Un país por construir

Vengo trabajando en política desde hace bastantes años. Me han tocado vivir todo tipo de momentos, desde la alegría por contribuir a levantar una asamblea, la euforia por colaborar en la organización de movilizaciones masivas, el orgullo de ver a un pueblo exigiendo dignidad… pero también hubo momentos difíciles. Momentos en los que uno se llegaba a plantear si el proyecto de vida que me empezaba a construir merecía la pena. Si esto de la militancia desinteresada, las reuniones a deshoras y el esfuerzo sistemático iban a ser prostituidos de una forma u otra. Desde ese preciso momento de crisis comprendí que sólo había un camino posible, el de seguir batallando sin complejos, sin miedos y con toda la energía de la que se puede disponer.

Ese espíritu es el que me ha movido a presentar mi candidatura como diputado para el Congreso dentro del proceso de primarias de Ahora en Común. La firme convicción de que si se quiere, desde la base, y con toda la solidaridad, es posible cambiar la situación.

Tenemos todo un país por construir. Una sanidad completamente desarticulada, una educación cada vez más inaccesible para los millones de jóvenes que desean formarse, un marco de relaciones laborales puestas al servicio de los capitalistas, total ausencia de libertades individuales (leyes mordaza, manipulación informativa…), un país en tasas insostenibles de desempleo, desahucios, y un larguísimo etcétera. Todo un país por construir, especialmente por los más jóvenes que vemos cómo cualquier esperanza de futuro se nos niega y se nos relega al paro, el exilio o la precariedad.

Un país que construir desde la recuperación de la soberanía robada por la Unión Europea de los mercaderes y el Euro que refuerza el expolio. Una soberanía que no esté desplaza no ya a Bruselas, sino a los despachos de las grandes empresas europeas que se han repartido estratégicamente el pastel del excedente europeo. La soberanía no sólo debe residir en el parlamento estatal, sino también, y más importante, estar en manos y al servicio de la mayoría social, de la clase trabajadora. Una cuestión imposible de resolver dentro del marco de la Unión Europea. Por eso debemos dejar clara nuestra esencia de ruptura.

Hay que romper con aquello que nació para oprimirnos y con aquello que ha sido retorcido para proseguir con la opresión. No nos vale ya la Constitución española y denunciamos la recomposición de las clases dirigentes del régimen del 78. No nos vale la Unión Europea, al servicio -por su naturaleza- de las clases dirigentes de toda Europa. Sólo un proceso popular, construido desde la base, amplio y con toda la fuerza de la razón puede poner en duda este statu quo que algunos pretenden obviar.

Por todas estas razones creo en el proyecto de Ahora en Común y me lanzo a aportar todo cuanto esté en mi mano con el apoyo de tantos y tantas compañeras y camaradas. Porque creemos que las instituciones son sólo un pie más de la lucha que no empieza en las urnas sino en la movilización, como la del 22-O de las Marchas de la Dignidad y la del 7-N contra las violencias machistas. Caminar en los dos sentidos, en las dos luchas que son una sola.

Regístrate (http://ahoraprimariasencomun.org/granada/inscribirse-y-votar-en-primarias/) si no lo has hecho ya para votar en las primarias, porque tenemos un país que construir.

Share on Facebook
Post to Google Buzz
Share on FriendFeed
Bookmark this on Delicious

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>