El autobús de Armilla

Hace un rato he tenido la ocasión de preguntar a IU-Armilla y al PP de Armilla (porque el PSOE ha pasado de mí) acerca de la supresión del servicio de autobuses que se ha realizado en mi municipio para los domingos. Desde hace unos días, el autobús que cada hora pasaba por mi municipio en domingo, ha dejado de tener horario según la web del Consorcio de Transportes.

Agradezco la rapidez en sus respuestas e incluso el debate de los community managers (los que llevan el Twitter y demás redes sociales) de ambos partidos. Un tórrido debate de baja calidad pero, bueno, algo es algo.

Resumiendo los argumentos de cada cual, el PP acusa a un liberado de IU y al Consorcio de Transportes de la mala gestión (la culpa es de IU y un poco del PSOE). IU acusa al PP, que en su época como gobernantes -hace un año y medio- planearon la supresión del servicio en su plan de ajuste (la culpa es del PP). Hasta aquí, todo bien. “Tú más, pues no, que tú más”. Nada nuevo bajo el sol.

El problema está en cuando se piden explicaciones un poco más concretas y se intenta ver el recorrido real de los argumentos. En concreto, a IU se le pregunta por si el nuevo equipo de gobierno cambiará el acuerdo adoptado por el PP cuando gobernaba -asumiendo que la responsabilidad fuese del equipo de gobierno anterior y, por tanto, lo que hace un gobierno puede deshacerlo el otro-. La respuesta me ha dejado con la boca abierta: “para restituir la línea hace falta presupuesto, y por ejemplo se ha puesto en marcha un comedor social, ¿cuál prefiere?”. A esto es lo que de toda la vida se le ha llamado un falso dilema. Y a mí, cuando se me replica con falsos dilemas, y más cuando tienen un cariz tan populista, pues me incentiva a demostrar lo absurdo del razonamiento.

Partiendo del hecho de que ni IU ni PP han sido capaces de convencerme de nada, vamos a demostrar cómo si IU tiene razón, peca de voluntad política para solventarlo. Es decir, usando su falso dilema: o hay bus o hay comedor, demostraremos muy sencillamente que hay bus y hay comedor si se quiere.

Paso número uno, cuantificar el ahorro que supone el quitar el autobús. De acuerdo con el plan de ajuste aprobado por el gobierno Ayllón, 60.000 euros. Es decir, el importe conseguido con la supresión de líneas y servicios (líneas y servicios! que en realidad aquí lo único que se discute es un servicio y no una línea entera por lo que el ahorro sería incluso mucho menor!) y que teóricamente habría ido a financiar en exclusiva el comedor escolar, es de 60.000 euros. Una soberana burrada. Es muy probable que el ahorro fuese menor, dado que en un plan de ajuste se suelen magnificar los ahorros y reducir los gastos. Pero bueno, no nos pongamos tiquismiquis ahora.

Paso número dos, establecer prioridades. Para mí es una prioridad el comedor, y después el autobús. Para el gobierno municipal, también. Como el gobierno municipal ha abierto el servicio de comedor, sin detraer dinero de donde yo lo voy a detraer, vamos a suponer que el comedor seguirá abierto a pesar de las modificaciones que yo incorpore.

Paso número tres, obtener 60.000 euros para pagar el autobús. Como sabéis, hace un año y medio aproximadamente elaboré junto con otros ex-compañeros un contraprograma de gobierno, más audaz, incisivo y de izquierdas que el presentado en la asamblea de IU. Un programa que no se aprobó porque el pacto de gobierno estaba ya atado y bien atado por parte de la cúpula de IU a nivel local y provincial. En este pacto había una propuesta que llevaba a reducir los sueldos de los concejales y del alcalde, siendo éste un posible reparto: Alcalde 2.500 euros; 2 tenientes de alcalde con 2.000 cada uno y tres concejales con 1.750 cada uno. Así, y con otras medidas en la distribución de complementos por asistencia a plenos y demás comisiones se sacaba un dinero para dar trabajo a 6 personas con un salario de 1.229 euros brutos en 14 pagas. Si hacemos el cálculo, el ahorro es de 103.236 euros (6*1229*14). Acabo de obtener, sin alterar ningún servicio público más que los sueldos (y hablamos de sueldos muy dignos) de los concejales.

Por tanto, reformulo el falso dilema: para restituir la línea hace falta presupuesto, y por ejemplo hay que pagar salarios elevados a los concejales en el gobierno, ¿cuál prefiere?. Obviamente, el PP ya cobraba salarios similares, y fueron ellos los que aprobaron el plan de ajuste, que nadie piense que esto es una exculpación. Además, desafortunadamente, no me ha quedado claro de quién es la culpa, pero parece que todo apunta a que el Ayuntamiento de Armilla (el anterior, y por tanto, el actual) tiene más responsabilidad de la que yo creía. Simplemente, como diría Michael Corleone, señor community manager de IU, su dilema insulta mi inteligencia, y eso no me divierte.

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Share on FriendFeed
Bookmark this on Delicious

One thought on “El autobús de Armilla

  1. Hola Alejandro.
    Me gusta de cuando en cuando pasar por aquí.
    Hoy sólo una cuestión. ¿La rebaja de los sueldos de los políticos que en muchos casos está justificada, sirve para muchas cosas, creo que para demasiadas?
    Por cierto, en ese hipotético presupuesto de creación de empleo no incluyes la seguridad social a cargo de la empresa. Un 30 % aproximadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>