Copago, ¿y eso por qué? II- Lo que hay detrás

Después de contraargumentar el otro día las principales justificaciones economicistas sobre la “necesidad” del copago, quedé en deuda de explicar ahora el por qué es malo en sí el copago y qué ha hecho que en los últimos tiempos se venga poniendo de moda esta necesidad “imperiosa” de establecer el copago. Copago que, por cierto, en adelante será tratado como repago -pues en los impuestos ya va el pago por el uso de la sanidad-. Para el argumentario contra el repago aconsejo que se visite la web de Ángels donde se hace eco de un texto de Benach, Muntaner y Tarafa.

Argumentario contra el repago:

En primer lugar hablaremos de los aspectos directos de equidad. El asunto es simple: ante un repago hay siempre usuarios más afectados y menos afectados. Al ser una tasa fija sobre la utilización, la capacidad adquisitiva no tiene reflejo en el repago. Es decir: una renta baja paga igual que una alta, lo cual es, a todas luces, injusto pues la capacidad de acceso a la sanidad es proporcionalmente más cara para una renta baja que para una alta. Por tanto esto actúa de forma discrecional sobre quienes más suelen utilizar los servicios sanitarios, los ancianos y ancianas de rentas bajas. La medida es, por tanto, regresiva. Además, se institucionaliza el impuesto a la enfermedad, convirtiendo al enfermo en una especie de proscrito que “abusa” del derecho a sanarse.

Por otro lado también tiene mucha importancia, dejando al margen los aspecto éticos y de justicia social, el impacto que tiene sobre la demanda. El efecto psicológico del repago es brutal. Si se grava, aunque sea mínimamente, la atención sanitaria, se dejarán de lado las visitas rituales y de primera atención; fomentándose la automedicación y permitiendo un agravamiento de las enfermedades debido a que no se atajaron cuando eran incipientes. Esto es simple de demostrar: las visitas rutinarias al dentista son muy reducidas en proporción a las visitas rutinarias al ginecólogo o al urólogo. Ambas son necesarias, pero unas son “pagadas” y las otras no. Acudir al dentista cuando se tiene una muela picada que duele puede ser un problema; acudir al ginecólogo cuando te sangra la vagina puede ser, en determinados casos, algo de difícil solución. Es decir, con el repago se traslada el coste de una visita rutinaria a una intervención de mayor calado y, por tanto de coste. Como vemos, el efecto perverso que introduce el repago desde el punto de vista del gasto es también importante.

Además, deja en manos del paciente la decisión sobre si su enfermedad es lo suficientemente importante como para ir al médico o no. Esto supone trasladar, de facto, el sentido y la importancia del médico de familia.

Pero como los análisis y argumentos contra el repago están mucho mejor descritos en el texto que se propone de Ángels, procedo a continuación a tratar, con la sanidad como testigo, el proceso de descomposición provocado del Estado del Bienestar.

La tasa de ganancia (esto es, la proporción entre beneficios e inversión) dirige el mundo. Su caída provoca crisis y en ella surgen los intentos de su recomposición. Con el desmantelamiento del Estado del Bienestar no estamos sino ante un intento de recomponer el crecimiento de la tasa de ganancia. El método es sencillo.

Si cae la tasa de ganancia (que es una fracción) la forma de hacer que aumente es disminuir la inversión o aumentar los beneficios -no beneficios individuales, sino tomados desde un punto de vista colectivo o sectorial-. El método para aumentar beneficios es simple, bien se aumenta la tasa de explotación (se reducen costes laborales) o bien se desarrollan nuevos mercados. El colonialismo y el imperialismo son ejemplos clásicos de desarrollo de nuevos mercados que permitan tirar hacia arriba de la tasa de ganancia. La segunda guerra mundial, por ejemplo, fue otro nuevo mercado.

El capital, en condiciones normales no es creativo. Si la tasa de ganancia crece no hay porque complicarse la vida, que siga el juego. Sin embargo si la tasa de ganancia cae, entonces se encienden las alertas y se empiezan a buscar nuevas formas de obtención de beneficios. El colonialismo, el imperialismo, la segunda guerra mundial o el desarrollo de las hipotecas subprime no son más que ejemplos de cómo el capital busca nuevas formas de aumentar su rentabilidad.

Si han seguido con un mínimo de atención la parrafada anterior comprenderán a dónde voy. El Estado es un gigante que gasta en torno al 45% del PIB en los países del centro (los “desarrollados”). Y, eso, es un bocado muy apetitoso. No estamos ante una racionalización del gasto irracional. No estamos ante el ajuste real de las necesidades del ser humano. Estamos ante una acción natural del capitalismo. Esto del repago es capitalismo. No sólo niños muriéndose en África en guerras de coltán, no sólo fabricas manchesterianas del S.XIX donde se explotaba a hombres, mujeres y niños. El repago es otro recurso más del capitalismo. Un capitalismo que, por su propia dinámica es voraz y no entiende de barcos. Y como se deriva de lo que decía más arriba, la reforma laboral (aumento de la tasa de explotación, reducción de los costes laborales) es, de nuevo, una muestra más del funcionamiento simple del capitalismo.

Por eso no hay argumentario válido a favor del repago. Los intelectuales orgánicos del capitalismo sufren intentando “justificar” la necesidad del repago. Y sufren por una sencilla razón: porque cuando la verdad es tan evidente, intentar engañar se hace muy duro. Es el capitalismo, idiotas.

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Share on FriendFeed
Bookmark this on Delicious

8 thoughts on “Copago, ¿y eso por qué? II- Lo que hay detrás

  1. Sin ser economista, y después de dar muchas vueltas en el artículo, creo que al final consigues tu objetivo. Buen artículo.

    Saludos :)

    1. to add: the new system only works for some people. Those that like to judge things on a good or bad merit. No in-between. But it also takes away from those that choose not to give such a simplistic rating to videos. If you put the old system back, at least you'll be able to accommodate to people with different approaches.

    2. 13-08-2012 o 20:41WÅ‚odek  NapisaÅ‚(a):Asiu, nie wiem jak wyglÄ…dajÄ… zjazdy na mini. PojechaliÅ›my z TeresÄ… kilka odcinków różnych tras w Karkonoszach, niektóre z nich to fragmenty mega. Wszystkie z nich obfitujÄ… w liczne (nawet co 10m) przepusty na wodÄ™ – betonowe lub drewniane – skutecznie przeszkadzajÄ… w jeździe. Niektóre trasy przypominajÄ… kocie Å‚by – to wedÅ‚ug Teresy taki antycelulit Generalnie nie widzieliÅ›my Å‚atwych odcinków – jak byÅ‚ kawaÅ‚ek asfaltu, to wyboisty, dziurawy, albo krÄ™ty i posypany grysem… Generalnie trzeba uważać, ale tereny do MTB wspaniaÅ‚e

    3. Hi,Although it is a great free tool, the feedback/suggestions on a given keyword are too general. The value of linking is finding those sites and bloqs which are related to the subject of your site. unfortunately the tool given provinding a too general feedback to allowing the increase of value of the links found/Eddy.

  2. Jajaja, supongo, que hacer entender porque el repago es solamente una consecuencia de la falta de ideas para gestionar.

    En este caso hablando de la sanidad, en vez de optimizar los recursos buscando soluciones, e intentando el estado por otros medios conseguir financiación sin tener que llegar al repago, hacen lo que su limitada mente piensa, repago.

    También el hecho de querer siempre ganar y ganar más dinero que tu llamas capitalismo.

    Eso al menos he entendido yo, que tampoco entiendo de barcos.

    Saludos :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>