Pequeño análisis sobre los resultados electorales en Armilla

Hipótesis de partida

Para este breve análisis que expongo aquí vamos a jugar con dos hipótesis diferentes sobre las que, la verdad, aún no me acabo de decidir para sacar mis propias conclusiones. A saber:

  1. Las elecciones municipales se votan sobre el candidato y su lista, mientras que en las generales se vota a las siglas.
  2. Las elecciones municipales y las generales no guardan correlación de ninguna clase (o no lo suficientemente fuerte) por lo que realizar cualquier comparación es compleja y fútil.

Partir de estas dos hipótesis facilita un poco la cuestión porque sólo nos tendremos que centrar en una de ellas, la primera en concreto. Así que, al lío.

 

La caída del PSOE y el ascenso del PP

La explicación que aquí se le da es sencilla. No hay más que mirar los resultados nacionales para ver cómo el PSOE tiene una debacle debido a su errática política económica. Sin embargo, el PP ha subido en Armilla mucho más de lo que subió en las municipales (su brecha municipales-generales es mayor en Armilla que a nivel nacional), fruto sin duda de la caída de PSOE, de la desaparición de IDEA y del trasvase de votos de UPyD.

Por tanto, siguiendo la hipótesis 1, el PP de Armilla no gusta, sin embargo, se confía en que el PP a nivel nacional pueda hacerlo mejor que el PSOE y la solución elegida es la de la derecha. Así pues, la generalidad de los votantes de Armilla pertenecen ideológicamente al centro político -en torno al 75% (PSOE+UPyD+PP que llegan del PSOE+Ala izquierda PP), dejando por la derecha un 11% (derecha del PP)-, queda por tanto un 14% a la izquierda de PSOE.

 

El efecto Bolero, ¿Cuanto vale?

Si asumimos la hipótesis 1, es fácil calcular ese efecto. Unos 700 votos, fruto de restarle a los resultados generales los municipales. En la provincia UPyD ha tenido unos resultados similares, por lo que a las siglas les pertenece ese 7 y pico por ciento y todo lo demás, al candidato en las municipales. Otra cuestión será lo que Bolero tras su participación en el tripartito y sus idas y venidas cobrando del contribuyente le vayan a costar en las próximas municipales; pero eso será dentro de 4 años. De momento sólo se puede sacar esa conclusión: Bolero sumó, como poco, 700 a las siglas de UPyD.

 

¿Ha tocado techo IU?

Izquierda Unida lleva dos legislaturas repitiendo resultados en las municipales, aunque no así en su porcentaje, donde IU bajó notablemente en las pasadas municipales (de un 9 y algo a un 7,67%). De este modo la percepción general era que IU en Armilla había tocado techo. Pero tan sólo unos meses después, tenemos un nuevo test -las elecciones generales- que parecen indicar lo contrario.

Es asumible que a IU, a nivel municipal, le pueden corresponder los votos de otros partidos de izquierda si estos votan por ideología. Es decir que, como poco, IU si realiza un trabajo basado en ideología y no en personalismos, puede arrancar 200 votos más. Además, una muy buena parte de los votos nulos y en blanco, son sociológicamente de votantes críticos, mucho más propensos a la izquierda que a la derecha. Ponderando, otros 200 votos más.

Es decir, que cuadrando números, IU tiene un margen aún, sin capacidad de haber ofrecido a la ciudadanía capacidades de gobierno, de unos 500 votos más -unos dos concejales más-.

 

Conclusiones

Como decía al inicio, esta hipótesis de partida no acaba de convencerme mucho. Para UPyD sí que creo que puede ser bastante explicativa, sin embargo para IU, no acabo de estar muy seguro. No obstante opino que IU en Armilla debe virar a la izquierda de una forma mucho más decidida pues la campaña nacional es de izquierda seria -y nos ha reportado más votos que en las municipales- y, además, hay otros partidos situados en nuestra órbita o más a la izquierda aún, que han obtenido en Armilla apoyo popular. Hay margen de mejora por la izquierda, y ese debe ser el camino.

Leer Más

El voto útil es válido en Granada, pero para el PP

Aquí se presenta un pequeño estudio sobre el método de cálculo de la Ley D’Hondt -la cual rige nuestro sistema electoral- cuya conclusión es simple: votar más al PSOE hace que el PP aumente un escaño e IU lo pierda. No tiene mucho más. La demostración, aquí:

 

Lo primero es entender cómo funciona eso de la Ley D’Hondt. El método es sencillo: se toman los votos totales por provincias a cada una de las candidaturas (para nuestro ejemplo, hemos tomado las muy recientes elecciones municipales -dónde en épocas de crecimiento de IU (como ahora) suelen ser similares a las del Congreso de los Diputados-).

 

Así pues, los votos totales de cada candidatura se dividen cada vez por el número de diputados a repartir. Primero se divide por 1, luego por 2, y así hasta 7, que es el máximo de diputados a repartir por Granada. Después, se va tomando el cociente mayor hasta coger los 7 cocientes mayores para el caso de Granada.

 

Bien, una vez hecho eso, obtenemos la siguiente tabla:

 

La cual nos indica que PSOE sacaría 3 diputados, los mismos que PP e IU sacaría 1 diputado por Granada.

 

¿Qué pasaría si le introducimos el efecto del voto útil? En este caso, hemos supuesto que la mitad de los votantes de IU votasen también al PSOE. A priori deberíamos pensar que PSOE debe subir, pero ahí está la magia de la Ley D’Hondt para devolvernos a la tierra:

 

 

Fíjense que de 169.452, el PSOE ha pasado a 193983,5 -es decir, sus antiguos votantes más la mitad pura de los de IU, que lógicamente, ha visto su número de votos disminuidos a la mitad-. Pues sí, lo que sucede con el voto útil para la provincia de Granada es que PP gana un diputado a costa de IU, y no el PSOE a costa del PP.

 

Pero bueno, supongamos también que gente del PSOE vota a IU debido a su descontento con el PSOE, ¿hará eso que el PP suba a costa del PSOE? Veamoslo:

 

Lo que se ha producido ahora es un cambio en los votantes del PSOE, puesto que algunos decidieron votar a IU, justamente los mismos que en la tabla de antes, entregó sus votos al PSOE -24,531,5-. El efecto sobre el reparto de escaños no ha variado nada, salvo en que IU ha tenido más fácil obtener su escaño, fortaleciendo así a la izquierda.

 

Por tanto la conclusión es sencilla: en Granada, el voto útil está en votar a Izquierda Unida, porque de lo contrario, los votantes del PSOE o aquellos de IU que se creyeron la milonga del voto útil están regalando al PP un escaño a costa de Izquierda Unida.

 

Yo no quiero a la derecha gobernando, por eso votaré a IU. Con los datos en la mano, ¿qué harás tú?

Leer Más