Breve estudio sobre la distribución de la renta en Armilla

Recientemente he conocido que el grupo FEDEA, con quien comparto apenas ni una coma de su postura ideológica ha recopilado y distribuido un mapa de la distribución de la renta en los territorios no forales (en su vertiente económica) del Estado (es decir, todos salvo Nafarroa y Euskadi).  Están extraídos de las declaraciones del IRPF y, como tal, están sometidos a los fraudes que en las declaraciones existen, lo cual, en general, va a subestimar la desigualdad (es decir, habrá en el informe menos desigualdad de la real).

Una vez recogidos sus datos he comenzado a interrogarlos hasta hacerlos sudar las pequeñas conclusiones que de la muestra se pueden extraer para Armilla. Indicar que los datos que se manejan son número de declaraciones de la renta, índice de Gini –del de Atkinson vamos a prescindir por una cuestión de simplificación-, y las concentraciones de la renta desde el 1% más rico al 0,1% y todos los quintiles.

Para que el estudio sea accesible a la mayoría de los lectores, se va a explicar qué quiere decir cada cosa. El índice de Gini (IG, en adelante) es una medida estadística que recoge cómo de desigual es el reparto de la renta entre la población. Sus valores oscilan entre 0 y 1 donde 0 indica perfecta igualdad y 1 perfecta desigualdad. Para orientar al lector, decir que el país más igualitario del mundo (en renta) es Noruega con un IG de 0,226 y el más desigual es Seychelles con un 0.658. La media de la UE se sitúa en un 0.306 y España en un 0.350.

Los quintiles son una medida estadística que separan una distribución en 5 partes iguales. Es decir, en tramos del 20%. El primer quintil representa al 20% de la población. El segundo a la población entre el 20% y el 40% y así sucesivamente hasta el último quintil que agrupa a la población entre el 80% y el 100%.

En bruto diremos que Armilla es una localidad bastante desigual. Su IG es 0.458 un valor más cercano al de Seychelles que al de Noruega. Nuestros superricos, el 0,1% de la población, tiene una renta del 2,68% es decir, 268 veces más renta que su peso poblacional. El 1% más rico de la población (también son superricos, pero un poco menos) controla el 10,34%, más de diez veces su peso poblacional.

Tal es la desigualdad en Armilla que el 0,1% de la población declarante, gana aproximadamente igual que el 20% de la población declarante (un 2,68% frente a un 3,07%). Es decir, que 8 personas (nuestros superricos) controlan cada uno más de medio millón de euros anual. Mientras que nuestros superpobres (1609 personas) controlan apenas 2874 cada uno al año.

En esta tabla de aquí se sintetizan esos datos (ampliados)*

0,1% más rico

0,5% más rico 1% más rico 20% más pobre 40% más pobre

Personas

8 40 81 1609

3219

Riqueza individual 502.609,05 274.077,53 193.876,02 2.874,32

6.056,38

Riqueza Total 4.044.494,99 11.027.509,4 15.601.203 4.625.933,77

19.494.307,1

En resumen, vemos cómo Armilla es un pueblo profundamente desigual, donde apenas un 1% de su población declarante posee 3 cuartas partes de la riqueza del 40% más pobre.

Como última anotación, hago saber que el 20% más rico de la población controla el 49,34% de la riqueza declarada en el IRPF de Armilla. Es decir, que 1609 personas, controlan casi la mitad de la riqueza declarada de todo el municipio.

Pero como no quiero que parezca que hago un análisis en abstracto, que deberíamos, vamos también a someter los datos a una comparativa. Para ello se han usado los datos de los municipios con un número de declaraciones de IRPF superior a 7000 (Armilla tiene 8047). Estos municipios son Las Gabias, La Zubia, Guadix, Albolote, Baza, Armilla, Loja, Almuñécar, Motril y Granada.

Porcentaje de renta controlada por quintil*

1er Quintil 2do Quintil 3er Quintil 4to Quintil

5to Quintil

Media +7000 3,32% 9,77% 15,35% 21,74%

49,82%

Armilla 3,07% 9,85% 15,35% 22,38%

49,34%

Como se ve, las proporciones son muy similares, por lo que podemos afirmar que la distribución de la renta en estos municipios es igualmente desigual. En general, los superricos son algo más ricos en la media de la selección de municipios que en Armilla, pero las diferencias porcentuales son insignificantes. En cualquier caso, la situación es preocupante.

Sea como fuere, lo que parece claro es que las desigualdades sociales no se esconden entre la miseria de un espacio marginal y el resto del mundo. En un pequeño municipio de apenas 4 km cuadrados habita una gran desigualdad. Una desigualdad que se observa de la forma que hemos visto más arriba pero que se expresa de múltiples maneras. Una desigualdad enorme que, además, no sólo le es propia a Armilla sino que, como hemos visto, afecta a todos los municipios estudiados.

También queda en el aire el efecto de las políticas municipales sobre la redistribución de la renta, si es que existen y su efecto, que a la luz de los datos está fuertemente en cuestión.

*Las tablas están, como se ve, desplazadas en los rótulos. Esto, sin embargo, no afecta a su contenido.

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Share on FriendFeed
Bookmark this on Delicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>