Que aplauda el Che girando las manos en el aire

La mayoría de la gente utiliza sus blogs para decir chorradas que sólo le preocupan a ellos mismos, cuyo impacto social es por tanto limitado pero que tiene un efecto balsámico sobre sí mismo realmente potente. Los blogs son sin duda psicólogos baratos de 24 horas. Siempre están dispuestos a ayudarte y soportan prácticamente cualquier tipo de sandez. Además, cuando uno termina, se siente reconfortado. Siendo así, procedo a comenzar mi terapia.

Me he cansado del buenrollismo. Nunca fue mi punto fuerte, la verdad. Pero comienzo a estar realmente harto. La multiculturalidad, el respeto a la diferencia, la tolerancia… Verdades liberales del siglo XXI. Y como todo lo liberal, me repugna. No digo que no haya más cultura que la europea-anglosajona y que haya que exterminar a las otras, no digo que no haya gente que no piense diferente y que haya que eliminar a los que piensan diferente. Ni me atrevo siquiera a decir que la intolerancia sea un patrón de convivencia bueno. En todo eso debe haber un “sí, pero”.

Sí a la multiculturalidad, pero no a aceptar conductas culturales salvajes, como la ablación. Que sean otros los que adopten a un caníbal, no yo. Sí a la diferencia, pero que ésta nunca se mueva en el ámbito del poder. Y no a la tolerancia gratuita. Al enemigo, ni agua. Y si pide, polvorones. (más…)

Leer Más