El Informe Económico. Parte II: La evolución económica reciente

Continuamos nuestra particular lectura del Informe Económico, esta vez en su capítulo I titulado “La Evolución Económica reciente”. De entre unas cuantas perlas he seleccionado las más destacables y las que, a mi juicio, expresan de una forma más decidida el marcado carácter derechista y neoliberal de Zapatero. Perlas como por ejemplo:

“La celeridad y contundencia de la respuesta conjunta a la crisis global por parte de los países del G-20 permitió estabilizar los mercados financieros en 2008 y amortiguar el fuerte deterioro de la actividad en 2009. Sin embargo tuvo como consecuencia un importante incremento de la deuda pública –de 20 puntos en la UE-27 y de hasta 31 puntos en el caso de Estados Unidos entre 2007 y 2010– y puso en cuestión, a nivel global, la capacidad de los Estados para devolver las cuentas públicas a una senda sostenible.”

Lo que nos quiere decir Zapatero con esto es en resumidas cuentas: Sí, les dimos dinero a los bancos, nos endeudamos y ahora hay que hacer una serie de ajustes -o reformas estructurales, que les llaman- que afectará principalmente a los asalariados y a los curritos de toda la vida, pero al fin y al cabo a alguien le tenía que tocar pagar este desaguisado ¿no?. Lo curioso de todo esto, es que Zapatero ya lo dijo hace unos meses:

“No es fácil, para un Gobierno, para cualquier Gobierno, dirigirse en estos términos a sus conciudadanos. (…) Son los mismos que nada han tenido que ver con el origen, el desarrollo y las fases de la crisis. Son, por el contrario, los que han sufrido sus consecuencias.Y son, ahora, los que mayoritariamente deben contribuir a los esfuerzos necesarios para corregir los efectos de la crisis “(1)

¿Y quienes son, le preguntamos a Zapatero, los que mayoritariamente deben contribuir a los esfuerzos? Él mismo contesta en su Informe:

“La mayor parte del empleo perdido se encuentra entre los asalariados menos cualificados (1,6 millones, un 82% del total), aquéllos que no han estudiado más allá de la educación obligatoria. Y, atendiendo al tipo de contrato, el colectivo más vulnerable ha sido el de los asalariados con contrato temporal (1,4
millones).”

Sin embargo la respuesta es errónea y, por supuesto, malintencionada. Se han perdido 1,6 millones de empleos poco cualificados, pero ello no quiere decir que los despedidos estén poco cualificados. De hecho un 44% de los universitarios realizan trabajos poco cualificados. Por tanto quizá el análisis más acertado sería el de decir que el sector productivo español requiere poca fuerza de trabajo altamente cualificada por lo que el despido afecta a trabajadores con bajos salarios -por su puesto de trabajo-, sin que en ello el nivel de cualificación influya de una forma determinante.

Y precisamente en esta oda a los postulados neoliberales, Zapatero parece jactarse de usar politicas keynesianas de cuando en cuando, de hecho no tiembla al afirmar que:

“Esta posición fiscal (de escaso endeudamiento de las Administraciones Públicas) les ha permitido, en 2008 y 2009, adoptar una agresiva política contra-cíclica y amortiguar el impacto primero de la crisis financiera y posteriormente sus efectos en la actividad y el empleo.”

La agresiva politica contra-ciclica ha consistido en inyectar dinero a los bancos y hacer el paripé del Plan E. Es cierto que Keynes dijo que había que gastar dinero en abrir zanjas para luego cerrarlas, pero obviamente era una metáfora; lástima que uno de los requisitos para ser Presidente del Gobierno no sea comprender las metáforas. Quizá si lo fuese el Plan E hubiese sido mucho más útil y efectivo, especialmente si estuviese acompañado de la creación de una banca pública que canalizase la financiación suministrada por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Precisamente sobre ese punto, el de la creación de una banca pública, debemos detener nuestra mirada al observar cómo -dice el informe-:

“Desde el estallido de la crisis financiera, ante la interrupción de los sistemas tradicionales de financiación del sector privado, el Gobierno ha tenido que realizar un esfuerzo adicional para cubrir las necesidades de financiación de la economía.”

Se reconoce en el Informe la necesidad de que el Estado intervenga en la economía a través del aporte de financiación, sin embargo ¿por qué no se creó una banca pública que colmase esas necesidades de financiación? La respuesta es muy sencilla: la biblia neoliberal no lo permite. El Estado sólo intervendrá para salvarle el culo a los grandes capitales o, en todo caso, para que estos grandes capitales se lucren gracias al altruismo estatal. Los créditos ICO existen, ¿por qué las empresas dicen que no llegan? Simplemente, porque su tramitación la lleva una entidad privada que estrangula la obtención de esos créditos. Por ello echamos de menos, una vez reconocida la necesidad de financiación de las empresas y particulares, la creación de un servicio público que satisfaga dicha necesidad. La Banca Pública es, a todas luces, necesaria.

Y por último me gustaría compartir con ustedes una frase que refleja fielmente la travesía neoliberal de las políticas de Zapatero:

“Estas reformas se añaden a un conjunto de actuaciones que también incidirán en la mejora de la competitividad como la transposición de la Directiva de Servicios, ó la liberalización de sectores tan relevantes como el energético o los servicios profesionales.”

Sectores tan relevantes como el enérgetico, del cual depende la actividad de la práctica totalidad de los españoles, debe estar en manos -según parece aceptar Zapatero- de particulares con intereses basados no en la mejora de las condiciones de los consumidores, sino que las pautas a seguir son las de rentabilidad y beneficio. El control democrático de los sectores estratégicos asegura colocar los intereses del conjunto del pais por encima de los vaivenes de un grupúsculo de aves rapaces y tiburones voraces; exigir eso, controlar democráticamente un bien fundamental, es, sin duda, algo que todos los ciudadanos de forma consciente debemos empezar a hacer. Porque a nosotros, a diferencia de a Aznar o Felipe González (quizá Zapatero espera lo mismo) no nos beneficia en nada la liberalización de un sector como el energético. (3)

Mañana, si nada lo impide, le echaremos un ojo al siguiente capitulo de las inenarrables historias y peripecias de la economía española según Zapatero.

(1) http://imagenes.publico.es/resources/archivos/2010/5/12/1273655964889discursozp.pdf
(2) http://www.economist.com/node/16994549?story_id=16994549
(3) http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=609464

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Share on FriendFeed
Bookmark this on Delicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>