Como dijo Lenin

Si miras quien se beneficia entonces… Esa es la traducción aproximada de la conversación que El Nota y Walter tienen en la bolera sobre quién ha montado el lío en el que está metido El Nota sin comérselo ni bebérselo. Vladimir Ilich Ulianov. Un tipejo interesante, cuanto menos.

Lenin fue el ruso con perilla que contribuyó a la organización de los comunistas rusos, les llevó a las armas, derrocaron al Zar, fusilaron a su familia, ganaron una Guerra Civil y pusieron los cimientos para el proyecto socialista de mayor recorrido histórico en el mundo moderno. Todo eso lo hizo, entre otros, un hombre feo y con alopecia.

Quien pretenda en los estertores del sistema bipartidista dejarse perilla, aprender ruso, afearse y sufrir de alopecia forzosa (en clara contraposición con el amado enemigo) para guiar al pueblo hacia el proyecto socialista de mayor recorrido histórico en el mundo moderno es que tiene un fuerte problema mental.

Cojan los análisis concretos de Marx para el Manchester de finales del siglo XIX, añadan las tácticas y actuaciones literales de Lenin para el San Petesburgo de 1905 en adelante, hagan un fino ovillo con todo eso y métanselo en el culo. ¡Está todo mal! El título es abyecto.

Abandoné hace ya un año y medio Izquierda Unida debido a la podredumbre democrática que había (y hay) en la organización de mi localidad y en ciertos sectores de la dirección provincial de Granada. Por eso me niego a decir qué camino debe tomar IU o debe dejar de tomar después del claro mensaje que el electorado le ha dado. Un candidato que se presenta por tercera vez, que no ilusiona a nadie, con una muy buena intención frentista por parte de IU pero con un pésimo gusto a la hora de confeccionar la lista con unos despreciables números 2 y 3 y con un mensaje europeísta reformado que poco puede convencer a quien cada vez ve más claramente cómo Europa es la Europa de los mercaderes. El severo correctivo no lo ha aplicado ningún iluminado egocéntrico con coleta. Ha sido el propio proyecto carcamal de IU que ha hech“o el peor contraprograma que he visto en mi vida. Pablo Iglesias es lo que es, sin duda, por el malhacer de IU en la confección de su campaña electoral (y ahí incluimos qué dice IU, cómo lo dice y quién lo dice).

Que algo debería cambiar en IU es evidente. El qué aún no lo sé. Pero sea lo que sea, ese cambio sólo lo pueden dar aquellos que están legitimados para darlo: los jóvenes, las que trabajan en los movimientos sociales y tienen su respeto y aquellos cuya actitud dentro y fuera de IU y del PCE es ejemplar. Cualquier burócrata que estuvo en el sindicato hace cuatro lustros o más y que desde hace unos cuantos lustros ocupa cargos orgánicos, sin más, está incapacitado para responder al reto que IU ha dejado que se le presente. Ningún apoltronado tiene la altura de miras suficiente y la brega social del momento que se exige para estar a la altura de lo que puede ser una situación histórica. Nadie, salvo quien pisa la Universidad, quien vive los padecimientos en propia piel o ajena de muy cerca, o quien aún no entiende la política como un método de supervivencia, puede conformar el nuevo tiempo político que se requiere. Y que insisto, se requiere porque IU ha permitido en exceso el anquilosamiento de auténtica bazofia política. Por supuesto que en grados infinitamente más bajos que los que tiene el PSOE, pero o se extirpan o se convierten en metástasis.

Los marxistas tienen la obligación de anteponer la estrategia a la táctica. No hay nada más importante que la estrategia. Y las tácticas, una vez demostradas erróneas, se eliminan en un proceso dialéctico que el camarada Carlitos ya expuso con bastante acierto y claridad. ¿Quiere eso decir que IU es un proyecto obsoleto y que los marxistas debemos buscar otros métodos de lucha y/o convergencia política? Lo que quiere decir, sin florituras, es que los marxistas tenemos la obligación de pensar (en todos los niveles, con toda la intensidad y sin tutelas) qué proyecto político es el más adecuado para lograr la consecución de los objetivos políticos que nos hemos dado. Ni más, ni menos.

Una reflexión, de profundísimo fondo, que espero y deseo que se tenga exclusivamente en aquellos sitios donde corresponde tenerla, en los órganos, y que nos olvidemos de demostrar nuestra superioridad o purismo ideológico a nuestros amigos o ciber-amigos, si es que hay de eso. Y quien piense que lo que hay renglones más arriba es precisamente una contradicción con lo que acabo de escribir es que no ha entendido nada.

Como dijo Lenin, «es una verdad el que con frecuencia en política se aprende del enemigo».

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Share on FriendFeed
Bookmark this on Delicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>