Copago, ¿y eso por qué? II- Lo que hay detrás

Después de contraargumentar el otro día las principales justificaciones economicistas sobre la “necesidad” del copago, quedé en deuda de explicar ahora el por qué es malo en sí el copago y qué ha hecho que en los últimos tiempos se venga poniendo de moda esta necesidad “imperiosa” de establecer el copago. Copago que, por cierto, en adelante será tratado como repago -pues en los impuestos ya va el pago por el uso de la sanidad-. Para el argumentario contra el repago aconsejo que se visite la web de Ángels donde se hace eco de un texto de Benach, Muntaner y Tarafa.

Argumentario contra el repago:

En primer lugar hablaremos de los aspectos directos de equidad. El asunto es simple: ante un repago hay siempre usuarios más afectados y menos afectados. Al ser una tasa fija sobre la utilización, la capacidad adquisitiva no tiene reflejo en el repago. Es decir: una renta baja paga igual que una alta, lo cual es, a todas luces, injusto pues la capacidad de acceso a la sanidad es proporcionalmente más cara para una renta baja que para una alta. Por tanto esto actúa de forma discrecional sobre quienes más suelen utilizar los servicios sanitarios, los ancianos y ancianas de rentas bajas. La medida es, por tanto, regresiva. Además, se institucionaliza el impuesto a la enfermedad, convirtiendo al enfermo en una especie de proscrito que “abusa” del derecho a sanarse.

Por otro lado también tiene mucha importancia, dejando al margen los aspecto éticos y de justicia social, el impacto que tiene sobre la demanda. El efecto psicológico del repago es brutal. Si se grava, aunque sea mínimamente, la atención sanitaria, se dejarán de lado las visitas rituales y de primera atención; fomentándose la automedicación y permitiendo un agravamiento de las enfermedades debido a que no se atajaron cuando eran incipientes. Esto es simple de demostrar: las visitas rutinarias al dentista son muy reducidas en proporción a las visitas rutinarias al ginecólogo o al urólogo. Ambas son necesarias, pero unas son “pagadas” y las otras no. Acudir al dentista cuando se tiene una muela picada que duele puede ser un problema; acudir al ginecólogo cuando te sangra la vagina puede ser, en determinados casos, algo de difícil solución. Es decir, con el repago se traslada el coste de una visita rutinaria a una intervención de mayor calado y, por tanto de coste. Como vemos, el efecto perverso que introduce el repago desde el punto de vista del gasto es también importante.

Además, deja en manos del paciente la decisión sobre si su enfermedad es lo suficientemente importante como para ir al médico o no. Esto supone trasladar, de facto, el sentido y la importancia del médico de familia.

Pero como los análisis y argumentos contra el repago están mucho mejor descritos en el texto que se propone de Ángels, procedo a continuación a tratar, con la sanidad como testigo, el proceso de descomposición provocado del Estado del Bienestar.

La tasa de ganancia (esto es, la proporción entre beneficios e inversión) dirige el mundo. Su caída provoca crisis y en ella surgen los intentos de su recomposición. Con el desmantelamiento del Estado del Bienestar no estamos sino ante un intento de recomponer el crecimiento de la tasa de ganancia. El método es sencillo.

Si cae la tasa de ganancia (que es una fracción) la forma de hacer que aumente es disminuir la inversión o aumentar los beneficios -no beneficios individuales, sino tomados desde un punto de vista colectivo o sectorial-. El método para aumentar beneficios es simple, bien se aumenta la tasa de explotación (se reducen costes laborales) o bien se desarrollan nuevos mercados. El colonialismo y el imperialismo son ejemplos clásicos de desarrollo de nuevos mercados que permitan tirar hacia arriba de la tasa de ganancia. La segunda guerra mundial, por ejemplo, fue otro nuevo mercado.

El capital, en condiciones normales no es creativo. Si la tasa de ganancia crece no hay porque complicarse la vida, que siga el juego. Sin embargo si la tasa de ganancia cae, entonces se encienden las alertas y se empiezan a buscar nuevas formas de obtención de beneficios. El colonialismo, el imperialismo, la segunda guerra mundial o el desarrollo de las hipotecas subprime no son más que ejemplos de cómo el capital busca nuevas formas de aumentar su rentabilidad.

Si han seguido con un mínimo de atención la parrafada anterior comprenderán a dónde voy. El Estado es un gigante que gasta en torno al 45% del PIB en los países del centro (los “desarrollados”). Y, eso, es un bocado muy apetitoso. No estamos ante una racionalización del gasto irracional. No estamos ante el ajuste real de las necesidades del ser humano. Estamos ante una acción natural del capitalismo. Esto del repago es capitalismo. No sólo niños muriéndose en África en guerras de coltán, no sólo fabricas manchesterianas del S.XIX donde se explotaba a hombres, mujeres y niños. El repago es otro recurso más del capitalismo. Un capitalismo que, por su propia dinámica es voraz y no entiende de barcos. Y como se deriva de lo que decía más arriba, la reforma laboral (aumento de la tasa de explotación, reducción de los costes laborales) es, de nuevo, una muestra más del funcionamiento simple del capitalismo.

Por eso no hay argumentario válido a favor del repago. Los intelectuales orgánicos del capitalismo sufren intentando “justificar” la necesidad del repago. Y sufren por una sencilla razón: porque cuando la verdad es tan evidente, intentar engañar se hace muy duro. Es el capitalismo, idiotas.

Leer Más

Curso virtual sobre Economía Heterodoxa (marxismo y poskeynesianismo)

Creo que cualquier entrada propia estropearía la de mi colega Alberto que a fin de cuentas es él el que organiza el tema. Así que sin más, ahí os dejo su invitación:

 

Una de las grandes deficiencias de la izquierda política es la formación teórica. Y sabedores de ello un grupo de compañeros hemos iniciado un proyecto, que podríamos calificar como experimental, para estudiar las diferentes interpretaciones a la crisis que se están haciendo en el marco de la economía crítica o heterodoxa. Vamos a estudiar especialmente todas las interpretaciones marxistas y poskeynesianas, revelando todas sus diferencias pero también sus similitudes. Se trata de un proyecto abierto a todos y que esperamos cuente con una participación suficiente que nos permita pensar en proyectos más ambiciosos de cara al futuro.

Os invito a inscribiros en la plataforma virtual y a participar activamente en el proyecto, puesto que todos podemos sacarle partido a una iniciativa como esta. Comienza el lunes 4 de julio con un bloque introductorio y de “de-construcción de los prejuicios”. En la plataforma virtual se podrán leer y descargar todos los textos. Yo seré el coordinador y moderador del programa, que además os adjunto a continuación. ¡Animaos!

Objetivos del grupo de estudio

El grupo tiene un carácter experimental, por lo que no se establecen objetivos concretos. Se espera una participación relativamente reducida, pero con un número de participantes suficiente que incite a la realización de posteriores ediciones, más completas y preparadas.

Se garantiza que el grupo estará operativo con independencia de la participación final. Dada la intensidad de trabajo sugerida, aceptamos que ya es un objetivo en sí mismo el hecho de que los participantes tengan acceso a los documentos de referencia y a los resúmenes semanales que los organizadores elaborarán.

El objetivo abstracto es la formación teórica en economía desde una perspectiva crítica, seria y rigurosa. Se prestará especial atención a las ramas marxistas. En este programa del grupo de estudio no se profundizará en ninguna rama en concreto.

Requisitos para participar

Se requieren ciertos conocimientos de economía para poder entender la mayoría de los textos que se pondrán a disposición del grupo. No obstante, elegiremos los textos intentando que además de ser representativos sean asequibles para cualquier persona no economista.

Muchos de los textos están exclusivamente en inglés, de modo que se requiere facilidad de lectura en dicho idioma. De nuevo daremos preferencia a los textos en castellano, pero en muchos casos no tendremos más remedio que trabajar con los textos originales en inglés.

Metodología

Cada semana se trabajarán al menos dos textos representativos de cada escuela o tradición de pensamiento, aunque además proporcionaremos otros textos complementarios para aquellas personas que quieran profundizar. Todos los textos se subirán en la plataforma virtual del grupo de estudio.

Al comienzo de cada semana de trabajo se establecerán una serie de preguntas de referencia para que se inicie el debate de los textos. Las preguntas de referencia tienen como objetivo incitar a la reflexión de aspectos vistos en el texto, buscando la conexión inmediata con la realidad o el conflicto con otras ideas.

Los debates tendran lugar en los foros, y los moderadores procurarán en todo momento controlar tanto el tono como la longitud de los comentarios. Los comentaristas tendrán que tener presente la necesidad de sintetizar adecuadamente, así como el respeto al resto de participantes.

Al término de cada semana la administración presentará un resumen del tipo de pensamiento de cada autor, a fin de ir elaborando un documento de síntesis final que se presente al final del curso.

Elementos adicionales

La administración del grupo de estudio además de elaborar resúmenes semanales de los textos y sus debates también proporcionará toda la bibliografía que se le requiera a fin de entender mejor los debates y las cuestiones planteadas en los textos. Además, en la plataforma virtual se irá incorporando un glosario que contribuirá a la formación en economía.

Programa

Aunque la administración se reserva el derecho a modificar el programa en función del ritmo del grupo de estudio, se acepta el siguiente programa de referencia:

1. Introducción y panorámica de las diferentes interpretaciones teóricas de la crisis.

2. La economía radical y las estructuras sociales de acumulación (Kotz, Wolfson..)

3. La economía poskeynesiana-kaleckiana (Stockhammer, Onaran, Hein, van Treck…)

4. La economía neomarxista (Foster, McChesney y Magdoff..)

5. Los marxistas franceses (Husson, Dumenil y Levy, Chesnais..)

6. La tradición marxista de la New Left (Blackburn, Gowan…)

7. La teoría marxista de la financiarización (Lapavitsas, Research on Money and Finance…)

8. Los marxistas ortodoxos de la caída tendencial de la tasa de beneficio (Kliman, Shaikh…)

9. Otros teóricos marxistas (McNally, Brenner, Harvey…)

10. La economía ecológica

11. La economía feminista

Plazos

El programa comienza el lunes 4 de julio de 2011 con el primer bloque de lecturas, ya disponibles en la plataforma virtual. El lunes 4 de julio se lanzarán las primeras preguntas para que se debatan a lo largo de la semana. El ritmo será semanal y sólo se interrumpirá durante dos semanas en Agosto (del 15 al 31). El plazo estimado para la finalización del programa completo es de 3 a 4 meses.

ACCEDER AL CURSO

http://www.altereconomia.org/curso

Leer Más