UPyD Armilla o la esquizofrenia hecha política

Normalmente no me gusta que me tomen el pelo -y a mi anterior entrada me remito-. Ni tampoco me gusta que le tomen el pelo a los demás. Y lo de UPyD de Armilla ha venido siendo una tomadura de pelo durante mucho tiempo pero desde hace unos días esa tomadura de pelo ha rayado lo inaceptable. Pero antes de ir a la gota que colmó el vaso, vamos a hacer un breve repaso sobre cómo el vaso llego a estar lleno a rebosar.

UPyD de Armilla nació como tantas otras asambleas de UPyD gracias a la actividad de gente que se creyó el discurso de Rosa Díez y que creían necesario cimentar ese proyecto político en su municipio. Dado que el nombre de José Antonio Martínez ha sido paseado por toda Armilla no creo que haga mucho daño más citándolo aquí. Nuestro hombre, el que hacía reuniones para fundar UPyD en Armilla en las que estaba prácticamente solo, logró topar con un popular personaje que había sido expedientado en el PSOE por anunciar que sería candidato a la alcaldía dentro del PSOE. Bolero. UPyD en Armilla celebró sus primarias y, oh sorpresa, José Antonio -y todo su sector de fieles al partido- fue desbancado tanto de la candidatura a la alcaldía como de la coordinación local, dejando a los revanchistas armilleros (gente que su único fin político es vengarse contra el PSOE) con el control del partido.

Así pues, por no emborronar mucho las cosas quedan como sigue: Un puñado de gente dolida contra el PSOE se meten en tromba en un partido pequeño para controlarlo y hacer lo que le venga en gana. Y eso quizá hubiese sido posible en un partido de poco caché, pero en UPyD, tan centralistas ellos, salirse del redil (de lo que dice Rosa Díez) es harto difícil. Sin embargo Armilla ha demostrado que UPyD puede ser tan casa de grillos como cualquier otro partido. En otras palabras, UPyD Armilla y Partido de Hooligans Anti-Socialistas con Muy Poca Vergüenza vienen a ser lo mismo.

De este modo llegamos a las elecciones municipales. Al PSOE, con mayoría simple, le hacía falta la abstención o el apoyo de UPyD, lo cual era lo esperado pues las consignas a nivel nacional de ese partido era que se apoyase al más votado (PSOE). Sin embargo, Gerardo Sánchez en un alarde de idiotez difícilmente superable, ocultó estar imputado por delitos contra la administración y le proporciona a Bolero y cía la oportunidad de entregarle a PP la alcaldía. Hasta ahí todo más o menos “normal”.

Pero el divorcio ideológico entre UPyD y el Partido de Hooligans comienzan al día siguiente de la investidura de Ayllón como alcalde. Bolero logra ser el único concejal de la oposición “liberado” y deja en entredicho la idea de su partido de “suprimir gastos superfluos”. La enfermedad de la esquizofrenia upydiana acaba de hacer su primera aparición. Y se va a agravar.

El pasado mes de Febrero se votó en pleno la aplicación de las medidas de ajuste en el IBI que el PP a nivel nacional había aprobado. PSOE, IU y UPyD -entre otros- votó en contra de dichas medidas en el Congreso de los Diputados. En Armilla, sin embargo no fue así. UPyD votó a favor. Otra demostración de que UPyD en Armilla viene haciendo lo que le sale de donde todos ustedes saben.

Por otro lado, el último pleno de este mismo mes, tuvo una votación un poco peculiar. El PSOE llevó una moción contra la reforma laboral -reforma contra la que UPyD en Madrid votó-. ¿A que no adivinan la orientación de voto de Bolero y cía? Pues sí, votaron en contra de la moción; es decir a favor de la reforma. También llama la atención que Bolero, siendo sindicalista de CCOO, vote a favor de una moción que ha provocado que su sindicato convoque una Huelga General. Pero en fin, la esquizofrenia, como digo es ya galopante.

Pero dejemos de lado la vertiente externa de la esquizofrenia upydiana (UPyD-España Vs UPyD-Armilla) y centrémonos en la vertiente interna. UPyD-Armilla Vs UPyD-Armilla.

Remontémonos a los albores de las elecciones municipales cuando Plataforma 48 propuso un debate electoral. UPyD Armilla lo rechazó porque, textualmente, “no se emitía en Radio Armilla”. Cosa que era bastante difícil ya que Radio Armilla, literalmente, no existía. No fue hasta unos cuantos meses después de aquel debate cuando Radio Armilla comenzó a emitir. ¿No es de locos esa actitud? Poco después UPyD incorporó en su programa la recuperación de Radio Armilla para dar cobertura a los plenos municipales y para facilitar la participación y la información ciudadana. No se pierdan ahí porque es importante el asunto. Repito: UPyD quería que Radio Armilla sirviese para retransmitir los plenos.

Pues bien, a principios de año el PSOE presentó una moción que era una copia barata de la que ya presentó IU y que se basaba en aquello que UPyD quería: que Radio Armilla cubriese los plenos municipales. Pues verán, en comisión informativa, UPyD votó en contra de dicha moción, por lo que no llegó a pleno. Votó en contra de lo que llevaba en su programa. ¿Es eso serio? Una cosa es hacer cosas que no estan en el programa, y otra cosa muy diferente es votar en contra de tu programa. Eso es, simplemente, de gente con muy pocas ideas en la cabeza.

Poco después, su socio, el PP, se inventa un decreto que impide grabar los plenos. Es decir, pasan de negarnos un debate porque no se radia a aceptar que, no sólo no se radien los plenos sino que, además le bailan el agua a quien impide que los plenos se graben y se difundan. ¿No es como para ponerlos en tratamiento?

Pero que ahí no queda la cosa. Se ve que el asunto llegó a oídos de alguien con algo de poder y con un poco de raciocinio en UPyD y les obligó a presentar una moción que pidiese que se estudiase que, si en algún momento, quien sabe si mañana, pasado o dentro de mil años, se dan las condiciones técnicas, económicas, políticas, medioambientales y de alineación de tropecientas galaxias en torno al cinturón de Orión, entonces, se procediese a grabar los plenos y emitirlos por Radio Armilla. Es decir, una moción que buscaba limpiarle la cara a un enfermo demencial y esquizoide que ha tirado por la borda cualquier atisbo de racionalidad pero que no se comprometía a absolutamente nada. Claro, la moción se aprobó por unanimidad porque como no decía nada… aquí paz y después gloria.

Pero aún tuvimos tiempo de disfrutar de otra recaída en su enfermedad cuando, en el mismo pleno, el PSOE propuso una moción que retirase el decreto-mordaza y que, por tanto, se pudiesen difundir los plenos y, ¿adivinan? UPyD voto en contra de esa propuesta. En el mismo pleno -no ya en dos meses diferentes sino en apenas 20 minutos- UPyD votó con diferente pronunciamiento sobre el fondo de una misma cuestión. ¿No es como para pedir ayuda urgente? ¿En manos de qué llave de gobierno estamos?

A mí sólo me queda ruborizarme, avergonzarme de este mi municipio.

12 minutos. 80 céntimos.

 

 

 

Leer Más

Algunas notas sobre Armigesa

Armilla está hecha una verdadera mierda. Y así iba a estarlo de forma indefinida hasta que esta mañana desayunábamos con el anuncio de que “se suspende” la huelga indefinida de basura en Armilla. Para poner en antecedentes a aquellos que lean el blog:

 

Armigesa es la empresa privada que gestiona el tratamiento de basuras en Armilla. Este servicio lo llevaba el Ayuntamiento hasta que en 2010 el PSOE lo privatizó, con el apoyo del PP, vendiéndolo a Fomento de Construcciones y Contratas (FCC). La empresa resultante de la privatización -Armigesa- está compuesta por un capital público del 49% (el Ayuntamiento) y uno privado del 51% (FCC).

 

Para hacernos una somera idea de cómo funciona la empresa decirles que en el momento de la constitución del capital -la formación de la empresa- el Consejo de Administración lo formaban, entre otros, el antiguo alcalde socialista de Armilla, Gerardo Sánchez, y el actual teniente alcalde del Partido Popular, Francisco Cuadros. Total que, la cosa como ven, estaba atada y bien atada. Además, a la hora de los pagos la cosa trabaja como sigue: FCC provee del servicio y de las contingencias internas de Armigesa y el Ayuntamiento abona una cuota para pagar la gestión. Lo que es una privatización de toda la vida vaya: Políticos que se ven recompensados, dinero público perdido y, para cerrar el círculo, merma de derechos laborales.

 

Y en esa merma de derechos laborales encontramos el por qué de la Huelga indefinida de los trabajadores de Armigesa. La empresa lleva adeudándoles el salario desde Agosto, situación que se ha hecho insostenible y que ha culminado, como decíamos, en Huelga. Sin embargo hay algo raro en esta huelga. Verán, sucede que, las quejas, van para el Ayuntamiento -gobernado antes por socialistas y ahora por populares- y no contra Armigesa o contra la privatización; porque no lo olvidemos, contra la privatización UGT (cuyo enlace sindical fue concejal electo en esta legislatura por el PSOE) no abrió su santa boca cuando se estaba gestando dicha privatización.

 

Los llantos han venido después (aunque otros ya nos quejamos antes). Pero como decía, no deja de ser curioso que los trabajadores -UGT- vaya al Ayuntamiento a pedir su salario. ¿Imaginan a un empleado de un taller yendo a buscar a los clientes morosos en lugar de ir a por su jefe para cobrar su salario? La explicación es sencilla: El PSOE está usando esta “crisis” para hacer política y está usando muy bien sus recursos (a UGT). Es una Huelga política contra el tripartito (PP, UPyD e IDEA) que, en buena parte, se lo merece pero que no es el único culpable de esta situación sino que el propio PSOE también tiene mucha culpa -a partes medias diría yo-.

 

Pero esas ínfulas son demasiadas. Pensar que UGT iba a mirar más allá del cortoplacismo más oportunista y ruin quizá era esperar demasiado, y en eso hemos pecado muchos de los que apoyamos esta Huelga; una Huelga necesaria para cobrar sus salarios pero que si no se ataca a la raíz del problema -la privatización- será una lucha estéril que va a repetirse a lo largo del tiempo varias veces más. Porque esta vez FCC -cuya cifra de negocio para el sector medioambiental en 2010 fue de 3.672,2 millones de euros- ha decidido adelantar el pago pero, ¿y cuando no lo haga? ¿tendremos otra Huelga? ¿Se señalarán esta vez a los culpables? ¿A TODOS los culpables? ¿O nos quedaremos en el pan para hoy y hambre para mañana? Mucho me temo que mientras siga siendo el PSOE y no los trabajadores los que muevan esta particular lucha laboral el objetivo seguirá siendo el mismo: desgaste político del PP cueste lo que cueste aunque para ello haya que pervertir los legítimos intereses de los y las trabajadores y trabajadoras de Armigesa.

Leer Más

Pequeño análisis sobre los resultados electorales en Armilla

Hipótesis de partida

Para este breve análisis que expongo aquí vamos a jugar con dos hipótesis diferentes sobre las que, la verdad, aún no me acabo de decidir para sacar mis propias conclusiones. A saber:

  1. Las elecciones municipales se votan sobre el candidato y su lista, mientras que en las generales se vota a las siglas.
  2. Las elecciones municipales y las generales no guardan correlación de ninguna clase (o no lo suficientemente fuerte) por lo que realizar cualquier comparación es compleja y fútil.

Partir de estas dos hipótesis facilita un poco la cuestión porque sólo nos tendremos que centrar en una de ellas, la primera en concreto. Así que, al lío.

 

La caída del PSOE y el ascenso del PP

La explicación que aquí se le da es sencilla. No hay más que mirar los resultados nacionales para ver cómo el PSOE tiene una debacle debido a su errática política económica. Sin embargo, el PP ha subido en Armilla mucho más de lo que subió en las municipales (su brecha municipales-generales es mayor en Armilla que a nivel nacional), fruto sin duda de la caída de PSOE, de la desaparición de IDEA y del trasvase de votos de UPyD.

Por tanto, siguiendo la hipótesis 1, el PP de Armilla no gusta, sin embargo, se confía en que el PP a nivel nacional pueda hacerlo mejor que el PSOE y la solución elegida es la de la derecha. Así pues, la generalidad de los votantes de Armilla pertenecen ideológicamente al centro político -en torno al 75% (PSOE+UPyD+PP que llegan del PSOE+Ala izquierda PP), dejando por la derecha un 11% (derecha del PP)-, queda por tanto un 14% a la izquierda de PSOE.

 

El efecto Bolero, ¿Cuanto vale?

Si asumimos la hipótesis 1, es fácil calcular ese efecto. Unos 700 votos, fruto de restarle a los resultados generales los municipales. En la provincia UPyD ha tenido unos resultados similares, por lo que a las siglas les pertenece ese 7 y pico por ciento y todo lo demás, al candidato en las municipales. Otra cuestión será lo que Bolero tras su participación en el tripartito y sus idas y venidas cobrando del contribuyente le vayan a costar en las próximas municipales; pero eso será dentro de 4 años. De momento sólo se puede sacar esa conclusión: Bolero sumó, como poco, 700 a las siglas de UPyD.

 

¿Ha tocado techo IU?

Izquierda Unida lleva dos legislaturas repitiendo resultados en las municipales, aunque no así en su porcentaje, donde IU bajó notablemente en las pasadas municipales (de un 9 y algo a un 7,67%). De este modo la percepción general era que IU en Armilla había tocado techo. Pero tan sólo unos meses después, tenemos un nuevo test -las elecciones generales- que parecen indicar lo contrario.

Es asumible que a IU, a nivel municipal, le pueden corresponder los votos de otros partidos de izquierda si estos votan por ideología. Es decir que, como poco, IU si realiza un trabajo basado en ideología y no en personalismos, puede arrancar 200 votos más. Además, una muy buena parte de los votos nulos y en blanco, son sociológicamente de votantes críticos, mucho más propensos a la izquierda que a la derecha. Ponderando, otros 200 votos más.

Es decir, que cuadrando números, IU tiene un margen aún, sin capacidad de haber ofrecido a la ciudadanía capacidades de gobierno, de unos 500 votos más -unos dos concejales más-.

 

Conclusiones

Como decía al inicio, esta hipótesis de partida no acaba de convencerme mucho. Para UPyD sí que creo que puede ser bastante explicativa, sin embargo para IU, no acabo de estar muy seguro. No obstante opino que IU en Armilla debe virar a la izquierda de una forma mucho más decidida pues la campaña nacional es de izquierda seria -y nos ha reportado más votos que en las municipales- y, además, hay otros partidos situados en nuestra órbita o más a la izquierda aún, que han obtenido en Armilla apoyo popular. Hay margen de mejora por la izquierda, y ese debe ser el camino.

Leer Más

Donde dije digo, digo Alfredo

Muchos de ustedes no recordarán a Alfredo Pérez Rubalcaba como vicepresidente primero, ministro del Interior y portavoz de un gobierno que aprobó una (contra)reforma laboral con la oposición de sindicatos, que permitió y apoyó los rescates a entidades financieras con el dinero del Estado, que abolió el impuesto de patrimonio o que echó para atrás la reforma electoral propuesta por el Consejo de Estado para aumentar la proporcionalidad.

Digo que no lo recordarán porque seguramente les pilla lejos. Total, hace unos días que dejó de ser ministro (aunque oficialmente no). Y unos días en política es mucho. Tanto que aquel simpático cántabro y diputado por Cádiz “Alfredo P.” vivió sin mostrar oposición dentro del gobierno todos los recortes que anteriormente mencionaba (desde 2006 es ministro de Interior). Supresión del impuesto de patrimonio (2008), apoyo a la banca (2006-2011, por ahora), rechazo a la reforma electoral (2009), etc.

Pues bien, ahora es un malote. Quiere cambiar prácticamente todo lo que su gobierno aprobó. Así pues, mientras que todo el mundo pensaba que le hacía la bola a ZP, resulta que Alfredo P. es un rebelde que quiere darle la vuelta a todo.

Y lo hace convencido de una cosa: que los españoles de izquierda tenemos mala memoria. Tenemos muy buena memoria por mucho que nos la quieran arrebatar. Y espero que Alfredo P. no pueda olvidar en un futuro la lección que la izquierda le dará el día de las elecciones cuando no perdonen al PSOE el trabajo sucio que le ha estado haciendo al PP y la alfombra roja que le han puesto para que llegue a La Moncloa.

Alfredo P. piensa que tenemos mala memoria. Demostrémosle que ni tenemos mala memoria ni somos gilipollas.

Leer Más

Hacer la difícil decisión…¿estatutaria?

Se corre el riesgo, cuando uno no se asoma a la ventana, de no acertar con la predicción del tiempo. Y es muy posible que al compañero Cayo le ocurriese eso al hablar de que IU es “ la garantía de parar a la derecha política del PP y las políticas de derechas las haga quien las haga, en cualquier parlamento” -1-.

Es evidente que el PP hay que pararlo porque es “la derecha política” en palabras de Cayo, pero sin embargo no está tan claro el tema de que haya que apoyar al PSOE porque las políticas de derechas es algo un poco más subjetivo, aunque poco. Así, bajo mi punto de vista y el de la mayoría de los compañeros de Extremadura, el PSOE está aplicando políticas de derechas (y lo dijeron antes de las elecciones -2-); y, sinceramente, creí que la dirección federal también lo creía así; tanto que el diputado por IU, Gaspar Llamazares, se ha venido oponiendo al PSOE en estos últimos años tildandolo de gobierno de derechas y nadie ha levantado su voz para hablar de pinza. Todos, dirigentes del PSOE incluidos, saben que están aplicando políticas de derechas y no habría por qué decirle a Llamazares que cierre el pico.

Por eso mismo no acabo de entender muy bien por qué ahora, que ponemos negro sobre blanco lo que venimos denunciando en el Congreso y en la calle, es decir, que PSOE y PP la misma mierda es nos rasgamos las vestiduras de esa forma, cuando lo único que se está haciendo es aplicar la democracia interna y la coherencia externa.

Pero quizá, lo que necesita IU, no sólo sea coherencia externa, sino también interna. Yo como votante de IU no entendería que se apoyase a una lista menos votada si ambas listas representan lo mismo. Por eso, a lo mejor, lo que necesitamos es poner a las claras entre la militancia y vía estatutos, para asegurarnos el debate más democrático posible la actuación en estos casos en los que somos llave y no nos gusta ninguna de las cerraduras.

Es probable que venga siendo hora en el que, por estatutos, se apoye a la lista más votada hasta no lograr ciertas cosas que consideremos irrenunciables como, por ejemplo, la reforma de la ley electoral. Y digo irrenunciables porque así me lo han transmitido mis líderes provinciales, como Manuel Morales en cierto mitin en el que regaló una navaja alpujarreña a Cayo Lara con el simbolismo de romper el bipartidismo con la navaja sin pactar con PSOE ni PP. Aunque claro, si al mismo tiempo que decía eso el coordinador provincial, se gobernaba en Diputación con el PSOE entiendo que el problema de coherencia es más bien interno que externo.

Así todo, y para no seguir divagando más, propongo, como decía, que en el proximo proceso de Asamblea Federal (la X, creo) se lleve y apoye una enmienda que venga a decir, básicamente, lo que Rosa Díez ha sido capaz de cumplir en un alto porcentaje, y que así se le traslade a los votantes. PSOE y PP la misma mierda es, y por eso, como medida de presión para profundizar en democracia, IU no entrará en ningún gobierno en minoría con el apoyo de PSOE ni de PP ni favorecerá un gobierno que no sea el de la lista más votada; y esto será así hasta el cambio de la Ley Electoral hacia un sistema justo y proporcional.

O nos tomamos en serio dentro de la organización o no esperemos que nadie, desde fuera, lo haga.

 

  1. http://www.20minutos.es/noticia/1051824/0/
  2. http://www.20minutos.es/noticia/1042992/0/

Leer Más

A vueltas con las listas abiertas

Al calor de los movimientos populares del 15-M ha (re)nacido el debate sobre la forma en la que los cargos públicos son propuestos para llegar a ser electos. Esto es, listas cerradas o abiertas.

Una definición a lo bruto de estos conceptos vendría a decir que las listas cerradas son aquellas en las que el orden y nombre de los componentes de una lista electoral vienen predefinidas por el partido político o coalición a la que representan; mientras que las listas abiertas vendrían a ser algo así como una lista sin orden, donde serían los votantes los que presentarían su preferencia sobre el orden de los candidatos. Un ejemplo de listas abiertas serían las de candidatos a senadores.

Bien, dentro de las listas electorales abiertas podemos apreciar diferentes formas de llevarlas a cabo. Esto es, una única lista de partidos, dónde al votar se elija a miembros de diferentes listas (el caso del senado), o por el contrario, una lista por cada coalición dónde se elija de entre todos los miembros de esa candidatura el orden de preferencia.

En esencia estaríamos hablando en todos los casos de lo siguiente: de quien depende que los candidatos salgan elegidos y su orden.

En el caso de las listas cerradas la respuesta es sencilla, el partido político. En el caso de las listas abiertas la respuesta es mixta: por un lado el partido que elabora la nube de nombres que compondrán su lista y el elector, que decide de entre la nube de nombres.

En Cuba, como seguramente (no) saben, al no poder presentarse a las elecciones ningún partido político -exacto, el Partido Comunista de Cuba tiene prohibida la presentación de listas electorales- el sistema es de listas abiertas. Quien quiera se puede presentar. Y aquí en España la cosa es similar. Quien quiera puede, a través de los cauces de su partido, presentar su candidatura. El problema radica principalmente en esa pequeña salvedad de “a través de los cauces de su partido”.

Muchas de las quejas vienen de ahí. ¿Por qué el partido político tal presenta una candidatura de puta madre y, sin embargo, incorpora a un corrupto? ¿Por qué el partido político cual, presenta a mi abuela a la que votaría pero el resto de los componentes de la lista no me colocarían en el Ayuntamiento?

A priori todas estas reclamaciones son legítimas. O quizá no tanto.

Los partidos políticos no se componen de personas. De hecho, en sus procesos congresuales lo primero que se aprueba y decide es la linea programática y los documentos político/organizativos. Después se elige a un grupo de personas que tendrán que representar esas ideas. Es decir, y abreviando mucho: un partido político es, fundamentalmente, ideas a las que las personas se adhieren y no al revés.

Por tanto, al votar una lista electoral lo que se vota son personas, desde luego, pero en primer lugar se está votando un programa. De este modo acabamos de cepillarnos la reclamación lícita de listas abiertas entre varias candidaturas (modelo senado).

Vayamos a la segunda variante de listas abiertas: Votamos ideas, la lista del partido “Z” pero nosotros decidimos qué miembro será el número uno y cual el dos.

Para rebatir esta modalidad me apoyaré en el mismo argumento: ideas VS personas. La lista elaborada ordenadamente por un partido corresponde a lo que el partido, de forma democrática, entiende que es la mejor manera de que las ideas que el partido representan tengan su respuesta. Es decir, que si Perico es el número uno es porque es la persona más capacitada para trabajar por las ideas que las siglas (y documentos y programa) del partido “Z” representan. Y si Azucena es la número dos es porque los miembros de “Z” creen que con Perico de número uno, un buen número dos es Azucena.

¿Por qué, en ese caso, Matías -ajeno al partido “Z”- tiene que decidir quien defiende mejor las ideas de “Z”? Si quiere influir en las listas de “Z” la solución es bastante simple: que se afilie.

¿Qué traen consigo las listas abiertas? La difuminación de las ideas y la puesta en valor de la persona. El fin del sistema electoral basado en un programa. Estaríamos, en la práctica, ante la explosión de los partidos políticos en miles de pequeños matices multicolores que serían incapaces de aglutinar fuerza suficiente como para proponer un modelo concreto de nada, manteniéndose así, como todos sabemos, el status quo. Si eres incapaz de aglutinar fuerzas transformadoras, lo que hay (el status quo) prevalecerá.

Imagínense un Ayuntamiento dónde los compañeros de partido se hagan rivalidad unos a otros para conseguir aglutinar votos. Miles de panfletos no con siglas y propuestas programáticas concretas sino con personas saludando felizmente aportando exactamente igual que los demás pero mejoradas respecto al panfletito de la semana anterior. En otras palabras, estaríamos ante una discusión de lavabo por ver quien la tiene más grande.

Por ese motivo estoy radicalmente en contra de las listas abiertas y de lo que suponen (tratos de favor, exaltamiento de la persona, cuchilladas inter-partidos…) así como creo que si algo de un partido que crees cercano a ti no te gusta, tu deber es entrar ahí y luchar por lo que quieres, porque de lo contrario, amigo mío, lo tuyo es quejarte de la suciedad de tu casa sin intentar siquiera coger una maldita escoba.

Leer Más