Míster Armilla y Miss Armilla, solución estúpida

Un año más, el segundo tras un tiempo de vacío, Armilla “celebrará” su certamen para elegir a la Reina de las Fiestas con el “honroso título” de Miss Armilla. Esta tradición ha sido reinstaurada, cómo no, por el PP, su socio de gobierno IDEA, y el bochornoso apoyo de UPyD.

Ante la celebración de tan polémico evento surgen, como no podía ser de otro modo, los apoyos y las críticas. En los apoyos, por lo simple de su argumentación (es una cosa bonita, a las niñas les hace ilusión, siempre las ha habido, etc…), no me detendré porque caen por sí solos. El problema surge en las críticas.

En Armilla hemos tenido de todo, desde un sí crítico de la Asociación de Mujeres el Pilar (mayoritaria) cuya presidenta participó como miembro del jurado el año pasado -sí, no es una gran errata, la presidenta de una asociación de mujeres puntuó a las aspirantes a modelo de pueblo-; hasta el no de quienes lo consideran un acto machista y otra amplia variedad de críticas.

Surgen por tanto varias diferencias respecto al qué hacer. Regalar libros (como hizo la citada presidenta de El Pilar), no celebrar el evento o celebrar también un evento de hombres, Místers. En la parte del sí crítico (los libritos) no encuentro por dónde cogerlo, porque a mi forma de ver, ni sí crítico ni historias. O es sí o es no. Regalar un libro no deslegitima ni critica la organización del acto, por lo que incluiremos a ese sí crítico dentro del apartado “apoyos”.

Luego nos queda el de celebrar también concurso de Místers y el de no celebrar evento alguno, ni de Místers ni de Misses. Mi postura es que no se deben celebrar este tipo de actos y la razón es simple: pertenece, el acto, a un agregado más de ese conjunto ideológico que es el capitalismo. El acto de Místers y Misses es, en esencia, una expresión más de la reproducción de la dominación ideológica del capitalismo, de su hegemonía cultural en términos gramscianos.

En síntesis, un acto de este tipo lleva a reducir a hombres y mujeres -indistintamente- en mercancías, a ser capaces de ser medibles en base a criterios puramente estéticos y a generar en torno a eso todo un mercado y un modelo de vida cuyas bases son endebles y socialmente indeseables, simplemente basadas en la apariencia y despreciando totalmente las capacidades sociales del individuo. Ahí, precisamente reside su poder en términos de ideología: es el individuo (la Miss o el Míster) el que es aupado individualmente por “méritos” que sólo le son útiles a él. Es una elevación del individualismo que el sistema capitalista proclama. Carecen de sentido en este tipo de eventos los valores como la solidaridad, la capacidad de trabajo o la reflexión crítica, valores eminentemente sociales. Sólo, como conviene al capitalismo, tiene sentido el “yo”.

La celebración de eventos para Misses y también para Místers simplemente nos lleva a que el papel del individuo en la sociedad es sólo uno. Que ya no es necesario que sea sólo la mujer ama de casa y si acaso también una cara bonita, pues el hombre ya bien puede dedicarse a servir como cara bonita alejados, ambos, de los problemas que son generados por sus condiciones materiales de existencia (la vivienda, el trabajo, la vida social, etc.). El concurso de Misses y Místers es, en esencia, el aborregamiento social declarado.

Por tanto, sólo cabe la rebelión y el boicot contra un evento de tan marcado carácter de clase -de clase dominante, por supuesto-. Conviene salir pertrechados de las razones que más arriba exponía para animar al boicot contra este acto y para evitar que las futuras salidas que pudiesen plantearse sólo agravasen aún más el problema. Y esto es un toque de atención a los y las que tildan el acto de machista: una solución que iguale a hombres y mujeres de forma digna sólo puede ser a través del fin de dichos eventos y no un parche como la celebración de dos concursos que, en todo caso, igualaría -relativamente- a hombres y mujeres pero no como seres humanos sino como simples mercancías reproduciendo una vez más un individualismo atroz.

La única salida: el boicot.

 

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Share on FriendFeed
Bookmark this on Delicious

20 thoughts on “Míster Armilla y Miss Armilla, solución estúpida

    1. Pues la verdad es que no me planteaba nada más allá de invitar a la no asistencia al acto a través de la acción del día a día. De tapas, en la calle con los vecinos, amigos, etc. Creo que, de generarse algún tipo de acción más directa debería venir de más gente y que estén organizados. Yo a día de hoy carezco de esa capacidad. Por tanto, es más un llamado, un empuje a la reflexión que una propuesta concreta y detallada.

      Pobre, lo sé, pero peor es callar ;)

  1. Me parece imprescindible un artículo como este, que analiza y fundamenta los motivos de oposición a este acto y su boicot, pero hay ciertas razones ideológicas en el artículo con las que no estoy de acuerdo. Procedo a explicar mi postura:

    Sobre la propuesta de Misses y Misters estoy de acuerdo contigo en que es una idiotez, ya que el problema no reside en el machismo del acto, pero creo que después incurres en un error al criticar que se tome al individuo como mercancía y relacionarlo con la recompensa a los méritos del sistema capitalista. Si estamos hablando de recompensa a los méritos, no sólo deberíamos oponernos a este concurso, sino a todo tipo de concursos -de literatura, de dibujo, musicales, etc.- ya que todos ellos recompensan los méritos personales y la calidad del individuo o, como yo diría, de la persona. El problema, pienso, realmente estriba en que ser atractivo no es un mérito que debe valorarse en nuestra sociedad: el concurso, como bien afirmas en el artículo, el concurso es socialmente indeseable, pero socialmente indeseable porque premia a individuos atractivos, no porque recompense méritos individuales. ¡Claro que sí han de valorarse los méritos individuales! Los individuos, más allá de individuos tratados como mercancía por el sistema capitalista (y comunista), son personas con capacidades propias, distintas, y esa distinción debe valorarse y la sociedad ha de sacarle el máximo rendimiento. Los individuos, tratados como meros individuos, tienes razón, deben ser todos iguales, pero las personas somos más que economía y números, somos distintas entre nosotros y debemos ser tratados como tales. Frente al individualismo capitalista, propongo el personalismo que tiene en cuenta las características diferentes de las personas y las valora. Mi crítica al concurso estriba pues en la falta absoluta de espiritualismo que es intrínseco a las personas y es, además, un beneficio para la sociedad. Y esta crítica tiene su base en la idea filosófica -que se convierte en ideológica- de que las personas estamos aquí para sentir y que nuestros sentimientos son lo más importante de nuestra vida. Así, concluyendo, puedo decir que deseo una sociedad de personas y un concurso así, que premia sólo lo atractivo y se aleja de lo espiritual, no nos conviene como sociedad.

    Un saludo,
    José Antonio Vega.

    1. Creo que tu comentario parte de bases erróneas y que, por tanto, como buen silogismo, si las premisas no son las correctas el descalabro puede ser monumental. Me refiero a la comparación del literato o literata con el de la Miss y el Mister. En el articulo se dice ” aupado individualmente por “méritos” que sólo le son útiles a él”. Una obra artística tiene un valor social indiscutible. Condecoraciones y medallas al mérito las ha habido también en la URSS, pero nunca -que yo sepa- por pintarse la cara sin más.

      Respecto a la reducción a mercancía, difiero en que el comunismo reduzca al ser humano a mercancía. El concepto de “emancipación humana” de Marx creo que deja poco lugar a dudas en este aspecto. El marxismo es materialista -no como se entiende hoy día comúnmente ese término- pero no “mercanciísta”. Creo que ahí te ha patinado el término, lo cual puede llevar a importantes equivocaciones.

      Una mala comprensión del materialismo es la única explicación posible a una debilidad idealista como la que presenta la parte final de tu comentario. Es más, el idealismo es pura subjetividad, lo cual echa por tierra toda tu argumentación. ¿Quién no dice que espiritualmente nuestras queridas y queridos participantes estén en paz al participar en esos eventos? ¿Quién dice que no están movidos por poderosos sentimientos? Decirlo así supone valorar más tus jerarquías que las suyas, en otras palabras, no las y los conviertes en victimas -que sería la visión materialista- sino en, simplemente, idiotas, colocándote tú por encima de ellos y ellas.

      Por tanto, siento diferir contigo pero como bien sabes el idealismo no es mi fuerte. De hecho está tan alejado de mi capacidad de comprensión -al ser algo que no puedo ver, medir, o palpar- que me parece una mala guía social pues lleva directamente a la dictadura o a la interpretación interesada de unos cuantos, como es tú caso acerca de qué es o qué no es “bueno”.

      Un saludo y espero seguir el debate ;)

  2. La única crítica posible a este tipo de certámenes -además de la que creía que hacías a la recompensa a los méritos individuales- es una crítica idealista y lo has demostrado tú mismo afirmando que el literato tiene un valor social indiscutible y un concurso de Miss y Míster es socialmente indeseable. ¿Por qué beneficia la literatura a la sociedad y no nos beneficia ver a personas atractivas desfilando? Según tu crítica a la subjetividad idealista, ¿no son legítimos los sufragios de sostener que es mejor para la sociedad ver a jóvenes atractivos y no hacer concursos de literatura? Rousseau te diría que sí, y quizá los adalides del liberalismo político también te dirían que sí, pero yo estoy en completo desacuerdo. Una sociedad tiene distintas clases de personas (no todos somos iguales): unas que no han nacido para no pensar demasiado y otras que piensan más y tienen ideas y talento para dirigir. Estas segundas tienen ideas sobre una sociedad mejor y las primeras ni siquiera se han planteado, quizá, cuestiones relativas a la mejora de la sociedad. Si los que quieren y han pensado sobre una sociedad mejor creen que el concurso de Miss y Míster es socialmente indeseable y los otros creen que sí es deseable, ¿determinamos que es deseable porque lo dice la mayoría y los otros se quedan sin derecho a reivindicar su visión simplemente porque ha salido de una urna? Evidentemente que ambas visiones son subjetivas, pero el que tiene una idea sobre mejora social, y especialmente si el que la tiene cualidades superiores al resto, debe intentar conquistar al resto de las personas y convencer para imponer su idea. ¡Por supuesto que valoro mis jerarquías más que las de los que están a favor del concurso! Para eso las he pensado y razonado muchísimo. Respeto, claro que sí, su postura, pero lucharé para cambiarla. No puedo limitarme a aceptar lo que piense la mayoría y punto; ¿qué sentido tendrían los hombres políticos si su única misión fuese presentar sus ideas y acatar lo que dicen las urnas? El liberalismo político ha vaciado de sentido el heroísmo del que cree en la utopía y sabe y quiere cómo mejorar la sociedad. Ahora parece que a lo que hay que limitarse es a vigilar que se vote a una hora y que no haya falseamiento…

    Tenemos que tomarnos un café y hablar esto más tranquilamente, ¡a ver cuándo terminas los exámanes! Suerte para todos ellos.

    ¡Un saludo!

    1. Un literato, con su acción consciente ejerciendo como literato, puede provocar grandes cambios. Una Miss, ejerciendo de Miss, lo tiene imposible. Es materialmente imposible. No es una cuestión subjetiva; el teatro del oprimido, la poesía social, etc tienen un valor social objetivo, no es comparable al tema de las Misses. De todas formas, tanto las Misses como los artistas tienen tras de sí un condicionante material e histórico. Los movimientos pictóricos y literarios están profundamente vinculados con su época. Así un juglar sólo tiene sentido en la Edad Media y el Renacimiento y un cantante de pop comercial sólo tiene sentido en los estertores del siglo XX e inicios del XXI. Con esto vengo a decir que la crítica materialista no sólo es posible, sino -a mi juicio- la acertada. El concurso de Miss no es más que un eslabón más en la reproducción del sistema capitalista y del entramado heteropatriarcal, existe por condiciones materiales, no ideales.

      No me corresponde a mí determinar qué es bueno y qué es malo. Como materialista huyo de ello. Trato de conocer y explicar cuáles son las bases que motivan las acciones humanas. Por ejemplo y retomando a Rousseau el hecho de que hablemos de él, la trascendencia de Rousseau en la sociedad del Siglo XXI viene determinada precisamente porque era un liberal. Y me explico: la perfecta desaparición de Marx de los libros de texto es debido a su incomodez para con el sistema capitalista. La sacralización de la revolución francesa en nuestros valores “comunes” sólo tiene sentido debido a que la revolución francesa es la base de la ideología capitalista. Por cerrar este punto y resumir, nada es casual ni corresponde a pensamientos colectivos desorganizados: es la estructura la que determina la superestructura. Es el capitalismo el que nos dice por qué la revolución francesa es buena y se queda mudo ante la comuna de París.

      La segunda parte de tu comentario simplemente asusta. Adolf Hitler en su Mein Kampf se valoraba a sí mismo muchísimo, era ese tipo de persona que pensaba las cosas más que las demás y que no podía limitarse a acatar lo que dicen las urnas. Vuelvo sobre mis palabras: “el idealismo [...] lleva directamente a la dictadura o a la interpretación interesada de unos cuantos, como es tú caso acerca de qué es o qué no es “bueno”.” y lo acabas de demostrar. La pedagogía es muy importante, explicar las cosas es fundamental. Cada uno debe tener sus propios pensamientos y, en base a ellos, convencer a los demás -y dejarse ser convencido-, pero la autovaloración de la superioridad de las capacidades de cada cual a menudo lleva a una sobreestimación de cada uno de nosotros y nosotras. Por tanto, y finalizo esta crítica al idealismo, más que las ideas individuales que yo pueda albergar sobre qué es bueno y qué no lo es prefiero hacer una radiografía de la realidad y exponer mis conclusiones en base a sus condiciones materiales entendibles por todos y todas. En otras palabras, frente a la maldad del concurso por su “poco interés social” subjetivo lo señalo como un eslabón más del sistema capitalista y de su proceso de mercantilización.

      No sé si se presta a réplica pero… la espero de veras ;)

  3. Me resulta frívola e incluso vacua, pues, tú crítica al certamen. ¿Si el certamen lo organizara una entidad privada te daría igual lo que hicieran? El certamen es socialmente indeseable porque no genera ningún beneficio material a la sociedad, pero si lo organiza otro por su cuenta y con su propio dinero, ¿da igual que precie el físico?. Y si alguna vez se organiza un concurso literario con dinero público, que sea obligatoriamente acerca de cuestiones que favorezcan a la sociedad, que, si no, no nos vale para nada. ¿Y si es un concurso literario sobre las cualidades metafóricas del desierto? Eso no trae ningún beneficio material a la sociedad, ¿te opondrías igual de enérgicamente que te opones a este certamen de Miss? De hecho, una parte amplia de la sociedad podría preferir mil veces invertir su dinero en un concurso de belleza para ver a jóvenes guapos desfilando que en un concurso literario sobre las cualidades metafóricas del desierto. ¿La poesía o el teatro son útiles solamente cuando defienden a la clase obrera? Esto es ya lo que me faltaba por oír, el clímax del materialismo. Y claro que este tipo de concursos existen por condiciones materiales -derivadas de las que tú defiendes- que más allá de sentimientos de aprecio a la parte metafísica del hombre, valoran tan sólo lo que es material y esa es mi crítica subjetiva e idealista hacia estos concursos.

    Discrepo en la primera frase del segundo párrafo, ¡por supuesto que te corresponde a ti determinar qué es bueno y qué es malo para tu sociedad! De hecho, debería ser casi un deber moral para quien se siente parte de una sociedad hacerlo. Si la sociedad de la que formo parte está hechizada por la religión musulmana (por ejemplo), y yo determino que para mi sociedad no son buenas esas costumbres, es mi deber como miembro de la sociedad intentar que la gente piense como yo y conseguir lo que creo bueno para mi sociedad. Y es así como avanza el mundo, por hombre que se dan cuenta de las cosas. Lutero determinó que no era bueno para su sociedad que la Iglesia fuera de esa forma y se empeñó en denunciarla, y la gente se dio cuenta de que tuviera razón. Él no pensó en si iba a conseguir un bien material, sino que sólo quería hacerle lo que él creía bueno a la sociedad. Estoy de acuerdo contigo -ya era hora de que coincidiéramos en algo- con que nada es casual ni responde a pensamientos colectivos desorganizados, hay una superestructura de nuestra sociedad que está determinada por cómo somos nosotros y si nosotros cambiamos, o alguno de nosotros consigue hacer cambiar a la sociedad, la estructura cambiará y la superestructura, determinada por la estructura, también.

    Adolf Hitler, efectivamente, es el mejor ejemplo de hombre que determinó que algo estaba mal en su sociedad y quiso cambiarla con ímpetu. Sin embargo, sus ideas, en mi opinión (ya que todo es subjetivo), estaban equivocadas. El idealismo en este caso llevó a la dictadura porque sus ideas de mejora de la sociedad eran dictadoriales, pero no todas las ideas de mejora de la sociedad han de ser dictatoriales. No obstante, a pesar de que Hitler se equivocara en algunas cosas, su carácter era, desde luego, el correcto. Yo creo que sólo hay dos formas de hacer caer el capitalismo, una materialista: la lucha de la clase obrera en pos de beneficios materiales que cubran sus necesidades sociales; y otra idealista: la lucha de unos hombres que creen que lo mejor para su sociedad es romper con el capitalismo y crear un estado justo; y el carácter que debemos imprimirle a esa lucha es precisamente el de Hitler, el más fuerte. Estoy de acuerdo contigo en que en que la pedagogía es muy importante, en que cada uno ha de tener sus propios pensamientos, etc., pero eso no son más que ideas que pueden defenderse objetivamente en base a lo material, o subjetivamente en base a lo ideal.

  4. Now, your endorphins drag racing 4×4 hack apk will be
    faced with people of Eden City, Boca Juniors and New York City locations
    without any problem and am deeply committed to back down into
    yet another player as well. Incidentally, drag racing was pretty well versed in the folder.
    Social Factors Comparisons between Roman Society and Medieval Society give a clear picture of the
    page.

    1. ALDO GHISOLFI disse:A França, pela banda de lá, não tem como bancar a negociação, que envolve quase 80 Mirages 2000 de dois ou três tipos -é só ligar a TV e ouvir o noticiário-; o Brasil está contingenciando tudo quanto é verba que pode pegar -é só blogar nos sites especializados-, logo, não vai ter como bancar a parada, pela banda de cá. Conclusão: vide dranuits acima. Nosso ministro virou mascate… às custas financeiras e ao vejame político de todos nós. E pode piorar…

    2. Tehpurpledinosaur1 – Join SpyderCraft The best server ever 99.127.157.206 is the ip to this server.Spydercraft has kind non abusive staff and awesome players.Spydercraft is mainly made up of three world survival,hardcore and custom.The survival world is a no greif towny place with hawkeye enabled incase of any greif.The hardcore world is a world were greif is allowed do not complain if you get greifed hawkeye is not enabled in the hardcore world.The custom world is out of service.99.127.157.206Join nao

      1. I was2n#8&17;t quite sure about my ring when I first got it. It fit everything that I wanted in a ring. But, it looked somewhat small on my finger (even with a full carat center stone). But, we designed my wedding band together and seeing everything as a set, it is absolutely perfect. I would say to wait until you go band shopping to truly make up your mind. A band, and in my case one on either side, really changes everything.

    3. Coincido con Chelo. Es muy relativo y no siempre funciona así. Si fuese así, todos seríamos exitosos. Bastaría hacer un análisis y listo. Éxito garantizado. Y eso de cambiar encabezados, colores de texto.. creo que todos hacemos eso.Como teoría está bien. Como una referencia. Pero los resultados siempre serán otros, y lastimosamente inferior a lo esperado.

      1. Just watched the game on sky plus , Take it back , it was more than a touch , the idiot pushed him with both hands in the face . Just hope they charge him with assult . should get 5 yrs .Yes i agree that if we sing munich songs then we shnludot complain about songs from others . Lets stick to old fashion banter .Dropped into the Thatch last night( for a quick orange juice ) and got ” her comes the leeds scum “. We will get the backlash from all of this . Just hope it doesnt make it worse at games .MOT

      2. Esa ortografía sms me mata, zoe.Veo que poner carteles para que la gente escriba como tiene que ser, no vale de mucho. “k” en lugar de !q”, ceros en lugar de “o”, “x” en lugar de “por”, increible como se está jodiendo el idioma.En fin, ya solo me queda empezar a borrar comentarios escritos así.[]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>