Yo me cago en el dialogo social

Invito a todos los que lean esto a presentar sus posaderas sobre el dialogo social y defecar en él, con gusto, gracia y de forma distendida. Nuestro amado -por patronal y sindicatos- dialogo social, esta costando parados día a día, y la repercusión familiar que esto tiene (gran articulo de Oscar). El dialogo social no es mas que el soplapollismo hecho institución. Un puñado de mequetrefes (que dicen ser representantes del trabajador) se reunen, les piden por favor a la patronal que, “por favor, no roben tanto y que, si lo hacen, no sea de forma tan descarada vaya a ser que el currela -el verdadero iluso y perdedor del asunto- se revolucione” o algo por el estilo. Estos son nuestros representantes y defensores de nuestros derechos laborales.

Esta panda de impresentables y vendidos son aquellos que con Felipe González tragaron lo intragable y que ahora piden un esfuerzo colectivo para salir del paso. No, miren, el esfuerzo -por parte del trabajador- ya se ha hecho durante mas de cinco mil años. Es hora de que el esfuerzo venga del otro lado y, además, exigirlo con el puño en alto y la voz bien fuerte. Somos más y mejores.

Su estrategia, la sindical, dista mucho de ser una estrategia de clase. Es una estrategia parasitaria, aguantar como se pueda, porque aquí hay dialogo social.

Los camaradas franceses salen a la calle por un mísero -en España, al menos, es un mísero- 7% de paro, nosotros vamos ya a por el 14% a marchas forzadas. Sin embargo nuestra respuesta, la de nuestros sindicatos y la del señor Alonso -portavoz del PSOE-, es extinguir toda posibilidad de huelga. La huelga lógicamente seria perjudicial para el PSOE y para los capitalistas pero, ilógicamente, los que se oponen son los sindicatos de trabajadores. Algo malo pasa. Y ese cáncer -esa maldad- se llama dialogo social. Nunca el capitalismo a dado nada al trabajador, ¿que nos hace pensar que en algún momento eso pueda cambiar? Debemos enseñar los dientes. Hay actualmente 3.327.801 trabajadores que nada tienen, ¿que pueden perder? Nada tenemos, nada perderemos. La calle debe ser del trabajador, la calle debe ser comunista.

No nos confundamos, nada bueno podemos esperar de los demócratas burgueses, ni de ellos, ni de su burocracia, ni de su sistema económico. No hay tiempo para mas dilaciones, debemos actuar ya. Hay que dar un golpe de timón y plantear nuestros credenciales. La fuerza del trabajo es nuestra y sin nosotros no son nadie.

Si nuestros sindicatos nos venden y nos apagan, desconfiemos de ellos. Debemos depositar nuestra confianza en la única fuerza política que se ha movilizado y se movilizara por el trabajador, el Partido Comunista e Izquierda Unida. El sindicalismo -o al menos esta burda farsa sindical- debe ser depurada por los propios trabajadores y por el Partido que los defiende. No hay otra salida a la crisis que la salida marxista. Si queréis podéis seguir poniendo parches, pero la estructura caerá. Si alguna vez decidís levantar un nuevo edificio diferente a este tan podrido, contad conmigo.

Ya os he lanzado mi invitación, no os apretéis el cinturón, ya lo hemos hecho durante largo tiempo. Es hora de soltárselo y cagar con gusto.

Desde Siberia con honor.

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Share on FriendFeed
Bookmark this on Delicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>