Pero antes de ir a la gota que colmó el vaso, vamos a hacer un breve repaso sobre cómo el vaso llego a estar lleno a rebosar.

UPyD de Armilla nació como tantas otras asambleas de UPyD gracias a la actividad de gente que se creyó el discurso de Rosa Díez y que creían necesario cimentar ese proyecto político en su municipio. Dado que el nombre de José Antonio Martínez ha sido paseado por toda Armilla no creo que haga mucho daño más citándolo aquí. Nuestro hombre, el que hacía reuniones para fundar UPyD en Armilla en las que estaba prácticamente solo, logró topar con un popular personaje que había sido expedientado en el PSOE por anunciar que sería candidato a la alcaldía dentro del PSOE. Bolero. UPyD en Armilla celebró sus primarias y, oh sorpresa, José Antonio -y todo su sector de fieles al partido- fue desbancado tanto de la candidatura a la alcaldía como de la coordinación local, dejando a los revanchistas armilleros (gente que su único fin político es vengarse contra el PSOE) con el control del partido.

Así pues, por no emborronar mucho las cosas quedan como sigue: Un puñado de gente dolida contra el PSOE se meten en tromba en un partido pequeño para controlarlo y hacer lo que le venga en gana. Y eso quizá hubiese sido posible en un partido de poco caché, pero en UPyD, tan centralistas ellos, salirse del redil (de lo que dice Rosa Díez) es harto difícil. Sin embargo Armilla ha demostrado que UPyD puede ser tan casa de grillos como cualquier otro partido. En otras palabras, UPyD Armilla y Partido de Hooligans Anti-Socialistas con Muy Poca Vergüenza vienen a ser lo mismo.

De este modo llegamos a las elecciones municipales. Al PSOE, con mayoría simple, le hacía falta la abstención o el apoyo de UPyD, lo cual era lo esperado pues las consignas a nivel nacional de ese partido era que se apoyase al más votado (PSOE). Sin embargo, Gerardo Sánchez en un alarde de idiotez difícilmente superable, ocultó estar imputado por delitos contra la administración y le proporciona a Bolero y cía la oportunidad de entregarle a PP la alcaldía. Hasta ahí todo más o menos “normal”.

Pero el divorcio ideológico entre UPyD y el Partido de Hooligans comienzan al día siguiente de la investidura de Ayllón como alcalde. Bolero logra ser el único concejal de la oposición “liberado” y deja en entredicho la idea de su partido de “suprimir gastos superfluos”. La enfermedad de la esquizofrenia upydiana acaba de hacer su primera aparición. Y se va a agravar.

El pasado mes de Febrero se votó en pleno la aplicación de las medidas de ajuste en el IBI que el PP a nivel nacional había aprobado. PSOE, IU y UPyD -entre otros- votó en contra de dichas medidas en el Congreso de los Diputados. En Armilla, sin embargo no fue así. UPyD votó a favor. Otra demostración de que UPyD en Armilla viene haciendo lo que le sale de donde todos ustedes saben.

Por otro lado, el último pleno de este mismo mes, tuvo una votación un poco peculiar. El PSOE llevó una moción contra la reforma laboral -reforma contra la que UPyD en Madrid votó-. ¿A que no adivinan la orientación de voto de Bolero y cía? Pues sí, votaron en contra de la moción; es decir a favor de la reforma. También llama la atención que Bolero, siendo sindicalista de CCOO, vote a favor de una moción que ha provocado que su sindicato convoque una Huelga General. Pero en fin, la esquizofrenia, como digo es ya galopante.

Pero dejemos de lado la vertiente externa de la esquizofrenia upydiana (UPyD-España Vs UPyD-Armilla) y centrémonos en la vertiente interna. UPyD-Armilla Vs UPyD-Armilla.

Remontémonos a los albores de las elecciones municipales cuando Plataforma 48 propuso un debate electoral. UPyD Armilla lo rechazó porque, textualmente, “no se emitía en Radio Armilla”. Cosa que era bastante difícil ya que Radio Armilla, literalmente, no existía. No fue hasta unos cuantos meses después de aquel debate cuando Radio Armilla comenzó a emitir. ¿No es de locos esa actitud? Poco después UPyD incorporó en su programa la recuperación de Radio Armilla para dar cobertura a los plenos municipales y para facilitar la participación y la información ciudadana. No se pierdan ahí porque es importante el asunto. Repito: UPyD quería que Radio Armilla sirviese para retransmitir los plenos.

Pues bien, a principios de año el PSOE presentó una moción que era una copia barata de la que ya presentó IU y que se basaba en aquello que UPyD quería: que Radio Armilla cubriese los plenos municipales. Pues verán, en comisión informativa, UPyD votó en contra de dicha moción, por lo que no llegó a pleno. Votó en contra de lo que llevaba en su programa. ¿Es eso serio? Una cosa es hacer cosas que no estan en el programa, y otra cosa muy diferente es votar en contra de tu programa. Eso es, simplemente, de gente con muy pocas ideas en la cabeza.

Poco después, su socio, el PP, se inventa un decreto que impide grabar los plenos. Es decir, pasan de negarnos un debate porque no se radia a aceptar que, no sólo no se radien los plenos sino que, además le bailan el agua a quien impide que los plenos se graben y se difundan. ¿No es como para ponerlos en tratamiento?

Pero que ahí no queda la cosa. Se ve que el asunto llegó a oídos de alguien con algo de poder y con un poco de raciocinio en UPyD y les obligó a presentar una moción que pidiese que se estudiase que, si en algún momento, quien sabe si mañana, pasado o dentro de mil años, se dan las condiciones técnicas, económicas, políticas, medioambientales y de alineación de tropecientas galaxias en torno al cinturón de Orión, entonces, se procediese a grabar los plenos y emitirlos por Radio Armilla. Es decir, una moción que buscaba limpiarle la cara a un enfermo demencial y esquizoide que ha tirado por la borda cualquier atisbo de racionalidad pero que no se comprometía a absolutamente nada. Claro, la moción se aprobó por unanimidad porque como no decía nada… aquí paz y después gloria.

Pero aún tuvimos tiempo de disfrutar de otra recaída en su enfermedad cuando, en el mismo pleno, el PSOE propuso una moción que retirase el decreto-mordaza y que, por tanto, se pudiesen difundir los plenos y, ¿adivinan? UPyD voto en contra de esa propuesta. En el mismo pleno -no ya en dos meses diferentes sino en apenas 20 minutos- UPyD votó con diferente pronunciamiento sobre el fondo de una misma cuestión. ¿No es como para pedir ayuda urgente? ¿En manos de qué llave de gobierno estamos?

A mí sólo me queda ruborizarme, avergonzarme de este mi municipio.

12 minutos. 80 céntimos.

 

 

 

Armilla, Política , , ,

Manifiesto contra la represión en Siria

Lunes, 12 de marzo de 2012

Me pasa Jesús Sancho y Juan Ramón Martín un manifiesto que considero interesante y que, con la vocación de darle difusión al asunto procedo a compartir desde mi blog. A leerlo y a firmar aquí.

Condenamos la represión en Siria

Esta iniciativa parte de Jesús Sancho Revilla, militante del PCE de Burgos, y Juan Ramón Martín Menoyo, simpatizante de Izquierda Unida, que, a título individual, suscribimos este manifiesto hoy, 4 de marzo de 2012. Animamos a todo el que quiera a firmar el documento, tanto a título individual, o de manera colectiva como organizaciones o partidos políticos.
Desde diciembre de 2010 hasta la fecha, ha irrumpido inesperadamente en el escenario internacional la primavera árabe. Evidentemente, las circunstancias históricas, culturales, religiosas y políticas que se dan en países como Túnez, Egipto, Marruecos, Bahrein, Jordania, Libia, Argelia, Yemen, Arabia Saudí o Siria son diversas, pero es indudable que comparten también elementos muy importantes, uno de ellos el hartazgo de la mayoría de su población, ante unos regímenes brutalmente dictatoriales, que han practicado arbitraria e impunemente la represión y la corrupción durante décadas. Estos regímenes asumían que podrían seguir pisoteando la dignidad, y los deseos de justicia y libertad de sus compatriotas indefinidamente. Pero de repente la gota colmó el vaso de una ciudadanía árabe hastiada, y las revueltas, manifestaciones e insurrecciones, a veces pacíficas a veces violentas (cuando las autoridades han insistido en la represión); aún con seguimientos y ritmos dispares, se han extendido de manera inexorable desde Túnez a Bahrein.
La diversidad cultural, política y religiosa no ha impedido que los árabes se hayan levantado como un solo pueblo, en un ejemplo irrepetible de dignidad colectiva frente a la tiranía. La solidaridad y colaboración entre los revolucionarios egipcios, tunecinos, bahreiníes, libios, yemeníes o sirios sientan un emocionante precedente, que ha inspirado y posiblemente inspirará futuras movilizaciones de ámbito global. Es evidente, sin embargo, que han existido, existen y existirán intereses espurios, injerencias, y manipulaciones de distintas potencias para redirigir las primaveras árabes en la dirección que conviene a sus intereses. Pero no puede haber discusión en el carácter genuinamente popular de las insurreciones árabes. Los regímenes en la mayoría de los casos habían eliminado la mayor parte de la oposición organizada, por lo que las revoluciones han estado protagonizadas por ciudadanos anónimos que se han movilizado espontáneamente con medios escasos, y han ido adquiriendo una organización básica mientras las protestas se iban desarrollando y extendiendo. No era esperable, por ello, que en menos de un año se crearan movimientos políticos con un discurso, programa, y organización lo suficientemente sólidos para llevar a cabo las transformaciones necesarias en estos países, pero cabe esperar que esa asombrosa energía, valor y organización popular sean el fermento de esas necesarias nuevas organizaciones políticas.
Es claro, que existen y existirán muchas dificultades, como la mencionada carencia de una organización política, las injerencias externas, o el intento de elementos de los regímenes anteriores en mantener la estructura de poder y evitar los cambios que reclama la mayoría del pueblo árabe. Precisamente por eso consideramos que es un deber moral reafirmar nuestro apoyo y solidaridad con los que defienden la dignidad, justicia y libertad, porque son de los nuestros.
En el caso de Siria, el recrudecimiento de la represión, como indican los criminales asedios con armamento pesado de ciudades como Homs, Hama y Dera´a, exigen un pronunciamiento contundente de los que nos identificamos con la lucha del pueblo sirio contra la tiranía del régimen. Los abajo firmantes queremos hacer constar nuestra más absoluta condena ante la brutal represión que se vive en Siria y que ha dejado gran cantidad de muertos. Las cifras varían según sean la fuente que proporciona los datos, pero con toda seguridad asciende ya a varios miles de personas, siendo en su mayoría sirios desarmados. A pesar de los innumerables llamamientos desde distintos organismos como la ONU, asociaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y distintos gobiernos al presidente Bashar Al Assad para que aplique reformas y cese la represión, ésta continúa y se intensifica.
Así como en su día muchos rechazamos y condenamos el brutal bombardeo de Israel sobre Gaza en la operación “plomo fundido”, que dejó más de 1.400 muertos palestinos, entre ellos 400 niños; hoy también rechazamos y condenamos la represión que el ejército sirio comete contra la población civil que se manifiesta pidiendo cambios políticos y sociales. No se puede decir lo mismo de EEUU y la mayoría de los países de Europa, que si bien hoy condenan la represión en Siria, no actuaron ni de lejos de la misma manera cuándo Israel bombardeó Gaza, mostrando así claramente su doble moral de callar ante los crímenes de los aliados y alzar la voz ante los crímenes de los países incluidos en la “lista negra”.
Del mismo modo, queremos dejar claro que en ningún caso apoyamos o apoyaremos una intervención militar en Siria, ni las injerencias que se están llevando a cabo por parte de EEUU y Arabia Saudí. Debe ser el propio pueblo sirio quien decida cómo quiere gobernarse, sin represión, sin interferencias. Consideramos en la práctica imposible que el pueblo sirio pueda pronunciarse y decidir su futuro libremente si Bashar Al-Assad y su régimen permanecen en el poder, por lo que consideramos que la única salida para evitar una guerra civil extremadamente cruenta es que renuncie como hicieron Mubarak y Ben Ali, para así favorecer una transición hacia un sistema político que recoja las legítimas aspiraciones de justicia, dignidad y libertad de los sirios. No queremos una transición tutelada por las estructuras del régimen con apoyo de EEUU (como está pasando en Egipto), quien pretende imponer sus tiempos y políticas al margen del pueblo.
También criticamos el silencio cómplice de Rusia y China y la utilización del derecho de veto que tienen en la ONU. Consideramos que ambos países deben actuar con responsabilidad y presionar a Siria para que cese la represión en vez de protegerla y armarla.
Por tanto, rechazamos las injerencias de EEUU, Arabia Saudí, Rusia o China, así como una posible intervención militar y condenamos la represión y la violación de derechos humanos que se está llevando a cabo en Siria por parte del régimen.
Asimismo, reclamamos la expulsión del Embajador de Siria en Madrid, ya que en una coyuntura como la actual, su presencia, lejos de favorecer iniciativas para el cese de la represión, sirve sólo para que personas relacionadas con la misión diplomática lancen veladas amenazas de actuar contra los sirios que protestan frente a la embajada y también contra los familiares de los mismos, residentes en Siria.
Finalmente, queremos manifestar nuestra solidaridad con las víctimas, los heridos, los detenidos, los exiliados y las personas de diversas ideologías, etnias y confesiones que se manifiestan; unidas todas ellas por su oposición al régimen y en defensa de la dignidad, justicia y libertad de los sirios. Les animamos a que prosigan el proceso de unidad en torno a un bloque opositor al régimen con una organización y discurso cada vez más sólidos y con capacidad de movilizar a más ciudadanos. Son muchos los retos que se le presenta a la sociedad siria y consideramos fundamental en este momento la unidad de acción de la oposición para la consecución de las legítimas aspiraciones de la mayoría de la población. Asimismo os animamos a participar en las manifestaciones que se están produciendo en España (organizadas por la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio) y a colaborar en la campaña de envío de ayuda humanitaria que organiza la misma asociación.
Si os identificáis con el manifiesto, rellenad por favor los siguientes campos que se incluyen abajo.
¡VIVA SIRIA LIBRE!. DIGNIDAD, JUSTICIA Y LIBERTAD.
Para firmar, aquí:

Política ,

La politización se demuestra andando

Jueves, 8 de marzo de 2012

No acostumbro yo a meterme con la soberanía de cada organización a hacer lo que estime conveniente en aquello que le plazca. Y pretendo no hacerlo con esta entrada en el blog que ya iba cogiendo más polvo del necesario.

El asunto quizá sea nimio, sin importancia. Pero merece unas líneas y especialmente para aquellos que, como yo, aun se creen que aquello de la cuestión de género es muy importante en la lucha por un futuro mejor. Tanto es así que, cuando en esta materia se patina, conviene poner algunos asuntos sobre la mesa, aunque solo sea por invitar a la reflexión.

Como imaginareis aquí se va a hablar de género y de política. Y qué mejor forma de aunar ambas cosas que hablando sobre las 13 Rosas. Sí, pero no aquellas que murieron en el marco de la Guerra Civil, sino aquellas otras que nacieron hace bien poquito aquí en Armilla. La Asociación de Mujeres las 13 Rosas. Dejaremos lo del nombre para otro momento (porque da para una entrada) y vayamos al lío.

Veréis, las 13 Rosas es una asociación que se formó -oficialmente- para renovar el movimiento feminista en Armilla, distanciándose así de la Asociación de Mujeres el Pilar -que, por cierto, cumplió su 19º Aniversario hace bien poquito-. Digo que oficialmente iba a renovar el movimiento feminista en Armilla porque esa es su versión. La mía es bien diferente.

María Ruiz, presidenta del Pilar, ha sido durante muchos años -queriéndolo o no- el adalid político del PSOE de Armilla en materia de género. En otras palabras: el PSOE se contentaba con tener en su órbita a la asociación El Pilar. Pero la órbita se rompió por desavenencias personales y políticas entre la dirección del PSOE y María Ruiz. Así pues El Pilar era ahora -desde hace un año en adelante más o menos- mucho más políticamente autónomo. Por tanto, y sumando dos más dos, al PSOE le hacía falta una “renovación feminista asociativa” y las 13 Rosas tomaron forma. Esta disertación obviamente tiene mucho de subjetivo y muy poco de objetivo. En mi descargo diré que la presidenta de Las 13 Rosas fue concejala en la anterior legislatura del PSOE, que en su junta directiva hay personas afiliadas al PSOE y a las JSA y que su presidenta de honor es la primera concejala de Armilla. Quizá eso no sea suficiente.

Y por eso traigo aquí la chispa que ha prendido la llama del “y el más difícil todavía”. Resulta que veo cómo Las 13 Rosas han montado un coloquio en esta semana para hablar sobre los efectos de la reforma laboral en las mujeres. Hasta ahí todo normal. El paso siguiente es ver quienes son “los artistas invitados” y, oh sorpresa, nos deleita con su visita la secretaria general y candidata por el PSOE de Granada a la Junta de Andalucía Teresa Jiménez. Casi ná.

No es que yo me vaya a meter en quien puede traer una asociación o quien no puede traer pero duele ver cómo se niega hasta la saciedad el objetivo “oficioso” de la asociación y se hacen cosas como estas. Como decía Michael Corleone en El Padrino: “no me digas que eres inocente, porque eso insulta mi inteligencia, y no me divierte”.

Que cada palo aguante su vela.

Armilla, Política ,